Panorama del Sector del Tratamiento del Agua en España

1.654
0

Sobre el blog

Ángel Cajigas
Subdirector General Adjunto de Infraestructuras y Tecnología de la Dirección General del Agua. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 1
1654
  • Ángel Cajigas, protagonista del primer número de iAgua Magazine

El Sector del Tratamiento del Agua en España se caracteriza por su diversidad y heterogeneidad, con empresas de muy distinto perfil y objetivos muy diferentes. No obstante, podríamos hablar de dos grandes áreas de actuación: La gestión de los servicios del ciclo integral del agua y la construcción de infraestructuras hidráulicas, en particular las del tratamiento del agua, incluyendo su operación y mantenimiento.

En las últimas décadas, el sector empresarial ha demostrado su capacidad para afrontar los retos de disponibilidad y calidad de los recursos hídricos, además de convertirse en un sector dinámico y muy competitivo gracias a los planes llevados a cabo en España. Esto ha facilitado el gran desarrollo de las empresas tecnológicas, que están presentes en más de treinta países.

La financiación del Plan Nacional de Calidad será difícil por la vía pública

En sólo una década, las empresas españolas del tratamiento del agua se han convertido en líderes mundiales tanto en depuración como en desalación, con un volumen de negocio de 12.000 millones de euros, cuyo componente exterior representa más del 80%.

Podemos afirmar que dichas empresas dan cobertura a 60 millones de personas fuera de España, más de la mitad de ellas a través de la depuración de sus aguas.

Por otra parte, la aprobación del Plan Nacional de Calidad de las Aguas, cuyo coste se estimó en 19.000 millones de euros para un período de diez años, creó grandes expectativas.

La realidad ha sido bien distinta por varios motivos: 1) La reducción de fondos europeos, que previsiblemente empeorará en el período 2014/2020. 2) La caída de la inversión de las Administraciones Públicas a partir de 2008/2009. 3) Inexistencia de un modelo claro para la financiación del Plan Nacional de Calidad.

En los últimos años, la inversión media ha sido de 600 millones de euros, lo que queda muy lejos de las necesidades del Plan. El Sector del Tratamiento del Agua defiende desde hace años que, de no buscar fórmulas alternativas para la financiación del Plan, sería difícil acometerlo por la vía de la financiación pública.

Se necesita un Plan B con urgencia, que gire en torno a dos puntos: 1) Revisar en profundidad el Plan de Depuración, tanto en su contenido como en el modelo de financiación. 2) Involucrar más a los usuarios a través de las tarifas, haciendo hincapié en el principio de "pago por uso”. La Directiva Marco insiste en la recuperación de costes.

Hay que hacer partícipes a los usuarios de la necesidad de proteger el ciclo integral del agua y, por tanto, hacerles ver que se deben afrontar todos los costes que de su gestión se deriven, incluyendo saneamiento y depuración. Hay comunidades autónomas donde existe la figura del canon de saneamiento, y otras en las que no.

El sector del agua en su conjunto necesita y reclama que el mercado nacional se revitalice

Como consecuencia, se observan diferencias notables en las tarifas entre ciudades españolas, brecha que parece insalvable si las comparamos con las de otros países.

La revisión del sistema de tarifas es lo que venimos reclamando desde el Sector del Tratamiento Agua en su conjunto desde hace años, y nos felicitamos de que la Administración sea consciente de ello. Ahora sólo esperamos y deseamos que se convierta en una realidad.

El MAGRAMA sigue siendo la punta de lanza en la contratación de obras de depuración: el 60% del importe de las licitaciones realizadas en lo que va de año corresponden al Ministerio. Pero desde el sector pedimos que sea, además, el motor para el establecimiento de un marco regulador que impulse un nuevo modelo de financiación y que lance medidas legislativas, dentro de su ámbito competencial, para que sea efectivo el principio de recuperación de costes y, así, se pueda avanzar en el desarrollo del Plan y, por tanto, en el cumplimiento de las Directivas europeas.

El sector del agua en su conjunto necesita y reclama que el mercado nacional se revitalice.  

Comentarios

La redacción recomienda