Aqualia
Connecting Waterpeople
iAgua Magazine 25
Inscríbete ya a la presentación de iAgua Magazine 25: La gestión del agua en Europa, el próximo 18 de diciembre.

Comprendiendo los riesgos hídricos

382
  • Comprendiendo riesgos hídricos
  • Comprendiendo riesgos hídricos
  • Comprendiendo riesgos hídricos

Sobre el blog

Alex Fernández Poulussen
Geógrafo y Máster en ingeniería y gestión medioambiental, técnico en Good Stuff International, empresa internacional pionera y líder en gestión sostenible de los recursos hídricos y evaluaciones de Huella Hídrica.
Minsait
· 382

Recientes noticias sobre riesgo hídrico apuntan a que "Una cuarta parte de la población mundial se enfrenta a un estrés hídrico extremo", una situación preocupante y que enciende una luz de alarma, en especial para países como España, identificada con uno de los países con más alto nivel de estrés hídrico.

Estos datos son importantes y necesarios, pero también deben tratarse con cautela y no caer en un alarmismo o urgencia que pueda llevar a decisiones erróneas. No todos los tipos de riesgo son iguales. Dentro de un mismo país o cuenca hidrográfica los niveles de riesgo pueden ser distintos y variar en el tiempo, y pueden afectar de distinta manera según la actividad. Por ello, es imprescindible comprender los riesgos hídricos, analizarlos en detalle y utilizarlos para desencadenar acciones eficientes que causen un impacto positivo a todos los niveles. Veamos cómo hacerlo.

Es imprescindible comprender los riesgos hídricos, analizarlos en detalle y utilizarlos para desencadenar acciones eficientes

Para empezar, debemos entender que el riesgo es la combinación de amenaza + grado de vulnerabilidad o exposición a la amenaza. Cuando hablamos de agua, las amenazas pueden ser sequías, inundaciones, sobreexplotación, cambio climático, contaminación... que implican un riesgo físico. Además, la existencia (o no) de normativas y legislación hídrica y su nivel de implementación implican distintos niveles de riesgo regulatorio, y los asuntos relacionados con el agua que afecten a nivel social o medioambiental, y su repercusión cultural o mediática pueden suponer un riesgo reputacional.

Fuentes de datos; de lo global a lo local

Uno de los aspectos positivos de vivir en la era de la información es la facilidad de acceso a grandes cantidades de datos que ayudan a comprender y actuar ante los riesgos hídricos. A nivel global, El atlas de riesgos hídricos "Aqueduct" del World Resources Institute (WRI) ha lanzado recientemente una base de datos actualizada que incluye 13 Indicadores de riesgo hídrico por sub-cuenca y escenarios futuros para todo el planeta. Por otro lado, la herramienta de WWF - Water Risk Filter aporta una base de datos de riesgo hídrico global, en este caso compuesta por 32 indicadores por sub-cuenca. A finales de 2018 se lanzó su versión 5.0, con un valor especial para España, al ser uno de los 7 países del mundo que cuenta con una versión de alta resolución, desarrollada por GSI y WWF (con datos para más de 5000 sub-cuencas), en la que se han incorporado datos desde fuentes como el Observatorio Nacional de la Sequía, CEDEX, planes hidrológicos de cuenca o el impacto mediático en iAgua (la metodología se puede consultar aquí).

Nivel de riesgo hídrico total según WRI (izquierda) y según el WWF Water Risk Filter (derecha) en España.

Estas herramientas facilitan una rápida visualización del riesgo hídrico que puede ser interesante para que usuarios, empresas, cadenas de suministro o inversores comprendan la situación hídrica en su zona, o en distintas partes del mundo donde tengan proveedores o intereses. Pero para que estos datos puedan dar lugar a acciones eficientes, es necesario "hilar más fino". Las herramientas globales, aunque muy útiles, tienen sus limitaciones. La delimitación de cuencas y sub-cuencas puede ser diferente a la utilizada por los los organismos de cuenca, la información sobre calidad o cantidad de agua es estática y se necesita contrastar o actualizar, y algunas informaciones relativas a aguas subterráneas o infraestructuras hídricas pueden no estar reflejadas en las bases de datos globales.

