Connecting Waterpeople

2017: Una gran aventura de agua

556
  • 2017: gran aventura agua

Sobre el blog

Antonio García Pastrana
Gerente de Servicios de Aguas. Interesado en: Agua, sostenibilidad, medioambiente, RSE, comunicación, redes sociales, TIC, innovación, creatividad, y en general en todo lo que nos ayude a dejar un mundo mejor a nuestros hijos.
Indra
Bentley Systems
· 556

Temas

El 2017 comenzó con un invierno no demasiado duro, poco frío y con escasas precipitaciones, o al menos esa es la sensación que yo tenía. Un invierno más. De hecho, durante los dos meses primeros del año apenas ocurrió nada reseñable.

Las cosas comenzaron a tornarse según se acercaba la primavera. Debe ser por eso de que la sangre altera. Una inquietud empezó a cobrar forma en mi cabeza. No era algo nuevo, era algo que ya venía barruntando desde hacía mucho tiempo. ¿Qué ocurriría si me ponía a escribir? Siempre me había apetecido hablar sobre las “cosas” que me gustan o me inquietan. Cuestiones relativas al mundo del agua, al medio ambiente y a la sostenibilidad. Al fin y al cabo, soy de la generación Felix Rodriguez de la Fuente, y eso marca mucho. Supongo que de esa admiración viene la vocación, además de por la naturaleza y lo natural, por el acto, casi mágico, de poder comunicárselo a los demás... y que les interese. En eso Felix fue el “Gran Maestro”.

Así llegamos al mes de marzo, y se convocó el Concurso del Día Mundial del Agua que todos los años celebra iAgua. Este momento es clave, ya que de alguna forma decidí que está podía ser una buena excusa para iniciar la aventura de escribir. Así que me puse manos a la obra y de ahí nació mi primer artículo, “La ciudad sin agua residual. Reflexiones sobre un futuro posible”. Recuerdo el momento de tener escrito el artículo. Un hormigueo recorría todo mi cuerpo. Sufría el nerviosismo del miedo escénico previo a iniciar algún acto público. Me encontraba con el artículo escrito y pensándome si dar o no al botón.

De alguna forma adquirí valor e hice el “click”, y el artículo voló. Ahí es donde se inicia mi gran aventura del 2017 en el mundo del agua y la comunicación

Tuve la mala buena suerte de ganar el concurso, lo cual hizo que la semilla que se encontraba brotando dentro de mí, arraigarse con fuerza en mi interior y me impulsara a seguir escribiendo, y a seguir experimentando con esto de la comunicación durante todo el año 2017.

Tras este acontecimiento vinieron otros artículos, como en el que exponía la liberalización del mercado inglés del agua y saneamiento, o el de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente con una bombilla de agua. Y uno de los que a mí más me gusta, el artículo sobre comunicar dando ejemplo. En este caso concreto, dando ejemplo bebiendo #aguadegrifo, una costumbre sostenible y con garantía de calidad.

Por si no me estaba liando bastante yo solo, en mayo Águeda me mandó un e-mail invitándome a colaborar con un artículo de opinión en el iAgua Magazine N.º 15 de junio, en el que diese mi punto de vista sobre las colaboraciones público-privadas. Como podéis imaginar me faltó tiempo para decir que sí. De aquí surgió, “¿Son útiles las APP en el sector del agua?”, que también se puede leer en formato digital en mi blog. Tras esta incursión en el formato papel, me dio por las alcantarillas y el arte y así llegó el mes de julio y el calor de verdad.

Hablando de alcantarillas me encontré en medio del verano, y en esas estaba, cuando a Alejandro Maceira se le ocurrió la gran idea de que compartiésemos nuestras fotos de verano con el hashtag #SummerWaterPeople.

A esta genial y divertida iniciativa se me ocurrió darle otra vuelta más de tuerca. ¿Por qué no hacerla Trending Topic? ¿Seríamos capaces de hacer que en verano se hablase de agua cuando nosotros quisiésemos y del tema que nos apeteciese? ¿Seríamos capaces de abrir un nuevo canal de comunicación con la fuerza de la #Waterpeople?

