Aqualia
Connecting Waterpeople

#SmartWater vs #WiseWater

275
(9)

Sobre el blog

ARTURO ALBALADEJO RUIZ
Doctor Ingeniero del Agua, el terreno y los materiales por la Universidad de Alicante, Ingeniero Superior Industrial por la Politécnica de Valencia y MBA por la Pontifica de Comillas, PMP con 25 años de experiencia en el Ciclo Integral del Agua

No soy partidario de escribir blogs, ya que a menudo son el testimonio de las opiniones del que escribe, y siempre se ha dicho que “las opiniones son como el culo, todos tenemos uno”. Más aún, desde hace 40 años procuro informarme de las noticias desde varios medios de distintos “colores”, ya que la prensa tiene la mala costumbre de no contrastar la información y de manipularla con líneas editoriales y columnistas de opinión con muy buena prosa.

Una vez aclarado que no me gusta publicar opiniones, y mucho menos en medios profesionales, porque lo escrito en ellos suele intentar ser políticamente correcto o mal-intencionadamente provocador, y explicando que los que me conocen saben muy bien que uno de mis mayores defectos es que suelo decir lo que pienso, e incluso a veces de forma inapropiada, me ha parecido interesante aceptar el reto de escribir sobre #SmartWater para @iAgua, porque probablemente sea el contraste al resto de blogs del presente concurso, con una visión algo diferente.

Muchos de los miembros de la #SmartPeople, pueden no estar familiarizados con los anglicismos y con el uso de hashtags e identificadores, por lo que considero imprescindible aclarar que #SmartWater suele asociarse a usar en la gestión del agua conceptos como: Telelectura de contadores, IoT (intenet de las cosas), Apps (aplicaciones), automatización y telecontrol de equipos e instalaciones, SIG (Sistemas de Información Geográfica), Modelización Matemática de redes y procesos, y por supuesto a BIGDATA (macro-conjunto de datos y procedimientos para encontrar patrones y usarlos) e IA (Inteligencia Artificial) aplicada a la previsión de sucesos y a la planificación de soluciones,.etc…. Pero, en realidad ¿No es todo eso nada más que tecnología?, necesarios e imprescindibles medios tecnológicos para el “Smart Management” (Gestión Inteligente) de las #SmartCity (Ciudad inteligente o tecnológicamente eficiente).

La traducción real de la palabra inglesa “Smart” es inteligente, pero la RAE sólo en su quinta acepción de inteligente habla de “sistemas que están controlados por computadora y son capaces de responder a cambios del entorno para establecer las condiciones óptimas de funcionamiento sin intervención humana”.

Sin embargo, si vamos a la principal definición de inteligencia, vemos que inteligencia es “la capacidad de entender o comprender, la capacidad de resolver problemas, el conocimiento, comprensión, acto de entender,…”, entonces me pregunto: ¿sólo es inteligente la tecnología?, ¿no son inteligentes conceptos como Ciclo Integral del agua, Progreso Sostenible, Economía Circular, Equilibrio Económico y Financiero del agua, inclusión en tarifas de todos los costes asociados, Huella de Agua Neutra, Gobernanza del agua, Reducir-Reciclar-Reutilizar, I+D+i, Passivhaus (casa sostenible), Reducción de Emisiones de CO2, Control del Cambio Climático, Ayudas a la pobreza energética,…?.

Si en el actual abuso continuo de anglicismos, parece que tenemos consenso sobre lo que entendemos por SmartWater, ¿cómo llamaríamos a esos otros conceptos mucho más importantes para el futuro de nuestros hijos y nietos?. Pues sólo se me ocurre una forma: #WiseWater (Agua Sabia).

Aunque nuestro objetivo debe ser potenciar la sabiduría del agua para perseguir la sostenibilidad del sistema hídrico a largo plazo con el fin de anular nuestra huella hidráulica en la naturaleza, debemos tener claro que hay que usar toda la inteligencia del agua, tanto presente como inminente, y no perder de vista que SmartWater no son más que medios para un fin: la sabiduría del agua.

Por ejemplo: incentivar la telelectura de los contadores de agua de los usuarios no es para ser más “Smart”, ni para tener más información, ni para demostrar que se puede, ni para que la gente hable de nosotros, ni para ganar puntos en la valoración técnica de un concurso, ni para reducir costes de personal, ni para que los políticos de los Ayuntamientos puedan incluirlo como una fase más de sus proyectos piloto de SmartCity, sino que es para mejorar la gestión de la demanda porque posibilita:

  • Adecuar las presiones y caudales suministrados a las redes de distribución a las necesidades en tiempo real, permitiéndonos ajustar las presiones de las redes, y por consiguiente reduciendo el volumen de fugas y el nº de roturas.
  • Detectar fugas y consumos anómalos en las instalaciones interiores de los usuarios, aunque supongan una reducción en los ingresos del servicio por venta de agua, porque esto va a suponer un ahorro de uso de los escasos recursos disponibles .
  • Mejorar la satisfacción de los clientes al no molestarles al hacer la lectura y facilitarles toda la información para su gestión, y de paso estarán más receptivos a pagar un precio adecuado por los consumos realmente realizados y por los servicios recibidos, y así disponer de los medios financieros para sufragar las modernización de redes e instalaciones.
  • Anticipación en la detección de fugas realizando balances hídricos con mayor frecuencia.
  • Agilizar la sustitución de contadores parados para que el control del consumos sea lo más ajustado a la realidad y facilitar la gestión.
  • Liberar recursos humanos para que realicen otras muchas funciones que aún no se pueden automatizar o nuevas funciones que van surgiendo.
  • Facturar con mayor periodicidad, e incluso con tarifas ajustadas a los consumos horarios para intentar nivelar la demanda a las necesidades de otros recursos como los de energía eléctrica.
  • Permitirnos conocer los hábitos de nuestros usuarios y así poder planificar la operación y mantenimiento de las redes y planificar las inversiones en obras e instalaciones.
  • Para ser transferidos y utilizado en el BIG DATA junto la información de otros elementos del Internet de las cosas, para que junto con los sistemas de Inteligencia Artificial sean utilizados por múltiples aplicaciones como las previsión de consumo de otros recursos, previsión del tráfico en la ciudad, etc.

Por tanto, debemos empujar toda esta oleada de nuevas tecnologías (#SmartWater) hacia un fin conjunto, y procurar huir de la transformación digital porque sí o porque está de moda, y darle un sentido y un enfoque Sabio (#WiseWater).

 

Considerando que el presente y futuro inminente es la #SmartWater, propongo a @iAgua que próximos Concursos de Blogs traten sobre el futuro a largo plazo, es decir sobre #WiseWater y que la #WaterPeople (gente del agua) aporte propuestas e ideas sobre cómo enfocar y dirigir las aplicaciones #SmartWater hacia fines #WiseWater.

Comentarios