EPO para el desarrollo: ¿Funciona? ¿Es legal?

89
0

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
89
  • “Peloton of course” by Sylvain Elies is licensed under CC BY 2.0

La eritropoyetina (EPO) es una hormona producida por el riñón que promueve y estimula la formación de glóbulos rojos en la médula ósea. Una mayor producción de glóbulos rojos incrementa a su vez la capacidad de transporte de oxígeno en la sangre. Nosotros, como personas, necesitan oxígeno. Nosotros, como los atletas (sí, todavía me considero un atleta, aunque me las arreglo para correr únicamente 20 millas por semana), necesitamos una gran cantidad de oxígeno. ¡Qué gran cosa la EPO: con un poco más de esta hormona en nuestro organismo, podemos sobrepasar nuestros límites físicos! ¡Con una mayor eficiencia! Y al parecer, muchos atletas piensan según esta lógica.

Los PBCs para los contratos de servicios específicos se han utilizado sobre todo para la reducción de los niveles de agua no contabilizada

Ahora bien, ¿se imagina tener un estimulante de desempeño para los proyectos de desarrollo? Claro está que necesitaríamos crear un acrónimo mágico, tarea no muy difícil para la comunidad internacional (experta en la materia). De hecho, hay un buen número de estos acrónimos mágicos ya disponibles, incluyendo (por las siglas en inglés): RBF (presupuesto por resultado); P4P (pago por desempeño); PBF (presupuesto por desempeño), que inyectan oxígeno a las operaciones en forma de innovadoras modalidades de contratación, como el PBC (contrataciones por desempeño) y OBC (contrataciones por resultados). Ver GPOBA para Más Siglas Jugosas – MSJ!

En pocas palabras, RBF es un mecanismo de financiamiento que, en un plazo determinado, vincula (al menos una parte) de los pagos y/o subvenciones al logro de las metas de desempeño, productos o resultados previamente determinados. Sí, se puede llamar a esto un cambio de paradigma (¡oh, cómo me encanta esta expresión!), ya que los contratos tradicionales utilizados en el sector de agua y saneamiento tienden a centrarse más en los insumos o las responsabilidades del contratista (por ejemplo, la construcción planta de tratamiento) en lugar de los productos o los resultados relacionados con el desempeño operativo y / o financiero (por ejemplo, volúmenes de agua tratada). Así como nos lo muestra la Asociación Internacional del Agua (IWA), las características principales que diferencian a los PBC de los contratos de servicios más tradicionales incluyen:

  • Mayor valor por dinero – el riesgo de desempeño recae en el contratista y su retribución íntegra está vinculada a mejoras verificables a niveles de rendimiento o de servicio.
  • Mayor flexibilidad para el contratista – un PBC no es una prescripción. El contratista decide qué medidas sigue para lograr sus objetivos, dejando espacio para posibles soluciones creativas e innovadoras.
  • Una asignación de riesgos más justa – El desempeño y el riesgo reputacional se distribuyen en función de las circunstancias locales, y se refleja en el mecanismo de pago.

Hasta la fecha, los PBCs para los contratos de servicios específicos se han utilizado sobre todo para la reducción de los niveles de agua no contabilizada. Y esto es exactamente lo que pasó en Bahamas, donde la Corporación de agua y alcantarillado de Bahamas (WSC por sus siglas en inglés) busca mejorar la eficiencia de su sistema de suministro de agua de manera más eficiente, mediante un ambicioso programa financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para hacer frente al problema del agua no contabilizada y optimizar la relación entre la empresa y sus clientes que se ha venido deteriorado durante los últimos años.

Durante tres décadas, la WSC ha tratado de proporcionar un servicio de calidad confiable a los 250 000 residentes de New Providence, pero el éxito ha sido limitado. En 2012, con cerca del 58% del agua que entró al sistema de distribución pérdida antes de llegar a los clientes, WSC determinó que sólo un enfoque integrado y global podría resolver estos problemas – a través de un PBC. El proyecto necesitaba un poco de EPO adicional. Es así como se firmó un PBC con un grupo internacional, donde una parte de la remuneración del contratista está relacionada al nivel de agua no contabilizada.

Los resultados preliminares del programa son buenos: está previsto que las ventas se incrementen y la cantidad de agua dentro del sistema de suministro está bajando. ¡Eureka! (Más blog post en camino).

La mala noticia para mis amigos atletas es que: la inyección de EPO en el cuerpo es peligroso (e ilegal). Qué pena. La peligrosidad se debe a una la mayor viscosidad de la sangre. Por encima de un cierto nivel de hematocrito, la sangre se puede espesar demasiado y obstruir los capilares, lo que puede causar accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos.

Desde una perspectiva similar (aunque indiscutiblemente subjetiva), el financiamiento por resultados no puede ser considerado una panacea para el sector agua. Es verdad que un PBC puede ayudar a un operador a alcanzar mayores niveles de servicio y aumentar la eficiencia operativa, siempre y cuando algunos de los factores clave en el contrato sean cuidadosamente ponderados y analizados, incluyendo:

  • Remuneración estructurada: suele combinar pagos fijos y variables, dado que la transferencia total del riesgo hacia el contratista (por ejemplo, a través de un 100% de remuneración variable) es irrealista. Pero, ¿cuánto debería ser el pago fijo? ¿Cómo se pueden incluir “factores desconocidos que pueden afectar el alcance de los objetivos” en el pago que se fijo? Junto con los objetivos cuantificables, el contrato debe especificar claramente los aportes esperados vinculados al pago fijo, ¡lo que no es tan sencillo como suena!
  • La distribución del riesgo, que debe tener en cuenta los elementos del contexto propios al país y el operador (calidad de la información disponible, gobernanza, y colaboración del personal del operador, entre otros). Pero, ¿cómo se estiman dichos elementos? ¡Son negociaciones duras!
  • Fecha para la línea base y establecimiento de los objetivos. Este es el núcleo del contrato: ¿por dónde empezamos hacia dónde queremos ir? Los datos proporcionados por el operador desde el inicio deben de ser fiables. Una entidad independiente también puede ser empleada a modo de verificar dicha información. Asimismo, los objetivos de desempeño deben establecerse, equilibrado (a) alcance con (b) ambiciones. Una vez más, no es tarea fácil.

Entonces, vemos que los resultados preliminares de Bahamas son alentadores. De hecho, puede convertirse en un caso de estudio de éxito interesante para el futuro.

Sin embargo, incluso con un contrato sólido, las ganancias en eficiencia logradas mediante un PBC sólo podrán ser mantenidas a través de una estructura institucional y de gobernanza adecuada que promueva la transparencia y la rendición de cuentas. Así que, muchas cosas a considerar con un presupuesto por desempeño. ¡Y pensamos que era pan comido esto de conseguir un poco de EPO adicional! ¿Algún ciclista que nos pueda ayudar? (¡A.Y.!)

Este artículo escrito por Marcello Basani ha sido publicado originalmente en la sección de blogs del BID. Ha sido replicado aquí con expresa autorización del autor.

Comentarios