Por ello es necesario un proceso de análisis y control de calidad de los datos de distintas fuentes, para después ser combinados e integrados. En este punto es importante comprender que los distintos tipos de riesgo deben ser analizados por separado. En ocasiones puede suceder que el nivel de riesgo por escasez en una cuenca sea muy alto, y el de calidad muy bajo, o viceversa, obteniendo un nivel promedio de riesgo que no llama la atención. Si se mira solamente a un resultado promediado de distintos tipos de riesgo, se pueden pasar por alto serios problemas en aspectos concretos.

Adicionalmente, a nivel de operaciones resultará necesario conocer la ubicación física de las mismas y del origen del agua que se utiliza. Por ejemplo, en ocasiones la fuente de agua de riego de una finca agrícola puede estar en su misma cuenca, pero en otras puede ser transportada desde un embalse u otra fuente de agua situada en una cuenca diferente. Esto permitirá identificar las cuencas relevantes sobre las que será necesario profundizar en la comprensión de riesgos y priorizar la acción. Mediante el uso de herramientas de análisis de datos y Sistemas de Información Geográfica, es posible realizar este proceso.


Ejemplo ficticio: La delimitación de cuencas utilizada por distintas bases de datos globales (A y B), albergan en cada polígono distintos indicadores de riesgo hídrico. Mediante Sistemas de Información Geográfica, son agregadas espacialmente a la delimitación oficial del organismo de cuenca local (C),  dando como resultado un mapa de riesgos hídricos combinado, con datos de distintas fuentes integrados en la delimitación de sub-cuencas oficial. Posteriormente, las ubicaciones de productores son incorporadas para identificar las sub-cuencas relevantes. Los distintos tipos de riesgo, junto con el número de productores o superficie productiva en cada sub-cuenca, son evaluados por separado de cara a priorizar acciones concretas en las ubicaciones de interés.

Una vez que conocemos las ubicaciones, y la situación relativa a los distintos tipos de riesgo, se puede priorizar la búsqueda de datos adicionales a nivel local, tales como evolución de niveles de aguas subterráneas, datos actualizados de calidad o flujos de agua desde administraciones u organizaciones locales, datos climáticos, infraestructuras hídricas, regulaciones o noticias locales en materia de agua, todo ello con el mayor detalle espacio-temporal posible. Con ello obtendremos un perfil de riesgo detallado y una comprensión sobre lo que implican los distintos tipos de riesgo tanto a nivel de negocio, como a nivel de cuenca en una ubicación determinada, con base en el conocimiento.

Finalmente, es importante que este tipo de trabajos "tomen tierra", mediante su presentación e intercambio de ideas con los usuarios del agua locales (productores agrícolas por ejemplo), que en ocasiones pueden tener una visión diferente de la realidad que muestran los datos. Este paso resultará fundamental ya que permitirá contrastar, mejorar y validar los resultados y crear una atmósfera de colaboración.

Comprender los riesgos hídricos para pasar a la acción

El objetivo del proceso es finalmente desencadenar acciones concretas y orientadas a gestionar y reducir los principales riesgos encontrados, tanto a nivel de operaciones, como más allá de los límites del negocio, facilitando los procesos de acción colectiva junto con otros actores y usuarios del agua. Esto permitirá lograr un negocio más resiliente y sostenible tanto a nivel local como a nivel de cadenas de suministro globales, reduciendo la vulnerabilidad a los riesgos, capacitando a los distintos actores y protegiendo a la sociedad, el agua y la conservación de la naturaleza y los ecosistemas asociados en las cuencas hidrográficas.

Esta entrada de blog está basada en la metodología desarrollada por GSI para "priorización de cuencas para guiar hacia la acción en cadenas de suministro agrícolas" y el trabajo y experiencia en proyectos de riesgo hídrico.

Comentarios

La redacción recomienda

27/06/2018 · 73 1

Custodia del Agua en las cuencas de los ríos Frío y Sevilla ( Inglés)

13/12/2017 · 211 4
BTU, mejorando ojímetro