El trabajo de la calidad

418

Sobre el blog

Beatriz Pradillo
Beatriz Pradillo es licenciada en Química y Máster en Gestión Integrada de la Calidad, MA y PRL.
  • trabajo calidad

"Cada año mueren más personas a consecuencia del agua contaminada que por todas las formas de violencia, incluida la guerra", esta es una frase publicada por la UNESCO, que nos da mucho sobre lo que reflexionar.

Por suerte, vivimos en una sociedad en la obtener agua potable es tan fácil como abrir un grifo de nuestra casa. Pero posiblemente no seamos conscientes del trabajo que conlleva hacer llegar el preciado líquido a nuestros hogares. Si he de ser sincera yo tampoco hasta que entré a trabajar en el Canal de Isabel II, empresa que gestiona el agua de Madrid, no me había parado a pensar cuál es el sinuoso camino del agua al grifo.

Pero este faraónico trabajo no consiste sólo en recoger el agua de los embalses y bombearla a nuestros hogares y... voilá ¡ya tenemos agua corriente! No, la realidad es que hay mucho trabajo detrás, que sería prácticamente imposible resumir en sólo post. Por ello me voy a centrar en la calidad del agua, tema en el que he tenido la suerte de trabajar.

Antes un pequeño resumen, para haceros una una idea, del ciclo que sigue el agua desde que cae del cielo hasta que vuelve a la naturaleza, y que consta de cinco fases:

  • Aducción: comprende esta fase la captación y embalse del agua, con su posterior tratamiento para adecuarla al consumo humano. Además del transporte hasta los depósitos.
  • Distribución: transporte de agua desde los depósitos hasta el domicilio particulares a través de la red de tuberías.
  • Alcantarillado: recogida de aguas residuales y pluviales hasta las depuradoras para su posterior tratamiento
  • Depuración: funciones que permiten devolver en condiciones óptimas el agua ya depurada a cauces o medios receptores
  • Reutilización: parte del agua tratada en las depuradoras es utilizada en el riego de parques, jardines, calles...entre otros usos.

La calidad de vida depende directamente de la calidad del agua. La calidad del agua es tan importante como la cantidad, una mala calidad del agua generada por la contaminación y por la falta de saneamiento adecuado impacta negativamente en el medio ambiente y en la salud de las personas.

¿Cómo se determina la calidad del agua?

La calidad del agua se determina comparando las características físicas y químicas de una muestra de agua con unas directrices de calidad del agua o estándares. Estas normas se basan normalmente en unos niveles de toxicidad científicamente aceptables tanto para los humanos como para los organismos acuáticos y se establecen para asegurar el suministro del agua limpia y saludable (potable) para el consumo humano.

Siguiendo el Real Decreto 140/2003, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano, los parámetros a controlar en el grifo son, al menos: olor, sabor, color, turbidez, conductividad, pH, amonio, cromo, cobre, níquel, hierro, plomo, cloro, bacterias coliformes y Escherichia coli (E. coli).

El agua destinada al consumo humano debe cumplir con una calidad sanitaria apta después de su proceso de tratamiento y presentar una estabilidad biológica en la red de distribución por lo que, desde la fase de captación hasta llegar al grifo del consumidor, recorre un camino lleno de controles, vigilancia y análisis. Un agua apta para el consumo, es aquella que no contiene ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un peligro para la salud humana; y cumple con los requisitos especificados para las parámetros microbiológicos, químicos e indicadores de calidad.

Ni que decir, que el control más exhaustivo se lleva a cabo durante el recorrido del agua en la red de distribución a los hogares.

Es importante destacar que la evaluación de la calidad del agua se realiza usando técnicas analíticas adecuadas para cada caso. Para que los resultados de estas determinaciones sean representativos, es necesario dar importancia a los procesos de muestreo, a las unidades y terminología empleadas.

Para una correcta interpretación de los datos obtenidos, los resultados de los análisis deben manejarse estadísticamente, teniendo en cuenta la correlación de iones, los factores que gobiernan el comportamiento de los componentes del agua, etc. El uso de gráficos ayuda a mostrar las relaciones físicas y químicas entre el agua, las fuentes probables de contaminación y, por tanto, a realizar adecuadamente la evaluación de los recursos hídricos.

Puntos importantes a tener en cuenta sobre la contaminación del agua

  • Los contaminantes constituyen la principal causa de la degradación de la calidad del agua en el mundo.
  • La contaminación del agua se genera por falta de gestión y tratamiento adecuados de los residuos humanos, industriales y/o agrícolas.
  • El crecimiento de la población, la urbanización y la producción industrial afectan a la calidad del agua.
  • Las inundaciones y sequías frecuentes o prolongadas producidas por el cambio climático ponen en peligro la calidad del agua y la salud de las personas y de los ecosistemas.
  • Es más económico proteger los recursos hídricos que limpiar la contaminación producida.

¿Influye el cambio climático en la calidad del agua?

El cambio climático (últimamente un tema muy discutido) y, en particular, el aumento de las temperaturas y los cambios en las características hidrológicas, como sequías e inundaciones, afecta la calidad y acentúa la contaminación del agua causada por sedimentos, nutrientes, carbono orgánico disuelto, patógenos y plaguicidas, así como por la contaminación térmica. Además, se prevé que el aumento del nivel del mar provoque una expansión de las zonas de salinización de las aguas subterráneas y de los estuarios y, por consiguiente, reduciendo la disponibilidad de agua dulce y los ecosistemas en las zonas costeras.

Todavía hay muchos aspectos que se desconocen acerca de los impactos del cambio climático sobre el agua, sobre todo en su calidad. Por lo que, hace falta mejorar los conocimientos y los modelos acerca del cambio climático en lo que respecta al ciclo hidrológico a escalas que faciliten la correcta toma de decisiones.

 El agua es una responsabilidad de todos

Una conclusión

El agua es una responsabilidad de todos. Proteger la calidad del agua, proporcionar y mantener los servicios de suministro de agua potable segura y saneamiento es una responsabilidad compartida de gobiernos, sector privado y organizaciones civiles para mejorar la calidad de vida de miles de millones de personas en el mundo. Tenemos que generar concientización a través de programas de educación, investigaciones y proyectos relacionados con la calidad del agua. Financiar iniciativas para proteger los ecosistemas y prevenir la contaminación del agua, son algunas de las estrategias y acciones que podemos llevar a cabo.

Para finalizar, espero haberte enseñado una pequeña evidencia de la importancia de controlar la calidad del agua y, cuando abras un grifo, recuerdes que hay muchas personas trabajando para que ese agua llegue a ti en óptimas condiciones para su consumo.

Comentarios

La redacción recomienda

13 de Marzo, 2017
Aguas residuales y Roma
15 de Diciembre, 2015
hexágono y copos nieve