El desafío del agua en las ciudades sostenibles

606
0

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment
606

Durante las últimas décadas, los centros urbanos han experimentado un crecimiento acelerado, de manera particular en América Latina y el Caribe donde el 80% de su población se asienta en ciudades, lo cual representa que para 2030, 9 de cada 10 personas de la región vivirán en ciudades. En consecuencia, las ciudades deben enfrentar una serie de problemas y experimentar nuevos desafíos con el propósito de ofrecer una mejor calidad de vida para sus ciudadanos.

Iniciativas como las del BID de apoyo a las ciudades emergentes y sostenibles, permitirá que los grandes desafíos en relación al agua en Latinoamérica puedan identificarse

Frente a ello, las ciudades sostenibles ofrecen una respuesta, pues ponen de relieve tanto en su planificación así como en su accionar, un modelo de desarrollo sostenible, en el cual se conjuga la sostenibilidad ambiental, la social y la económica. Bajo este criterio, el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, diseñó una herramienta metodológica enfocada en las “Ciudades Emergentes” (140 ciudades en Latinoamérica), siendo éstas aquellas que por el tamaño (intermedio) de su población, crecimiento poblacional, economía, servicios públicos, gobernabilidad y calidad de vida en general, cuadran dentro de este concepto, desarrollando para el efecto una Guía Metodológica dentro de la Iniciativa Ciudades Emergentes y Sostenibles, ICES (23 temas, 59 subtemas y 120 indicadores).

El diseño de esta herramienta responde a tres grandes desafíos que a criterio del BID y otros organismos, tienen las ciudades latinoamericanas: a) el riesgo de desastres y cambio climático, b) el desarrollo urbano integral; y, c) la gestión fiscal, gobernabilidad y transparencia. Siendo el componente del agua, un elemento transversal que se encuentra en cada uno de los desafíos, en el primero, debido a los diferentes eventos hidrometeorológicos que traerán sequías, inundaciones, etc.; en el segundo caso, la región aún enfrenta grandes inequidades en el acceso a fuentes de agua segura (urbano vs. rural), así como relacionadas a la calidad; y, por último, la relacionada con la sostenibilidad financiera de la gestión del agua, debido a la ineficiencia en el cobro, asociado a un errático sistema tarifario que no propende a la sostenibilidad del servicio.

Entre los principales indicadores usados por la ICES, relacionado con la gestión del agua encontramos: a) hogares con conexiones domiciliarias de agua; b) consumo anual de agua per cápita (litros/día); c) continuidad del servicio (horas/día); d) muestras de agua; e) pérdida de agua tratada; f) cantidad remanente de años de balance hídrico positivo; g) hogares con conexión de alcantarillado; h) aguas residuales tratadas; i) viviendas afectadas por las inundaciones; j) habitantes que cuentan con servicio recolección de residuos (una vez por semana). Todos los cuales se miden en base de un sistema de semaforización (verde, amarillo y rojo).

En mi opinión, iniciativas como las del BID de apoyo a las ciudades emergentes y sostenibles, permitirá que los grandes desafíos (universalidad, calidad y sostenibilidad) en relación al agua en Latinoamérica puedan identificarse, sin embargo, hace falta el apoyo de los gobiernos (central y subnacional), empresa privada, tercer sector y ciudadanía, para priorizar la elaboración de los correspondientes Planes de Agua Potable y Saneamiento (Planes Maestros) y la respectiva construcción de la infraestructura necesaria para enfrentarnos de una vez por todas a estos desafíos.

Comentarios