¿Qué pasará en 2015 en materia de agua potable y saneamiento?

559
0

Sobre el blog

Andrés Martínez
Doctor por la Universidad de Alicante (PhD). Tesis en Gestión del Agua y gobiernos locales del Ecuador. #WaterLaw #Watergovernance #LocalGovernment
559

Los primeros días del año nos permiten no sólo establecer nuestros objetivos y metas, sino también nos convierte en una especie de adivinos y pitonisas cuyo único propósito es adelantarnos a los sucesos que se realizarán en el 2015. Por el momento se hacen cálculos sobre el impacto económico que traerá la bajada del precio del petróleo, el posible restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, la probable salida de Grecia de la zona euro, el inevitable reconocimiento por parte de la comunidad internacional del Estado Palestino, entre otros.

Sin embargo, más allá de las especulaciones, en el presente artículo quiero referirme a aquellos grandes programas en materia de desarrollo (agua potable y saneamiento) que este año concluyen y que fueron posibles gracias al acuerdo de la comunidad internacional, me refiero en particular a los Objetivos del Desarrollo del Milenio (2000-2015), y al Decenio Internacional para la Acción “El agua fuente de vida” (2005-2015).

En el primer caso, el punto de partida fue la “Declaración del Milenio”, la cual se propuso como objetivo común de los grandes líderes mundiales el desplegar esfuerzos amplios y sostenidos con el propósito de crear un futuro común, respetuoso de la diversidad, y que sea plenamente incluyente y equitativo, y que fueron contenidos en una “Declaración”, que como su nombre mismo lo indica no pasaba de contener valores, principios y objetivos, de lo que sería la agenda internacional para el siglo XXI, es decir formó parte del “soft law” o derecho blando, por tanto no existía una obligación jurídica internacional de por medio; sin embargo, un adecuada gestión por parte de la Organización de Naciones Unidas, ONU, sumado al compromiso de los gobernantes de los Estados parte, ha permitido hasta la fecha ver cambios significativos en los ochos objetivos establecidos, así como marcar el sendero a seguir en los años venideros.  Véase así el caso del acceso a fuentes de agua, por ser objeto de nuestro estudio, que según lo determina el Informe de 2014, se ha cumplido con el objetivo de reducir a la mitad el porcentaje de personas con acceso a fuentes de agua potable mejoradas, lo que representa el acceso a 2.300 millones de personas.

En el segundo caso, desde el 22 de marzo de 2005 (Día Mundial del Agua), y gracias al compromiso de la Asamblea General de ONU, comenzó el Decenio Internacional para la Acción “El agua fuente de vida”, cuyo propósito fundamental ha sido el servir de soporte en las diferentes esferas de cooperación: pública, privada y tercer sector, para el cumplimiento de los objetivos relacionados con el agua, en todas los instrumentos jurídicos internacionales relativos a la materia. Obteniendo importantes compromisos, avances y sobre todo marcando la agenda internacional en materia de agua y saneamiento, en beneficio de los sectores más vulnerables.

En mi opinión, si bien es cierto hasta la fecha no se ha conseguido a plenitud, el propósito que se estableció en la “Declaración del Milenio” de un mundo más pacífico, más próspero y más justo. Sin embargo, los resultados a la fecha son alentadores, razón por la cual se hace necesario apoyar la construcción de una nueva agenda internacional a partir de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2015-2030), en los cuales aspiramos se incluya objetivo exclusivo relacionado con “garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos”.

Comentarios