Aqualia
Connecting Waterpeople

¿El agua es de todos en el ciclo hidrológico natural?

  • ¿ agua es todos ciclo hidrológico natural?

Sobre el blog

Axel Charles Dourojeanni Ricordi
Consultor Senior en Recursos Hídricos e Innovación en la Fundación Chile.
ABB

Escrito para aclarar que el agua es de todos en el ciclo hidrológico natural siempre y cuando aún quede agua no comprometida, pero deja de serlo desde el momento que el estado lo entrega para algún uso. Ello está bien y es necesario para tener orden, pero debe tener buena información, la decisión debe ser tomada respetándose prioridades, respetándose derechos ya otorgados. No emitir derechos de papel es decir sin disponer de agua, sujetos a reglas, etc.

El agua, en fuentes de agua natural, o sea, recurso hídrico, (incluye el "envase" donde se encuentra el agua y los ecosistemas acuáticos asociados), puede ser agua, sea en movimiento, sea superficial o subterránea, congelada o en vapor, eventual o permanente, limpia o contaminada. Esta agua, en teoría, es "de todos".

Los glaciares, ríos, acuíferos, humedales, esteros, etc, y las cuencas que captan agua que escurren a las fuentes naturales, incluidas aguas de neblina y el agua de mar, son los recursos hídricos que son patrimonio de una nación.

Pero el estado, en coordinación con los usuarios y autoridades elegidas locales, en cada cuenca, tiene el rol de regular el acceso a estas fuentes, controlar extremos de inundaciones y sequías, construcción de obras hidráulicas públicas, gestionar las intervenciones, otorgar derechos o concesiones, velar por su conservación, buscar ampliar las fuentes, regular las descargas, proteger la cuenca, fiscalizar las intervenciones y evitar alterar la calidad del agua públicas.

Para eso deben disponer de buenos equipos profesionales, buena información, redes de captación de datos en tiempo real, infraestructura hidráulica, estaciones de medición, modelos, planes de intervenciones etc, a nivel de cada cuenca. Además, deben llevar una contabilidad fina del agua a nivel de cada uso y usuarios y hacer públicos los procesos y proyectos aprobados y sus avances (observatorio de cuencas).

El agua asignada por el estado, bajo reglas de uso efectivo y beneficiosos y otros, y devoluciones al sistema natural, si las hubiera, deja de ser de todos temporal o permanentemente. Al extraer agua de una fuente natural se generan ciclos de agua creados por el ser humano (antrópicos) que dejan de ser de libre acceso, salvo que ese sea su finalidad expresa.

El usuario o usuarios del agua extraída de la fuente natural, sea una empresa de agua potable, minera, regante, generador de hidroenergía, recreación, acuacultura etc, debe tener seguridad de que no le quitaran el agua asignada para poder invertir. Sería absurdo que se la quiten, salvo que existan circunstancias especiales como sequías o de emergencia. Entonces podrían cambiarse prioridades temporalmente, con compensaciones de pérdidas y otros mecanismos acordados.

Por eso "el agua" NO es de "todos”, si no de aquellos que heredaron o recibieron concesiones o derechos según la ley. Si no fuese así sería un caos total. Los más fuertes se apropiarían del agua a su antojo (eso ocurre mucho a pesar de las leyes por simple carencias de control o corrupción o necesidades básicas).

Por eso, si el estado no tiene capacidad de gobernanza, regulación, fiscalización, coordinación etc, sobre las intervenciones sobre las fuentes de agua a nivel de cuenca, y más aún sobre entrega derechos de agua, no aplica todos los instrumentos de gestión disponible, no fiscaliza o no tiene atribuciones para hacerlo efectivamente, o no tiene información etc, y no coordina con los usuarios y las autoridades locales, es casi imposible evitar conflictos entre usuario y con el ambiente. Es lo que se vive hoy en diferentes regiones y cuencas en Chile, agravadas por una prolongada sequía.