Connecting Waterpeople
ACCIONA

Sobre el blog

Arturo Albaladejo Ruiz
Doctor Ingeniero del Agua, el terreno y los materiales por la Universidad de Alicante, Ingeniero Superior Industrial por la Politécnica de Valencia y MBA por la Pontifica de Comillas, PMP con 25 años de experiencia en el Ciclo Integral del Agua

Continuando con la serie de blogs sobre la Gestión del Ciclo Integral del Agua y tras tratar la Operación del Abastecimiento y distribución del agua, tratar la Operación del Alcantarillado y Drenaje de Pluviales, se debe tratar el Mantenimiento y Conservación de las infraestructuras de Agua y Saneamiento.

El Ciclo Integral del Agua es un servicio esencial, y por consiguiente no podemos estar mucho tiempo sin él y que hay que asegurarse de que los cortes de suministro o fallos en el servicio sean los mínimos, afecten al menor numero de personas y duren el menor tiempo posible. Para asegurar ese servicio continuo y de calidad 24/7 (24 horas al día durante 7 días a la semana) es imprescindible llevar a cabo un correcto mantenimiento de las infraestructuras.

Hay muchos tipos de mantenimiento, entre los que destacan el Preventivo, el Predictivo, el Normativo, y el Correctivo. Para que se puedan entender las diferencias entre unos y otros usaré el símil de un coche, ya que la mayoría tiene uno y está acostumbrado a su mantenimiento. El mantenimiento preventivo es el que se hace cada 30.000 km o un año de funcionamiento, donde se revisan filtros, líquidos, estado de las pastillas de freno, nivel de aceite, etc..., y se repara o sustituye aquello que esta defectuoso y se reponen los consumibles o fungibles como aceites y líquidos. El mantenimiento Predictivo es el que se como secuencia de revisar el estado de algunos indicadores, como cuando se cambian las cubiertas cuando el estado de desgaste de las ruedas es elevado, o cuando se renueva el aceite cuando el piloto del cuadro de mando del coche se ilumina. El mantenimiento Normativo es el que estamos obligados a hacer para poder pasar las ITVs (Inspección Técnica de Vehículos) periódicas, ya sea antes de las mismas o como consecuencia de la primera visita. Finalmente, mantenimiento correctivo es aquel que se hace cuando se estropea algo, como que tengamos un pinchazo o reventón de una rueda, o se estropee la junta de la culata, o se bloquean los frenos,… Otro mantenimiento es la limpieza interior y exterior, la desodorización, etc.

En el Ciclo Integral del Agua, el mantenimiento preventivo tiene por objetivos:

  1. Incrementar la fiabilidad de los equipos, aumentando la seguridad en las instalaciones y controlando la frecuencia de la rotura de los equipos.
  2. Minimizar la interrupción del proceso y reducir tiempos muertos.
  3. Incrementar la productividad de los empleados y mejor utilización de los medios disponibles programando los trabajos previstos por el departamento de mantenimiento.
  4. Establecer un control de costes que permita tomar decisiones como el cambio de un equipo debido a su excesivo gasto por averías, permitiendo un mejor aprovechamiento de la instalación ya que se minimiza la sustitución prematura de los equipos y las largas paradas por reposiciones.

El mantenimiento Preventivo puede realizarse en uso y sistemático o “hard time”. El mantenimiento en uso se realiza mientras siguen funcionando los equipos y son tareas como engrases, reaprietes de tornillos y empaquetaduras, limpiezas, … El mantenimiento sistemático se hacer de forma planificada desmontando algún componente para revisarlo en taller o sustituirlo y dejarlo como si tuviese 0 horas de funcionamiento.

Publicidad

El mantenimiento Predictivo es el que se realiza en función del resultado de ciertas pruebas de control y seguimiento de indicadores. Las pruebas suelen ser análisis de vibraciones de motores; análisis del contenido de partículas de acero y degradación de los aceites y lubricantes; termografías de los cuadros y conexiones eléctricas y rodamientos; auscultación de ruidos de las fugas en las tuberías, control de caudales mínimos nocturnos de los sectores, inspecciones visuales y por TV del alcantarillado, etc.

El mantenimiento Normativo es aquel que se hace para cumplir con la legislación vigente e incluso con la normativa técnica propia de calidad y medioambiente o con las exigencias de los Pliegos de condiciones técnicas de las licitaciones de las concesiones y prestaciones de servicio. Suelen ser obligaciones en instalaciones propias Contraincendios, obligaciones de las instalaciones eléctricas de alta y baja tensión, obligaciones en instalaciones de acumulación y trasiego de productos químicos para el tratamiento, obligaciones en la frecuencia de mantenimientos preventivos, etc.

Hay otros mantenimientos como puede ser la desratización, desinsectación en el alcantarillado, el mantenimiento para controlar las emisiones de CO2, o la generación de residuos, el mantenimiento de los equipos de medida o de los contadores de agua de los consumidores, etc.

Finalmente, el mantenimiento Correctivo es aquel que se realiza cuando se produce una rotura o avería. En agua es bastante claro ya que se detecta cuando los usuarios se quejan de falta de suministro de agua en calidad o cantidad suficiente o cuando se detectan por el telecontrol las fuertes variaciones de caudal y presión o hasta cuando se llegan a ver las fugas en la calle porque salen a la superficie incluso de manera brusca y repentina. En el alcantarillado y drenaje urbano últimamente están apareciendo muchas actuaciones por obturación de colectores y bombeos por acumulación de las toallitas higiénicas (conocidas como el monstruo de las toallitas), pero no es tan simple el mantenimiento correctivo, porque salvo esas obturación de acometidas y colectores o esos rebose de colectores, el resto de las averías se detectan cuando ya son catastróficas porque se ha derrumbado un colector provocando hundimientos de las calles e incluso de edificios, cosa que no debería de ocurrir nunca. Para evitar esas catástrofes por derrumbes es necesario que en el alcantarillado y drenaje se realice un mantenimiento predictivo mediante inspecciones periódicas (presenciales o con TV) de los colectores, acometidas, etc. El problema es que todas estas actuaciones preventivas, predictivas y normativas no se ven por los usuarios (votantes) y entonces no son muy valoradas por los políticos cortoplacistas que son los que deberían facilitar que se realicen incluyendo esos costes en las tarifas públicas.

Otro aspecto importante para mencionar es que el mantenimiento y conservación no es lo mismo que la renovación de infraestructuras, por mucho que se empeñen esos políticos demagógicos que sólo quieren bajar tarifas a costa de los gestores para conseguir votantes a corto plazo en vez de mejorar el servicio a largo plazo con inversiones. Siguiendo el símil de los coches, por mucho que cambiemos ruedas, frenos, líquidos, piezas y recambios, en algún momento se hace insostenible económica y medioambientalmente dicha labor de mantenimiento y se debe cambiar el coche por uno nuevo. Pues igual ocurre con las instalaciones e infraestructuras del Ciclo Integral del Agua, que no puede exigirse a los gestores la renovación como si fuese consecuencia del mantenimiento continuo y deben quedar claros los importes y longitudes de tuberías que son parte del mantenimiento que van como coste en la contabilidad y cuáles serán parte de las obras de renovación que irán como inversiones a amortizar en la vida útil. Es imposible mantener estable indefinidamente la vida útil de las infraestructuras a base de reparaciones y mantenimiento sin renovaciones a largo plazo.

Te puede interesar