3 diferencias entre el drenaje sostenible y el convencional

3.142
2
  • 3 diferencias drenaje sostenible y convencional

Sobre el blog

Ana Abellán
Consultora en Sostenibilidad Urbana, especializada en la Gestión Integral del Agua Urbana mediante Infraestructuras Verdes
3142

Temas

1. Control de la calidad del agua

Mientras que en el drenaje convencional, la red de alcantarillado que hay bajo todas las ciudades, el agua no pasa por procesos de eliminación de contaminantes, en todas las técnicas de drenaje sostenible tiene lugar como mínimo un procedimiento descontaminante.

Cierto es que cuando las velocidades no son muy elevadas en los colectores de la red de drenaje convencional, se produce la sedimentación de partículas, pero no es algo que ocurra de forma sistemática y generalmente es algo que se procura evitar en el diseño.

En cambio en las técnicas de drenaje sostenible tiene lugar una amplia variedad de mecanismos de eliminación de contaminantes en los que se combinan agentes biológicos, químicos y físicos. Así que, además de producirse la sedimentación de una forma controlada, se dan también otros procesos como son:

  • Adsorción
  • Degradación microbiana
  • Precipitación
  • Filtración
  • Volatilización
  • Fotólisis
  • Retención vegetal

Evidentemente, no se dan todos a la vez en una única técnica de drenaje sostenible, pero sí que se pueden aparecer más de uno combinado. Por ejemplo, en un humedal artificial aparecen los fenómenos de precipitación, adsorción y biodegradación. 

2. Hidrológicas

Uno de los objetivos de los sistemas de drenaje urbano sostenible es intentar reproducir la situación existente previa a la urbanización. Esto en parte es facilitar la infiltración del agua en el suelo, algo que en las ciudades no se realiza por culpa de los altos niveles de impermeabilización.

Este punto supone otra de las grandes diferencias con el drenaje convencional que lo que hace es transportar la escorrentía que se produce en un punto hasta otro punto lejano, sin promover en ningún caso que esa agua se infiltre. En cambio el drenaje sostenible promueve la infiltración del agua de escorrentía, es decir la recarga de acuíferos, lo que lleva asociado que ésta pase a ser considerada como un recurso hídrico disponible para ser reutilizado.

3. Paisajísticas

Las diferencias estéticas quizás son las más evidentes de todas, no sólo porque mientras unas técnicas son predominantemente subterráneas y las otras superficiales, sino por las mejoras paisajísticas que suponen los SUDS frente a cualquier red de alcantarillado. Esta ventaja hace que también las urbanizaciones donde se implanten un SUDS se revaloricen, algo que no ocurre con el drenaje convencional, que sería considerado como un requisito mínimo en un barrio, no como un elemento que aporta un valor extra.

Y como una imagen vale más que mil palabras, ahí van unas algunas en las que se puede apreciar las diferencias estéticas entre un sistema y otro.

Comentarios