La liberalización del suministro de agua y saneamiento ya está aquí. El modelo Open Water inglés

1.918
(7)
  • liberalización suministro agua y saneamiento ya está aquí. modelo Open Water inglés

Sobre el blog

Antonio García Pastrana
Gerente de Servicios de Aguas. Interesado en: Agua, sostenibilidad, medioambiente, RSE, comunicación, redes sociales, TIC, innovación, creatividad, y en general en todo lo que nos ayude a dejar un mundo mejor a nuestros hijos.

Alguna vez te has preguntado si los servicios de suministro de agua y saneamiento (gestión de aguas residuales: alcantarillado y depuración) pueden liberalizarse. Estoy seguro de que si estás en el sector, en algún momento habrá surgido en las conversaciones con tus compañeros de trabajo, o como temática en seminarios, o en debates en foros especializados, etc… con conclusiones de lo más variopinto. Algunas más atrevidas, en las cuales se planteará que si el mercado eléctrico lo pudo hacer, el mercado del agua también podría. Otras más conservadoras, en las cuales se defenderá una postura inmovilista, con argumentos del tipo “eso es imposible cómo va entrar otro suministrador, se necesitan duplicar infraestructuras de grandes dimensiones para poder compatibilizar a varios suministradores, lo cual no es ni eficiente ni viable”, y en general como conclusión casi siempre habrá predominado él NO.

En este artículo quiero hacer un planteamiento en el que seamos valientes, e imaginemos un modelo de gestión en el que cada cliente pudiésemos decidir cuál es nuestra compañía suministradora de agua y saneamiento de entre muchas, sin tener que estar limitados a un mismo suministrador municipal, privado o mixto durante los próximos 10, 15 ó 25 años, y que esta decisión dependiese de una oferta variada, en la que eligiésemos el servicio que mejor se adaptase a nuestras necesidades, bien por precio, por mejor atención al cliente, por prestar servicios adicionales como descuentos en otros servicios, o por  cualquier otro motivo que nos beneficiase, y que además en cualquier momento pudiésemos cambiar de suministrador si nuestras necesidades también cambian o no estamos a gusto con el actual.

Esto que ya ocurrió en el sector eléctrico en el año 1997, donde anteriormente a ese momento, también parecía imposible que ocurriese, en el sector del agua también es posible, y de hecho, ya está aquí, en concreto en el mercado de suministro de agua y saneamiento inglés, donde desde el 1 de abril de este año se ha dado un gran paso en la liberalización del mercado con la puesta en marcha de la política Open Water, con este modelo todos los abonados no domiciliarios y todos aquellos que consumen más de 5.000 m3/año, pueden elegir cuál será su suministrador de agua y saneamiento de entre todos aquellos que tengan licencia.

Ahora bien, el gran avance de esta nueva política, es que el número de suministradores con licencia no está limitado, cualquiera puede montar una empresa de suministro, y cumpliendo unos requisitos marcados por el ente regulador nacional, Ofwat, obtendrá su licencia y podrá prestar estos servicios.

De esta forma se abre el mercado a la entrada de múltiples empresas suministradoras, además de las 20 grandes empresas que en la actualidad ya operan en la totalidad del sector, y que con el nuevo modelo quedarán como empresas mayoristas, las cuales venderán los servicios de suministro de agua y saneamiento a todos los minoristas a unos precios regulados por Ofwat.

El ente regulador, Ofwat tiene como principal función la de regular y fijar cada 5 años los precios máximos que pueden cobrar las suministradoras y supervisar la actividad de las suministradoras para comprobar que prestan correctamente sus servicios en base a las expectativas programadas también por Ofwat.

Con este nuevo modelo de Open Water, se busca que los minoristas compitan entre ellos para ofrecer al cliente final el mejor servicio, al mejor precio, es decir, que se maximice la eficiencia en la prestación del servicio, consiguiéndose el mayor beneficio posible para el cliente final.

Este formato es más sencillo de implantar con el modelo de gestión inglés, donde la regulación es nacional, mediante un único ente de control del mercado (Ofwat) y donde ya existen unos operadores, que distribuidos por cuencas hidrográficas, son los que prestan hasta ahora el servicio, y que con el nuevo modelo, quedarán como mayoristas.