Así nació el reto “#SummerWaterPeople, a por el Trending Topic”, que luego evolucionó transformándose en un canal de comunicación a través del cual, en la última etapa, lanzamos otros mensajes más relevantes, y se habló sobre todo de #aguadegrifo, y también la última semana, de #ODS6.

La verdad es que fue un rotundo éxito, en el que se unieron diversión, agua, comunicación y comunidad. En este sentido quiero volver a recalcar que se consiguió gracias al paraguas que nos brindó iAgua, pero sobre todo, y lo más importante, gracias el entusiasmo que le puso todo el sector del agua y afines. Y la verdad, al final hubo muchos afines. Los había que incluso se preguntaban alucinando, ¿qué es eso de #SummerWaterPeople?

La mejor manifestación del logro conseguido fue la repercusión que se hicieron los medios generalistas, con aparición de noticias en prensa escrita por todo el territorio nacional. Incluso me hicieron una entrevista en la televisión autonómica de Castilla La Mancha. En dos palabras, ¡¡¡in-creíble!!!

Aunque se dice que “sarna con gusto no pica”, el follón en el que me metí en agosto, picar, no picaría, pero cansaba, así que una vez pasado el tsunami, me quedé exhausto. Por eso me plantee una recta final de año más tranquila, para seguir escribiendo artículos sobre lo que me apeteciese.

Ahí andaba yo, quitándome la arena de la playa, cuando surgió el concurso postvacacional de iAgua, con el que la verdad, no había contado. El “Smart Water Contest”. Cuando lo anunciaron estuve un par de semanas dudando sobre si presentarme o no, pero la verdad es que estaba lanzado. Entre la victoria de marzo y el subidón del verano, al final decidí presentarme.

Como no podía ser de otra forma, escribí un artículo que habla de comunicación inteligente, “Smartizando las comunicaciones. Reflexiones sobre el camino a seguir”. Aquí tengo que reconocer que jugué con cierta ventaja sobre el resto de blogueros, porque conté con la inestimable ayuda de mis amigos de Barrio Sésamo, que día tras día, me mostraron un apoyo incondicional e impagable, y volví a ganar el concurso. Sino hubiese sido por este factor, no sé que hubiese ocurrido, porque el nivel y la calidad del resto de los artículos era impresionante, con superheroínas incluidas.

El ganar este concurso hizo que me apeteciese aumentar la frecuencia de mis artículos. Cogí mi cuaderno, recuperé un montón de notas que tenía aparcadas y me puse manos a la obra. Pasando de escribir un artículo al mes, a escribir uno a la semana. Se ve que las notas que tenía tomadas no eran del todo malas, porque los artículos que publiqué tuvieron una gran repercusión. Sin llegar a los “hiper-cracks” virales de los nominados al mejor post del año, tuvieron también su público. En ellos hablo de gestión de depuración de aguas residuales y conservación de biodiversidad; de “valorización ecosistémica… ¿qué narices es eso?”. Y en dos ocasiones sobre la necesidad de invertir en el sector del agua. En una de ellas incluso me atreví con un vídeo, tratando de explorar nuevas vías y canales de comunicación.

El último artículo fue de apoyo a la campaña #AsíNoLlegamos que desarrolló Ongawa, con los que estuve encantado de poder colaborar. A ver si con pequeños gestos y aportando cada uno lo que podamos, entre todos conseguimos que se cumpla al #ODS6, y logramos que para el 2030 todo el mundo tenga acceso universal a agua potable y saneamiento.

Entre artículos, concursos y experimentos multimedia se pasó el año, y llegaron las nominaciones a los #PremiosiAgua 2017, y... ¡¡¡SORPRESA!!!, una no, ¡¡¡DOS NOMINACIONES!!!

Bueno, aquí es donde pensé, o he hecho algo bien, o estos de iAgua están hasta las narices de mis experimentos y lo que quieren es que me dé un infarto el día de la gala.

