Connecting Waterpeople
ACCIONA

Gestión del ciclo integral del agua 3: Operación del alcantarillado y drenaje de pluviales

  • Plan de gestión de vertidos.

Sobre el blog

Arturo Albaladejo Ruiz
Doctor Ingeniero del Agua, el terreno y los materiales por la Universidad de Alicante, Ingeniero Superior Industrial por la Politécnica de Valencia y MBA por la Pontifica de Comillas, PMP con 25 años de experiencia en el Ciclo Integral del Agua

El servicio de alcantarillado es uno de los grandes olvidados del ciclo del agua, debido principalmente a que los usuarios no se enteran inmediatamente de las roturas por falta de servicio y a que los políticos saben que las inversiones no se ven por lo usuarios porque van enterradas.

El 25/8/2019, en esta entrada de mi blog, explicaba con detalle como el ciclo integral del agua marca como los hombres interactúan con el ciclo natural del agua, describiendo el camino circular que sigue el agua desde que es captada en la naturaleza hasta que es devuelta (si es que se llega a devolver), pasando por todas las fases: Captación, Desalación, Potabilización, Distribución, Abastecimiento, Evacuación, Saneamiento, Depuración, Reutilización y Vertido.

Como continuación a una entrada de mi blog del 12/3/2020 sobre la “Organización del Ciclo Integral del Agua”, describo resumidamente la gestión de la operación del alcantarillado y drenaje de pluviales, que comprende todas aquellas labores necesarias para asegurar la continuidad del servicio de evacuación de aguas residuales y pluviales durante 24 horas los 7 días a la semana desde las viviendas hasta las depuradoras.

Para ese servicio 24/7 es necesario operar los bombeos de residuales y aliviaderos, controlar caudales, controlar los vertidos, operar los tanques tormenta, para asegurar la evacuación del agua residual y drenaje de pluviales de la población. También es necesario disponer de turnos en horario normal y de retenes y guardias para realizar la vigilancia y control de calidad de vertidos.

La operación de las redes e instalaciones de saneamiento, como de las de agua potable, se suele realizar con sistemas tele controlados, que mediante estaciones remotas se conectan con un centro de control donde se realiza la supervisión y actuación en tiempo real sobre la red hidráulica mediante un SCADA (Supervisión, Control y Adquisición de Datos), que permite la adquisición y representación gráfica de la información de campo y la actuación (manual o programada) sobre los elementos como bombeos, compuertas, aliviaderos, tanques de tormentas…

Publicidad

Ilustración 1: Centro de control

Desde ese centro de control se suelen controlar mediante remotas las estaciones de bombeo de aguas residuales y pluviales a través de programación de marchas y paros escalonados según niveles y boyas. También desde el centro de control se supervisa la operación de los tanques de tormenta, que son grandes depósitos donde antes de evacuarse el resto a cauce público, se acumulan los primeros minutos de las aguas pluviales, que son las más contaminadas porque limpian la suciedad de las calles.

Ilustración 2: Remotas de EBARs y Tanques de tormentas

Otra de las instalaciones que se telecontrolan son los vertidos al alcantarillado y los alivios de este a cauce público, avisando mediante alarmas del momento del evento, midiendo el caudal e incluso la calidad del agua en ese instante.

Además del telecontrol, hay trabajos manuales como inspeccionar el alcantarillado con cámaras de TV en colectores no visitables o por el personal en grandes colectores visitables. También se realizan limpiezas periódicas de los colectores y de los imbornales para que funcionen correctamente evacuando las pluviales y residuales, así como la desinfección, desinsección y desratización del sistema de alcantarillado.

Finalmente, también se realiza el control de vertidos mediante:

  • Recopilación de la información de la red de colectores en el GIS, del censo industrial de las empresas y grandes consumidores que vierten al alcantarillado y de la legislación, local, autonómica y nacional al respecto.
  • Análisis de información caracterizando los vertidos autorizados, sus pretratamientos, sus cargas contaminantes y los puntos de conexión a las redes públicas.
  • Elaboración de un plan de control de los vertidos realizados por las empresas controladas y de los vertidos incontrolados mediante un muestreo en la red y un seguimiento y localización de los puntos de vertido no controlados.
  • Gestión de la documentación de todo el plan para activar los protocolos de actuación frente a vertidos contaminantes e incontrolados.

Te puede interesar