El agua: una necesidad y una infraestructura crítica para la sociedad del siglo XXI

352
1
  • Ángel Ortega es el presidente de IBSTT
    Ángel Ortega es el presidente de IBSTT

Sobre el blog

Ángel Ortega
Ingeniero Industrial por la Universidad Politécnica de Madrid. Executive MBA IESE. MIT (Massachusetts Institute of Technology). Director General Radiopoint System. Presidente de la Asociación Ibérica de Tecnología SIN Zanja IBSTT

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 6
352

Temas

2015, "Agua y Desarrollo Sostenible"; coincidiendo esta celebración, quiero presentar a una gran desconocida en España, la Tecnología SIN Zanja, Tecnología No Dig, Trenchless Technology. No es algo nuevo, las Tecnologías Sin Zanja llevan utilizándose más de 30 años porque reducen el tiempo de ejecución de las obras, las molestias a los ciudadanos y los costes económicos (hasta un 25%) respecto a las tecnologías convencionales que implican la apertura de zanjas.

Los sistemas de renovación sin zanja disminuyen las molestias al ciudadano y el tiempo de ejecución de las obras

 

El término Tecnología SIN Zanja incluye no solo tecnologías individuales sino sistemas que aportan: conocimientos técnicos, productos, servicios y equipamientos; procedimientos operativos y de gestión. Tecnologías para la localización, inspección, instalación, rehabilitación y mantenimiento de conducciones de cualquier tipo de infraestructura subterránea: agua, luz, gas, telecomunicaciones. Así como soluciones, servicios, sistemas de gestión, herramientas tecnológicas y software específicos para la toma de decisiones.

 

Los sistemas tradicionales de renovación de redes no consideran mejoras de calidad de vida de los ciudadanos a la hora de ponerlas en marcha centrándose tan solo en la viabilidad de las obras. Los sistemas de renovación sin zanja disminuyen las molestias al ciudadano y el tiempo de ejecución de las obras y se incorporan cada día más como alternativa práctica y económica a su utilización por parte de las empresas de mantenimiento de redes hidráulicas. Con sistemas de gestión podemos predecir cuándo es necesario renovar las redes, con qué métodos y realizar comparaciones de calidad ambiental entre diferentes alternativas. La necesidad de mejorar las infraestructuras subterráneas con especial incidencia en la renovación de las redes de agua es evidente y urgente, tanto en abastecimiento como en saneamiento ya que el 38% de estas infraestructuras tienen más de 30 años.

La falta de renovación y mantenimiento de las infraestructuras repercute en los servicios que el ciudadano debe recibir

 

En España, es del todo necesario mejorar las infraestructuras subterráneas con especial incidencia en la renovación de las redes de agua, tanto de abastecimiento como de saneamiento. La falta de renovación y mantenimiento de las infraestructuras repercute en los servicios que el ciudadano debe recibir e impiden desarrollar un modelo de desarrollo sostenible, que permita avanzar en la consecución de los objetivos medioambientales fijados en la directiva marco del agua. La necesidad de mantener estos sistemas y servicios operativos, así como prepararlos para la próxima generación, supone un reto constante al que debemos hacer frente todos los actores involucrados.

 

Muchas ciudades han estado actuando exclusivamente en modo reacción, es decir, reparando las redes de abastecimiento de agua, de saneamiento, las redes eléctricas y gas a medida que iban surgiendo los problemas, pero para posicionarse de cara al futuro, este método de operar ya no vale. Las administraciones municipales tienen que pensar de forma más estratégica, tienen que vencer sus inercias apostando por soluciones innovadoras y como buenos servidores de los ciudadanos, deben adelantarse en sus actuaciones a los problemas que sin duda se generarán en un futuro cercano.

 

Siendo las Tecnologías SIN Zanja uno de los EJES ESTRATÉGICOS en el desarrollo de las Ciudades Inteligentes o Smart Cities, es necesario que su utilización alcance en nuestro país los niveles que ha alcanzado en el resto de Europa, siempre EN BENEFICIO DE LOS CIUDADANOS Y EL MEDIO AMBIENTE cumpliendo no sólo con las directrices europeas por obligación sino por convicción. Los ciudadanos europeos somos cada vez más exigentes con nuestros dirigentes políticos y pedimos que nuestras necesidades  se transformen en realidades. Queremos que los servicios públicos funcionen y ser considerados como “clientes” y no como “abonados”.

 

Gracias por haber llegado hasta el final de esta declaración de intenciones.

Comentarios