Aqualia
Connecting Waterpeople
Fundación Botín
Likitech
Terranova
Grundfos
Filtralite
Gestagua
ICEX España Exportación e Inversiones
Aqualia
Smagua
Almar Water Solutions
Rädlinger primus line GmbH
Redexia network
ISMedioambiente
Cibernos
Isle Utilities
DuPont Water Solutions
SCRATS
Control Techniques
Asociación de Ciencias Ambientales
Minsait
NaanDanJain Ibérica
Xylem Water Solutions España
Blue Gold
UNOPS
Elliot Cloud
AECID
Grupo Mejoras
FENACORE
Miya Water
Cajamar Innova
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Molecor
ESAMUR
Ingeteam
Catalan Water Partnership
Laboratorios Tecnológicos de Levante
TecnoConverting
J. Huesa Water Technology
ADECAGUA
Innovyze, an Autodesk company
TEDAGUA
ABB
Fundación We Are Water
IAPsolutions
ACCIONA
HANNA instruments
Global Omnium
EMALSA
AGENDA 21500
s::can Iberia Sistemas de Medición
AZUD
IIAMA
VisualNAcert
STF
Prefabricados Delta
LACROIX
ITC Dosing Pumps
Aganova
CAF
Kurita - Fracta
Idrica
Aigües Segarra Garrigues
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
BELGICAST by TALIS
Barmatec
EPG Salinas
UPM Water
Schneider Electric
Kamstrup
Baseform
GS Inima Environment
Confederación Hidrográfica del Segura
Agencia Vasca del Agua
Saleplas
biv Innova
Red Control
Ulbios
Hach
FLOVAC
Fundación CONAMA
Saint Gobain PAM
CALAF GRUP
Consorcio de Aguas de Asturias
Fundación Biodiversidad
DAM-Aguas
NOVAGRIC
BACCARA
Insituform
Lama Sistemas de Filtrado
Elmasa Tecnología del Agua
Vector Motor Control
Sacyr Agua
Regaber
Hidroconta
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Bentley Systems

¡Soy un APR del BID!

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
ABB

Personalidades

En estas últimas semanas he tenido ocasión de asistir a distintos eventos organizados por entidades relacionadas con los Comités o Cooperativas de Agua Potable Rural, que en Chile son las encargadas de gestionar este servicio. Al presentarme como funcionario del BID varias personas me han respondido: yo también soy del BID!! ¿Y cómo es eso, le consulto? Es que nuestro sistema fue financiado por el BID y todavía está operando.

Mirando la historia, efectivamente el Banco financió, entre 1964 y 1992, 4 etapas de un programa de agua potable rural que benefició a unas 480.000 personas, en 831 localidades (la mitad de las existentes hoy) con préstamos que alcanzaron a unos USD 143 millones, en moneda actual.

El Banco financió, entre 1964 y 1992, 4 etapas de un programa de agua potable rural que benefició a unas 480.000 personas

De principal interés es mencionar el primer proyecto de agua potable rural en Chile, y en la región, aprobado en 1964 por $2.5 millones (USD 40 actuales), que sentó las bases de lo que es hasta hoy el modelo de funcionamiento del sector, promoviendo la constitución de la misma comunidad organizada como eje central de la gestión de los sistemas de agua, bajo un esquema participativo y social.

Un aspecto notable del modelo aplicado en Chile es que prácticamente todos los sistemas construidos con dicho programa siguen funcionando a la fecha, lo que demuestra su validez y sostenibilidad. Esto es el resultado de: (i) disponer de una seria y continua institucionalidad a cargo del sector, que persistió con las inversiones, y participó en el apoyo post-construcción a los sistemas; (ii) del fortalecimiento permanente de las entidades comunitarias;  (iii) de una clara y efectiva política de subsidios a la inversión y a la operación y mantenimiento; y, (iv) la incorporación de conexiones intradomiciliarias y de medidores, a pedido de las mismas comunidades!

Ahora, el país está buscando formas y modelos de actuación en materia de saneamiento rural para complementar lo que ya se ha hecho con agua potable, y ojala alcanzar metas de cobertura universal en estos servicios. Se cumpliría con ello con los compromisos asumidos ante Naciones Unidas en referencia al Derecho Humano al Agua Potable y Saneamiento, condición indispensable para mejorar la calidad de vida, dignidad, la salud, posibilidades de empleo y mejor educación para la población.

Este desafío también está siendo enfrentado por otros países de la región, y es así como el Banco está en este momento financiando 16 proyectos con un aporte de $1,000 millones para avanzar en mejorar las condiciones del servicio en áreas rurales.

La experiencia indica que este desafío es difícil de cumplir. Por ello parece muy conveniente crear espacios para discutir y conocer experiencias nacionales e internacionales, debatir sobre posibles soluciones y consensuar políticas de actuación.

Este artículo escrito por Jorge Ducci ha sido publicado originalmente en la sección de blogs del BID. Ha sido replicado aquí con expresa autorización del autor.