En este punto debemos de hacernos la siguiente pregunta, ¿podría aplicarse este formato en un modelo descentralizado como el español o el francés?, mi opinión es que sí, aunque con algunas variaciones sobre el programa Open Water debido a la descentralización.

Imaginemos cómo sería el modelo en España:

Habría un organismo regulador que se encargaría de fijar los precios del mayorista municipal y de asegurar el acceso universal de estos servicios básicos a todos los ciudadanos, que sería el Ayuntamiento, y habría un prestador mayorista de los servicios de agua, alcantarillado y depuración. Este mayorista podría ser el propio Ayuntamiento (gestión directa del servicio) o una entidad mercantil de carácter público, mixto o privado (prestación indirecta del servicio). El precio máximo que se podría facturar a los minoristas estaría prefijado por el ente regulador, y la gestión del mayorista debería de ser 100% trasparente. Hasta aquí no hay cambios con el actual modelo de gestión. Por último habría una serie de operadores minoristas que comprarían el servicio al mayorista y que lo mejorarían para venderlo al cliente final.

Esto que en cuatro líneas puede parecer que no tiene mucho recorrido, en realidad sí lo tiene, ya que al entrar en juego el libre mercado también entra en juego el ingenio de las personas para desarrollar productos y servicios que mejoren los ya existentes.

Pongamos un ejemplo:

Imaginemos que el modelo descrito ya existe y que aparece un minorista que dando el servicio a un precio ligeramente por encima del que ofrece el mayorista (máximo precio fijado por el ente regulador), también ofrece al cliente final una serie de medidas de ahorro de agua, que lo que generan es un menor consumo y por tanto una reducción de la factura final a pesar de que el precio unitario por m3 sea ligeramente mayor que el del mayorista. Estas medidas de ahorro ya existen en el mercado y pueden permitir reducciones de consumo de más de 100 litros de agua al día por persona, tal y como describía en mi anterior artículo (La ciudad sin agua residual. Reflexiones sobre un futuro posible ). El efecto para el cliente final sería que su factura se reduciría, con la plusvalía de que además estaría colaborando a la sostenibilidad del planeta al reducir el consumo de un recurso tan escaso como el agua

Este modelo además aporta al cliente final la ventaja de poder mantener a su suministrador de agua y saneamiento el tiempo que quiera si está satisfecho con sus servicios, independientemente de lo que ocurra con la gestión de las infraestructuras básicas por parte del mayorista, tanto si el actual concesionario cambia, como si pasa a gestionar el servicio el propio ayuntamiento, o como si se crea una empresa mixta o pública para prestar el servicio mayorista. Todo esto no le afectaría, ya que su contrato de prestación de servicios sería con el minorista. Lo mismo al contrario, el cliente final (ciudadano, empresa, …) dejaría de estar cautivo de un gestor impuesto por el actual modelo, tanto si este gestor es el propio ayuntamiento, como si es una empresa (pública, privada o mixta), ya que podría elegir su operador minorista en base a sus necesidades, consiguiéndose de esta forma una mejora en la eficiencia de la prestación de los servicios, o traducido a un lenguaje más coloquial, “el mejor servicio, el más adaptado a mis necesidades y al menor precio”, y que en el fondo es lo que todos buscamos más allá de ideologías u otras cuestiones.

Como conclusión, desde el punto de vista técnico y de gestión y con las salvaguardas legales que puedan existir y que no son objeto del presente artículo, el modelo planteado es un modelo factible, también para sectores descentralizados como el español.

Para terminar y por no perder el hábito de mi anterior artículo me gustaría dejar la siguiente reflexión. Considerando que la liberalización del sector podrá llegar a ser factible también en un modelo como el español, hagámonos la siguiente pregunta ¿cuándo ocurrirá?

Que cada uno saque sus conclusiones y que por favor las comparta, creo que aquí puede generarse un debate muy interesante.

Gracias por haber dedicado unos minutos a leer este post y gracias también anticipadas por compartir tus reflexiones. Si te ha gustado no olvides dar un like en el corazón azul y compartir en redes sociales (virtuales o presenciales),

Hasta la próxima

Comentarios