La lucha por las aguas del Silala (Bolivia-Chile)

161
0
  • lucha aguas Silala (Bolivia-Chile)

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment

Es común que los hermanos se enfrenten, en el caso de los Estados es fácil encontrar casos que explican que la vecindad puede generar más de una disputa. Véase la relación Bolivia-Chile, debido a las constantes disputas generadas en relación al derecho de salida al mar, y ahora hay por las aguas del Silala.

En los últimos años Bolivia se ha acostumbrado a la solución de sus controversias en el plano jurisdiccional, tal es el caso de la demanda ante la Corte Internacional de Justicia contra Chile. Sin embargo, ahora el presidente boliviano, Evo Morales, intenta demostrar que los recursos hídricos del Silala (Potosí) no son parte de un río, y por tanto no están sometidos al régimen internacional de ríos transfronterizos, sino se tratan de un manantial (94 ojos de agua que brotan de la tierra.), y que a inicios del siglo XX debido a una concesión en favor de la empresa de ferrocarriles Potosí-Antofagasta (1904), fueron canalizados de manera artificial hacia Chile.

La gestión de las cuencas y acuíferos transfronterizos no es un tema sencillo, para ello un sinnúmero de instituciones generan manuales que permitan una gestión integrada e integral de estos recursos. A nivel mundial existen más de 250 cursos de aguas internacionales, y en el caso latinoamericano, existen 66 cuencas hidrográficas que comparten 2 o más países con experiencias positivas (UNEP, 2002).

Sin embargo, en el caso que nos ocupa, desde la “Moneda” (Santiago), la presidenta Bachelet, ha reaccionado enérgicamente frente a este nuevo conflicto, puesto que en 2009, se estableció un pre-acuerdo, a través del cual de manera retroactiva Chile cancelaría un valor por el uso de las aguas del Silala, mismo que está cifrado en 1.000 millones de dólares por el Senado boliviano.

En lugar de la demanda planteada por el presidente Morales, y la posible contrademanda de la presidenta Bachelet, sería mejor alcanzar un acuerdo que permita limar asperezas y permitir una gestión controlada de estos recursos hídricos transfronterizos. No sería el primer acuerdo, al contrario, estaría dentro de los más de 3600 tratados suscritos en esta materia.

  • En mi opinión, Bolivia y Chile deberían resolver sus controversias basados en los principios internacionales para la gestión de recursos hídricos compartidos, esto es: a) utilizar equitativa y razonablemente los recursos; y,
  • b) no causar daños significativos a los Estados fronterizos durante el proceso de explotación. Pero sobre todo, establecer una zona común (parque nacional, o reserva natural), que proteja las cuencas hídricas de especial trascendencia para estos Estados, y que su conservación sea financiada de manera conjunta.

Comentarios