Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ICEX España Exportación e Inversiones
Autodesk Water
Baseform
ESAMUR
ISMedioambiente
AECID
Molecor
IAPsolutions
Prefabricados Delta
HRS Heat Exchangers
Aqualia
SDG Group
Gestagua
EMALSA
Arup
Xylem Water Solutions España
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Confederación Hidrográfica del Segura
GS Inima Environment
Saint Gobain PAM
Red Control
MonoM by Grupo Álava
s::can Iberia Sistemas de Medición
J. Huesa Water Technology
Vector Energy
IRTA
Consorcio de Aguas de Asturias
Fundación CONAMA
Kamstrup
Hach
AGENDA 21500
TRANSWATER
LABFERRER
ADASA
Sacyr Agua
Amiblu
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Rädlinger primus line GmbH
Likitech
Filtralite
Schneider Electric
AMPHOS 21
Catalan Water Partnership
Hidroglobal
Almar Water Solutions
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Asociación de Ciencias Ambientales
RENOLIT ALKORPLAN
Minsait
AGS Water Solutions
TecnoConverting
TFS Grupo Amper
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Idrica
DATAKORUM
Ingeteam
Aganova
Barmatec
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ACCIONA
Fundación Botín
Agencia Vasca del Agua
CAF
Esri
Hidroconta
Siemens
Grupo Mejoras
NTT DATA
Global Omnium
EPG Salinas
Lama Sistemas de Filtrado
KISTERS
Smagua
LACROIX
Terranova
ONGAWA
ADECAGUA
SCRATS
Sivortex Sistemes Integrals
FENACORE
Cajamar Innova
FLOVAC
MOLEAER
TEDAGUA
Fundación Biodiversidad

Se encuentra usted aquí

La contaminación de acuíferos subterráneos

Sobre el blog

Andrés Martínez-Moscoso
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Coordinador del Water Law and Management Lab - Universidad de Cuenca. Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment #HumanRights

El escenario fue el ideal para asentar la compañía de producción de fertilizantes, pues cumplía dos requisitos clave para que el negocio sea rentable: se trataba de un pueblo donde el suelo era sumamente barato, y dado lo rústico del paraje, la mano de obra era también económica. Sin embargo, siempre se buscó disminuir los costes en todos los ámbitos, razón por la cual los residuos químicos no se trataban y se los desviaba por un barranco terminando una parte en un pequeño río y el resto eran absorbidos por la tierra.

Pasaron los años, y el pequeño pueblo de Bowmore del condado de Cary comenzó a sentir los efectos de la contaminación silenciosa que se realizaba en su entorno, ya que el agua que bebían los vecinos comenzó a enturbiarse, y a tener un olor desagradable y era casi imposible de beber por lo amarga; pese a ello, las autoridades locales consideraban que se trataba de agua potable y que bastaba con hervir el agua para eliminar el olor. Sin embargo, al poco tiempo las consecuencias comenzaron a ser nefastas, pues decenas de ciudadanos enfermaron, y la población pasó a encabezar el número de muertes asociadas con el cáncer. Fue sólo en ese momento, cuando desde el Ayuntamiento se prohibió su consumo y se recomendó que su uso se limite a utilizarla en el inodoro.

El agua que bebían los vecinos comenzó a enturbiarse, y a tener un olor desagradable y era casi imposible de beber por lo amarga

Como no podía ser de otra manera el caso fue llevado a la justicia a través de un proceso emblemático, en el cual una joven viuda demandó a la compañía fabricante de fertilizantes por la contaminación de los acuíferos, misma que había causado la muerte de su esposo e hijo, así como por los daños punitivos, por la intencionalidad y negligencia al no haber tratado los residuos de la fábrica. Fue así como la justicia estadounidense, acostumbrada a las indemnizaciones astronómicas dictaminó a favor de la familia en total 41 millones de dólares en primera instancia.

Sin embargo, el dueño del paquete accionario mayoritario de la compañía de fertilizantes se encargó de hacer todo lo posible para que las víctimas no reciban la indemnización, para lo cual ejerció todo su influencia política y económica en el Tribunal Supremo. Y no encontró mejor forma para modificar el destino de la apelación que cambiar el sistema, esto es, sustituir a los jueces y poner unos de su confianza.

Los hechos hasta aquí narrados amable lector, constituyen parte de la trama del best seller “La Apelación” (2008), del escritor norteamericano, John Grisham; los cuales encuentra puntos en común con una decena de casos ocurridos alrededor del mundo, pero que en éste libro forman parte de la ficción.

Si bien es cierto, el presente artículo constituye una recensión de un libro de ficción, los casos de contaminación escogidos por Grisham, así como las tramas del sistema judicial estadounidense, pueden calzar fácilmente en cualquier país, por lo que el riesgo de que una empresa negligente genere contaminación en aguas superficiales y acuíferos están presentes, pero, lo más preocupante es que el sistema político y judicial en algunos países es tan frágil y puede cambiar el destino de un caso o incluso que por avatares del destino se ponga en riesgo el interés de una comunidad. Por ello, en mi opinión, en ocasiones la ficción muchas veces tiene menos hostilidad y maldad que la realidad.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda

06/04/2020 · Legislación

Audiencia Publica Lhaka Honhat-Argentina Parte 1