Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Suscríbete al newsletter de la nueva referencia informativa global para los profesionales del sector del agua.

Un nuevo enfoque en la gestión del agua en el Ecuador

1
410
  • nuevo enfoque gestión agua Ecuador

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment
Sofrel
Bentley Systems
· 410
1

Temas

El derecho humano al agua y al saneamiento comprende las dimensiones de disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad, asequibilidad y calidad. No obstante, a fin de verificar su aplicación y garantía es necesario servirnos de los principios generales de los derechos humanos a los que se encuentran asociados, entre los que se encuentran: la no discriminación e igualdad; el acceso a la información y la transparencia; la participación; la rendición de cuentas; y, la sostenibilidad.

Frente a ellos, destacan sobre todo aquellos relacionados con la igualdad y la no discriminación. La primera se entiende como la obligación que tienen los Estados de garantizar que todas las personas puedan gozar en forma igualitaria de sus derechos. Mientras que la segunda, hace referencia a cualquier distinción, exclusión o restricción que tenga el propósito o el efecto de obstaculizar o dejar sin efecto el reconocimiento, goce o ejercicio, en igualdad de condiciones, de todos los derechos humanos y libertades.

En el caso del principio de no discriminación, a nivel mundial se presenten casos en los cuales los pueblos indígenas no cuentan con acceso a servicios de agua potable y saneamiento, y por su condición (nómada por ejemplo), algunos son discriminados, o no atendidos de manera adecuada (véase el caso de las poblaciones romaníes – gitanos- en territorio europeo).

Sin embargo, las condiciones de sexo y género influyen también de manera determinante a la hora de gestionar el agua, puesto que en muchos territorios las mujeres, y de manera particular las niñas tienen el rol de acarrear agua de pozos, ríos, y fuentes, para lo cual deben caminar largas distancias, y que por el tiempo utilizado se excluyen de la educación formal. A lo que se suma las malas condiciones sanitarias, donde las mujeres son las más afectadas, en relación a los riesgos por realizar defecación al aire libre.

En el caso ecuatoriano, desde noviembre de 2017, a través de Acuerdo Ministerial 2017-0103, la Secretaría del Agua (Autoridad Nacional), dispuso la aplicación de una “…forma transversal de enfoque de género, interculturalidad y plurinacionalidad…”, para la gestión de los recursos hídricos.

Cabe recordar que el Estado ecuatoriano en los artículos 61 y 62 de la Ley del Agua (LORHUYAA), se comprometió a que el ejercicio del derecho humano al agua se ejerza en condiciones de igualdad, sin discriminación, dando un rol fundamental a la mujer en las actividades de participación comunitaria, debido a su importante papel histórico y de liderazgo en estos procesos.

El Acuerdo Ministerial destaca que este enfoque y la correspondiente transversalización tanto desde el punto de vista de género, interculturalidad y plurinacionalidad, no sólo debe ver a las personas que pertenecen a estos colectivos como beneficiarios o usuarios, sino como actores con participación activa en torno a la construcción de procesos y tomas de decisiones en la gestión de los recursos hídricos.

A casi diez años de la vigencia de la Constitución del Ecuador, valdría la pena hacer un balance práctico sobre la garantía y aplicación del derecho humano al agua, sin duda a partir de sus respuestas seremos capaces de mejorar los procesos y ampliar su cobertura.

Consulta el ACUERDO MINISTERIAL No. 2017-0103

Comentarios