Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Minsait
Idrica
Schneider Electric
Esri
Global Omnium
NTT DATA
Filtralite
Catalan Water Partnership
Kamstrup
Molecor
SDG Group
Almar Water Solutions
Hidroconta
ICEX España Exportación e Inversiones
IAPsolutions
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Smagua
Autodesk Water
Asociación de Ciencias Ambientales
Likitech
AMPHOS 21
Fundación Biodiversidad
ADECAGUA
Rädlinger primus line GmbH
RENOLIT ALKORPLAN
Siemens
Red Control
Hach
Xylem Water Solutions España
LABFERRER
Confederación Hidrográfica del Segura
FLOVAC
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Amiblu
Arup
ACCIONA
Grupo Mejoras
s::can Iberia Sistemas de Medición
GS Inima Environment
Ingeteam
KISTERS
ONGAWA
Fundación CONAMA
ESAMUR
DATAKORUM
Prefabricados Delta
EMALSA
Hidroglobal
Sacyr Agua
J. Huesa Water Technology
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Vector Energy
EPG Salinas
IRTA
TRANSWATER
ISMedioambiente
MonoM by Grupo Álava
LACROIX
Consorcio de Aguas de Asturias
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Gestagua
Sivortex Sistemes Integrals
Lama Sistemas de Filtrado
SCRATS
Cajamar Innova
Aqualia
AGS Water Solutions
TecnoConverting
ADASA
Aganova
Terranova
MOLEAER
Baseform
TFS Grupo Amper
CAF
FENACORE
Fundación Botín
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
AGENDA 21500
AECID
HRS Heat Exchangers
Barmatec
TEDAGUA

Se encuentra usted aquí

Gastamos agua pero… ¿El agua se desgasta?

Sobre el blog

Alejandro Pérez Marz
Fundador ACONDAQUA Ingeniería del Agua S.L. Ingeniero Industrial.

Temas

  • Gastamos agua pero… ¿ agua se desgasta?

Vaya planteamiento extraño.

Pero es que, los que nos dedicamos al agua, sabemos a qué la sometemos cuando la potabilizamos para usar y beber o cuando la depuramos para verter, o incluso para reutilizar…

Presiones elevadas, incluso depresiones “controladas” (o no) cuando cavita o en aspiración, fricciones (filtración, tuberías, accesorios…), aceleraciones y deceleraciones bruscas (bombeos, golpes de ariete), “extrusionado” (ultrafiltración) o incluso desintegración (ósmosis inversa), cuando no recalentarla para vapor (evaporación, a veces incluso a presiones manométricas negativas), y a veces enfriándola rápido para condensación.

Pero también para depurarla la infectamos con trillones de bacterias en forma de lodos activos microbiológicos, se agita bruscamente y se le inyecta aire que burbujea a lo largo de toda ella. Cuando no se le añaden productos químicos y hasta alguno muy viscoso (floculantes), o se le aplasta o centrifuga en la deshidratación de lodos o se le “achicharra” con oxidantes líquidos o gaseosos o, incluso, con sesiones de rayos uva intensas (ultravioleta).

Y todo esto con ruido de las bombas, de las soplantes, de los compresores…

Y vale, está claro. El fin es hacerla de nuevo apetecible para consumir, o para dejarla en su estado “original” previa a su re-uso o a su descarga en la naturaleza.

Pero claro, con tanto uso y re-uso desde que el mundo es mundo. No sé, imagino que la depuración natural a “baja concentración y velocidad” le afecta menos.

Pero a día de hoy, en zonas habitadas, los tratamientos a los que la sometemos para acelerar el ciclo natural y potabilizarla/depurarla en tiempos y espacios admisibles, pues quizás le afecte algo. Igual su estado natural en el estanque, o el río era más armonioso, menos “estresante”.

Y es que parece que el agua tiene una parte digamos… especial. ¿Pseudo-ciencia? Pues imagino que en algunos casos no, y en otros sí.

Todo esto viene cuando uno investiga algo sobre el tema. Hay mucha información sobre energías del agua, magnetización, propiedades “milagrosas”, aguas hidrogenadas, aguas regeneradoras de balnearios, incluso Agua Bendita y Agua del Carmen.

Pero hay un trabajo que siempre me llamó la atención desde que lo leí en su día y que trata sobre el proyecto HADO del Dr Masaru Emoto.

Resumen: según HADO la creación de cristales del agua en su proceso de congelación reflejan el “trato” al que han sido sometidas previamente. Emociones positivas, música armoniosa y suave y palabras y pensamientos agradables generan cristales simétricos (“bellos” desde nuestro punto de vista). Lo contrario, genera cristales amorfos, “feos”.

Bueno, y que los cristales sean simétricos, “bellos” ¿es mejor en general para el agua? ¿Y por tanto mejor para nuestra salud? ¿Para el riego?

Pues yo he probado fruta y verdura que aunque por fuera no era “bella”, estaba muy buena. Lo mismo con el resto de comida. Y también con las personas (sin llegar a comerme a nadie, o al menos no literalmente).

Pero, sin embargo, también he leído que hay granjas lecheras que ponen música a sus vacas, y aumenta la producción. Y que se las trata bien. Similar con las gallinas ponedoras, la producción de vacuno, porcino y ovino... Hasta con las plantas parece que si se les habla bien y se les pone música armoniosa pues crecen más, producen más fruto, están más hermosas. Bueno, es que con las personas también es agradable y positivo el buen trato y la armonía.

Luego tratemos bien el agua. Además de ser útil y necesario, tengo la sensación de que tiene que ser bueno.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda