Connecting Waterpeople
ACCIONA

¿Cómo se mejora el ANR?

293

Sobre el blog

Arturo Albaladejo Ruiz
Doctor Ingeniero del Agua, el terreno y los materiales por la Universidad de Alicante, Ingeniero Superior Industrial por la Politécnica de Valencia y MBA por la Pontifica de Comillas, PMP con 25 años de experiencia en el Ciclo Integral del Agua
· 293
  • ¿Cómo se mejora ANR?

Una vez aclarado en la publicación anterior qué es el ANR (Agua No Registrada) y por qué es importante mejorarlo, se debe recordar que además de controlarlo y vigilarlo se debe mejorar directamente reduciéndolo a precio de coste de adquisición y producción, o indirectamente aumentando el AR (Agua Registrada) a precio de venta del agua.

Para poder optimizar el ANR, es imprescindible comenzar por el control y seguimiento del ANR, para lo que es imprescindible realizar una sectorización de la red, o división de la red en Sectores hidráulicos por escalones de presión y con todas las entradas y salidas registradas, a ser posible en continuo.

Posteriormente se debe realizar una zonificación de los usuarios, asignando cada contador de usuario a cada uno de los sectores hidráulicos que están controlados por los contadores de sector, para luego realizar el balance hidráulico y controlar el % de rendimiento, el ANR y las presiones. Todo ello se debe consolidar todo con una gestión informatizada, mediante la integración en un Big Data los datos del GIS (Sistema de Información Geográfica), lo del Sistema de Gestión Comercial de lectura-facturación-cobro, los del modelo matemático, y los del telecontrol de las instalaciones (pozos, depósitos, bombeos, caudalímetros de sectores, reguladoras de presión, …).

El siguiente paso debe ser mejorar el ANR aumentando el AR (Agua Registrada), mediante los siguientes métodos:

  1. Control de todas las tomas, aunque no se facturen, sean de riego o sean provisionales.
  2. Mejorar productividad de las lecturas: optimizando las rutas de lectura y consiguiendo información detallado de los consumidores para poder leer siempre los contadores del interior de las viviendas.
  3. Inspecciones de instalaciones interiores para revisar el estado de aljibes, hacer un inventario de piscinas, comprobar que no hay tomas sin contador, …
  4. Detección fraudes, mediante comparaciones del Maestro de abonados con el catastro; control del nº de piscinas por foto aérea; comparación de consumo de industrias con medias sector, Seguimiento lecturas y facturaciones y penalizaciones a los fraudes en los aparatos de medida.
  5. Uso de diámetros de contador adecuados a los consumos nominales y caudales mínimos para que no hay subcontaje.
  6. Mantenimiento parque contadores, actualizándolos por paro, mala colocación, edad, uso, mal estado, y por tipo y precisión metrológica para reducir el subcontaje.
  7. Estructura tarifaria con tarifas que soporten todos los costes, clasificadas por usos, con penalización a consumos no registrados y a consumos individualizados, con reparto de diferencias entre contadores comunitarios e individuales, con procedimientos de estimación de consumos no registrados, y penalización de fraudes.

Finalmente, se debe disminuir directamente el ANR (Agua No Registrada), para lo que se suelen utilizar los siguientes métodos:

  1. Pre-localización acústica, con detectores de ruido semipermanentes colocados en válvulas y acometidas cada 100 o 150 m, que emiten señal de fuga por radio.
  2. Correlador acústico multi-punto, por sensores colocados en válvulas y acometidas cada 100 o 150 m, que correlan y registran el ruido para enviarlo por radio o 3G.
  3. Correlador acústico con 2 o 3 sensores que registran el ruido y localizan el punto de fuga por correlación de los tiempos de retardo
  4. Geófono, con micrófonos y filtros de ruidos, que permiten escuchar las fugas paseando por encima de la tubería, preferiblemente por la noche.
  5. Gas trazador, que se introduce en las tuberías (con o sin agua) y que se puede detectar su fuga por las roturas con analizadores paseando por encima de la tubería, permitiendo incluso estimar el tamaño de la fuga.
  6. Control de caudales mínimos nocturnos, en caudalímetros de sectores o a salida de depósitos, comparándolos con días anteriores o de la semana anterior, ya que gran parte del caudal mínimo nocturno se debe a las fugas, y un incremento repentino será debido a una nueva fuga.
  7. Control y regulación horario (o por caudal) de las presiones por la noche, para reducir el agua perdida en las fugas, el número de fugas nuevas y su incremento.
  8. Gestión de activos por planos de roturas, inventarios de tuberías, modelización, para planificar en mantenimiento preventivo y la renovación de instalaciones.
  9. Cierre y reparación inmediatos de las roturas con servicios de reparación 24/7 y unas redes bien dotadas de válvulas controladas por GIS y Telecontrol.
  10. Control de humedades y aguas subterráneas por análisis del cloro y coliformes.
  11. Otros métodos especiales como:
  • Control en cada pozo de alcantarillado, del caudal y DQO del agua.
  • Smart-balls: bolas con micrófonos que introducidas en el agua registran y memorizan ruidos al circular por dentro de las tuberías.
  • Sahara: micrófono que se introducen por acometidas y que el agua hace avanzar para ir registrando el ruido y detectar la posición de fugas.
  • Fibras ópticas paralela a grandes conducciones que por interferencias en la luz detectan las vibraciones y cambios de temperaturas de las fugas.
  • Análisis de las ondas de rarefacción registradas por sondas de presión colocadas a lo largo de grandes conducciones para detectar fugas o robos.
  • Análisis de imágenes térmicas o electromagnéticas de drones o satélites.

En la tabla adjunta se intenta hacer una clasificación de la valoración de los métodos mencionados de mejora del ANR según el material de las tuberías, la presión en la red, el nivel freático, la profundidad de las tuberías, y la accesibilidad a la red y el nº de puntos de contacto externos a la tubería (válvulas).

Comentarios