Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

El consumo de agua en el Ecuador

1.845

Sobre el blog

Andrés Martínez-Moscoso
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Coordinador del Water Law and Management Lab - Universidad de Cuenca. Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment #HumanRights
Minsait
· 1845

Latinoamérica se caracteriza por ser una región privilegiada en relación a sus recursos naturales, siendo las reservas de agua una de sus principales potencialidades, sin embargo, lo afirmado no se compadece en relación al acceso a los servicios de agua potable y saneamiento, pues según ONU-Hábitat (2012), uno problemas de la zona es la falta de acceso a estos servicios debido a los dificultades relacionadas con la infraestructura, eficiencia y gestión del servicio, además respecto a la desigualdad en el suministro entre la zona urbana y rural.

Si nos detenemos a analizar el caso del Ecuador, la descripción general se adapta perfectamente a lo que ocurre en el país, pues pese a triplicar la media internacional de agua disponible (cada ecuatoriano dispone aproximadamente de 21.000 metros cúbicos al año), según CEPAL (2014), el acceso al agua potable es del 92%, con una marcada diferencia entre la zona urbana, 97%, y la zona rural 82%, respectivamente.

Dentro de éste contexto quiero referirme al informe de “Prácticas Ambientales en los Hogares -2014”, elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, INEC, a través de la respectiva encuesta (ENEMDU) realizada en 30.365 hogares, cuyos resultados han generado importante información relacionada con el comportamiento de los hogares ecuatorianos y sus prácticas medioambientales.

Destacando las prácticas de ahorro y consumo de agua, pues es interesante la variación en el consumo de agua de los tres últimos años, que experimentó un ligero crecimiento en el año 2013 (USD $ 12,00 consumo mensual promedio), y un posterior descenso en el año 2014 (USD $ 10,82). Siendo el valor en el área rural considerablemente más bajo, USD 6,90 versus USD $ 11,41 del área urbana. Mientras, que la práctica de ahorro de agua más importante que realizan los ecuatorianos es el cierre de la llave mientras jabonan los platos (86,28%), seguido de utilizar balde en lugar de manguera (54,31%), revisión de posibles fugas en tuberías (52,64%), y un escaso porcentaje que reutiliza el agua (43,37%).

Frente a estos datos, es interesante destacar aquellos que detalla el “Libro Azul” de los servicios de agua y saneamiento, IBNET (Banco Mundial, 2014), que al analizar el caso ecuatoriano establece que la producción de agua en el año 2010 fue de 291 litros/persona/año, frente a un consumo total en el mismo período de tiempo de 201 litros/persona/año, y un consumo residencial de 162 litros/persona/año, respectivamente.

En mi opinión, considero que estudios como los realizados por INEC, CEPAL o el Banco Mundial, son fundamentales para realizar una correcta planificación y gestión de los recursos hídricos, teniendo en cuenta que aún es necesario promover prácticas de ahorro de agua, que pueden ir ligadas a sincerar los pliegos tarifarios, con un doble propósito: a) privilegiar lo técnico sobre lo político, al cobrar lo que realmente cuesta potabilizar cada metro cúbico de agua; y, b) evitar el mal uso del agua potable en actividades distintas al consumo doméstico, como pueden ser el riego agrícola o uso industrial.