Redacción iAgua
Connecting Waterpeople

El reto de las escuelas sin agua

  • reto escuelas agua
    Imagen: UNICEF Guinea-Bissau/2017/Pirozzi.

Sobre el blog

Ana Muedra Sánchez
Técnica de Programas en la Unidad de Programas de UNICEF España.

Blog asociado a:

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

En el último año, todos hemos tenido que extremar las medidas de higiene debido a la COVID-19: lavado de manos frecuente, limpieza de superficies, higiene personal… Gestos, todos ellos, que implican una imperiosa necesidad de acceso a agua y a unas condiciones mínimas de salubridad.

Los que somos madres y padres de niños y niñas en edad escolar, además, hemos hecho frente al teletrabajo con ellos en casa, y ya se sabe: manchan mucho, tocan todo, se llevan todo a la boca, son “alérgicos” al agua…

Ahora, imagina que, con la tan ansiada vuelta al cole en este contexto de pandemia mundial, tus hijos e hijas tienen que asistir a escuelas que no disponen de agua corriente ni de baños salubres con todo lo que ello implica: enfermedades, dificultades de aprendizaje, bajo rendimiento, abandono escolar, entornos inseguros, etc.

Esta es la realidad de millones de niñas y niños en el mundo, y hoy os traigo un pedacito de la realidad de Guinea Bissau, un país que enfrenta muchos retos y desigualdades en el acceso al agua y el saneamiento: puntos de agua a más de 1 km de distancia, contaminación fecal en el 55% de las fuentes de agua, inadecuada recolección y almacenamiento de agua en los hogares, ausencia de fuentes de agua en el entorno escolar, letrinas inexistentes o no funcionales en hogares y escuelas, altas tasas de defecación al aire libre… y podríamos seguir enumerando decenas de datos.

Para UNICEF, es clave que los cuartos de baño incorporen la visión y necesidades de niños y niñas durante el proceso de diseño

Publicidad

El acceso al agua y el saneamiento también es un derecho y, por ello, desde UNICEF, y gracias al compromiso y apoyo de administraciones públicas y de nuestros aliados corporativos, promovemos un entorno seguro y salubre en las escuelas rurales de este país. A través de la construcción y/o rehabilitación de pozos, dotados con bombas solares para hacerlos sostenibles, y de letrinas escolares, inclusivas y adaptadas a las necesidades de niñas y adolescentes en materia de higiene menstrual, logramos contribuir de manera directa a la consecución del ODS 6.

Para UNICEF, es clave que los cuartos de baño incorporen la visión y necesidades de niños y niñas y que estos sean protagonistas durante el proceso de diseño mediante la realización de consultas. Así, los baños incluyen un espejo sobre el lavabo (todos sentimos curiosidad sobre cómo nos vemos) y pisadas pintadas en el suelo que dirigen los pasos hacia el lavabo para promover el lavado de manos después del uso de las letrinas. Además, las propias letrinas disponen de pequeños ganchos en los que colocar los enseres de higiene menstrual (compresas, copas menstruales, paños, etc.). Son estos pequeños detalles y la participación del alumnado lo que marca la diferencia para que sientan el espacio como suyo y hagan un buen uso de las instalaciones.

Del mismo modo, todo el entorno escolar participa en las acciones de promoción de higiene: directores, profesorado, asociaciones de madres y padres, alumnado, lo que, en última instancia, promueve el despertar comunitario hacia un entorno higiénico-sanitario más seguro. Se establecen clubes escolares, conformados por estudiantes, que son los responsables de realizar acciones de promoción de higiene entre los alumnos a través de sesiones grupales de lavado de manos y la difusión de mensajes centrados en los momentos clave para el lavado de manos, prácticas para una adecuada higiene menstrual, normalización de la menstruación, uso y mantenimiento adecuados de las letrinas y las fuentes de agua o recolección y almacenamiento seguro del agua.

Todo lo que las niñas y niños aprenden en la escuela les convierte en motores de cambio en sus propias comunidades, ya que trasladan esos conocimientos e inquietudes a su ámbito familiar. ¿Quién no se ha sorprendido cuando llegan a casa contándote lo que han aprendido en el cole y te han hecho reflexionar sobre ello? Este es el objetivo de nuestro trabajo: que niños y niñas ocupen el espacio que les corresponde en sus familias y comunidades y se conviertan en agentes de cambio. Porque es en ellos y con ellos donde reside la posibilidad de cambio y mejora.

Te puede interesar

Redacción iAgua