Connecting Waterpeople

Ideas para aprovechar una oportunidad única

  • Ideas aprovechar oportunidad única

Sobre el blog

Àlvar Escrivà i Bou
Research Fellow en el Public Policy Institute of California. Doctor en Ingeniería del Agua y Medioambiental por la Universitat Politècnica de València y Máster en Economía Agraria y de Recursos Naturales por la Universidad de California, Davis.
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

La pandemia que tanto ha afectado a nuestro país se va a convertir, paradójicamente, en una oportunidad única que no podemos desaprovechar. El Plan de Recuperación para Europa —dotado con 750.000 millones de euros— es el mayor paquete de estímulo jamás financiado en nuestro continente. El sector del agua va a ser clave en la consecución de objetivos prioritarios como la transformación climática y digital justa, la modernización de políticas tradicionales o la lucha contra el cambio climático. Es por ello que debemos estar a la altura, promoviendo inversiones y reformas innovadoras, pero también valientes, para superar déficits estructurales que nos hacen más vulnerables en un mundo cada vez más competitivo e incierto.

En estas líneas intentaré contribuir con algunas ideas de experiencias innovadoras que han funcionado bien en California y que, a mi manera de ver, pueden ser útiles en España, ya que compartimos retos en materias de agua muy similares.

La primera idea es la de vincular financiación con reformas. Y es que en inversión pública no es solo el qué y el cuánto, también el cómo. En momentos como estos, dónde existe una oportunidad de realizar inversiones muy importantes, puede aprovecharse este desembolso ligando las inversiones a un compromiso de reformas de calado de las instituciones que reciben el dinero. En California se institucionalizaron los Planes de Gestión Urbana de Agua en los ochenta de manera voluntaria, pero en los noventa —justo en medio de una severa sequía— el estado ligó la recepción de financiación pública para inversiones en materia de agua al desarrollo de estos planes. Gracias a allo, las ciudades se han vuelto más resilientes que otros sectores, como estamos viendo en recientes sequías.

La implementación de la estrategia flood-MAR es un ejemplo de una solución basada en la naturaleza para incrementar la recarga de acuíferos

Más recientemente, el estado también ha usado estrategias parecidas para incentivar inversiones privadas que resulten en beneficios públicos significativos. En 2014 se aprobó un paquete de inversión de unos 2,65 billones de dólares (2.250 millones de euros) para incrementar el almacenamiento de agua en embalses y acuíferos. La innovación en este caso llegó con el compromiso de que el dinero público podría cubrir hasta el 50% de la inversión, mientras que el resto debía de ser aportado por los beneficiarios directos —básicamente ciudades y comunidades de regantes—. Además, las instituciones receptoras debían justificar que el dinero público resultara en beneficios públicos que se pudieran medir objetivamente: reducción de riesgo de inundaciones, mejora de ecosistemas, incremento de calidad de agua, entre otros.

El desarrollo de tecnologías transformadoras es otra de las fortalezas de California. A través de “casos piloto” se han subvencionado desarrollos tecnológicos con gran potencial transformador, en el que se suelen encontrar alianzas entre instituciones académicas, empresas privadas y el propio estado. La implementación de la estrategia flood-MAR es un ejemplo de una solución basada en la naturaleza para incrementar la recarga de acuíferos al mismo tiempo que se reducen inundaciones o se restauran hábitats para los ecosistemas. Otro ejemplo en el campo de las tecnologías de la información es el desarrollo de aplicaciones de monitorización de uso de agua a nivel de parcela usando datos de satélites. En concreto, la aplicación aún en desarrollo openET tiene potencial generar un bien público importante, reduciendo los costes para los agricultores.

Algunas de estas ideas pueden ayudarnos a superar problemas estructurales que sufrimos en España, así como para incrementar nuestra resiliencia frente a los retos que comporta la emergencia climática. La necesaria reducción de la sobreexplotación en algunas cuencas, el incremento de la resiliencia contra la variabilidad de disponibilidad de agua, y la mejora de la competitividad de nuestro sector agrícola, al mismo tiempo que aseguramos una transición justa para todas y todos, no solo depende de cuánto dinero gastemos, sino de gastarlo de un modo estratégico y transformador.

Te puede interesar

La redacción recomienda