Llegó el 20 de diciembre, Premios iAgua 2017, el gran día de la gala en la cual se repartían los premios a las mejores prácticas en comunicación dentro del sector. Y me fui para Madrid. Con nervios por lo que pudiese pasar, pero sobre todo con mucha ilusión por reencontrarme con un montón de amigos a los que hacía mucho que no veía y otros a los que conocer y poder poner también este calificativo. Especial ilusión me hizo poder compartir este mañana con mi tocayo Toni, con el que hacía mucho que no coincidía.

Saludos, abrazos, risas, reencuentros, desvirtualizaciones… y empezó la gala. Los nervios a flor de piel, y llegó el sorpresón del día. Salen los nominados y el amigo Jordi hace que me dé un vuelco al corazón al anunciar el doble "Premio a Mejor Influencer del Año 2017”, que nos dan a Ignasi Servià y a mí. Este desde luego, no me lo esperaba, teniendo en la lista de nominados a un influencer de la talla de Ignasi, es casi imposible que se lo den a nadie más. Por lo que me hizo una ilusión tremenda compartirlo con él y además que nos lo diese Jordi. Un momentazo. Por supuesto y sin desmerecer a nadie, el mejor de toda la gala… al menos para mí. Aquí haciendo un símil con el deporte, de esos que tanto le gustan a mi compartidor de premio, para mí, que también me gusta el baloncesto, es como si el premio lo hubiese compartido con el gran Michael Jordan.

Tras este subidón, llegó el final de la gala y los dos premios finales, se supone que los más importantes, mejor bloguero y mejor empresa. Aquí la verdad es que estaba algo más tranquilo. Total, yo ya tenía mi premio y a cualquiera de los otros cuatro nominados que se lo hubiesen dado, se lo habría merecido tanto o más que yo, porque se trata de verdaderos genios de la comunicación. Luis, con su imaginación desbordante y sobre todo con su capacidad para atreverse a hacer cosas distintas. Juan José, con esa hilaridad y forma tan cálida y directa de escribir. Jaime, con el rigor del documentalista incansable, que nos descubre semana tras semana el rico patrimonio de las obras hidráulicas canarias, y Xavi, un todo terreno, constante y explorador de formatos, que incluso se atreve a entrevistar personajes que no lo merecen.

Total, que David tras su breve presentación, me nombra como ganador. Esta vez del "Premio a Mejor Bloguero del 2017". Euforia total, sólo me faltó, salir corriendo y hacer el arquero en medio del escenario, al estilo Kiko. La verdad es que casi me quedo sin palabras, sobre todo porque ya había dicho lo que tenía preparado en el anterior agradecimiento, así que tuve que dejar hablar al corazón. Así en crudo, con la sinceridad más natural que me salió. Por eso quiero remitirme a lo que dije en ese momento y hacerlo extensivo, no sólo al premio a mejor bloguero, sino a todos los éxitos alcanzados y a las aventuras del año descritos en este artículo:

“Este no es un éxito mío, este es un éxito vuestro, ya que todo lo que he logrado no es por lo que yo he escrito, sino porque vosotros habéis leído lo que yo he escrito”.

Por eso …. ¡¡¡GRACIAS!!!

Y así discurrió para mí el año 2017, como una gran aventura de agua.

Veremos que nos trae el 2018. Espero que muchas aventuras interesantes que disfrutar con vosotros.

Gracias por haber dedicado unos minutos a leer/ver este post y gracias también anticipadas por compartir tus reflexiones.

Si te ha gustado o al menos entretenido, no te olvides de compartirlo en tus redes sociales (virtuales o presenciales) y de dar un like en el corazón de arriba. Ojo, antes de clickar el corazón debes de entrar o registrarte en iAgua.

Hasta la próxima.

Comentarios

La redacción recomienda

12/03/2018 · Concurso de Blogs Dí... · 1.841 165

#Hidrocultura, la solución más natural de preservar el agua

26/02/2018 · Tarifas · 2.928 38
¿Cuánto vale vaso agua?