Volver a la fuente

126
0

Sobre el blog

BID Agua
División de agua y saneamiento del Banco Interemericano de Desarrollo (BID).
126

La civilización humana, desde sus inicios, buscó proximidad al agua. Una fuente segura de agua limpia ha sido tradicionalmente un factor clave en la determinación de la ubicación, el crecimiento, y el florecimiento general de las poblaciones. No sólo por la necesidad obvia de usarla para beber, riego, industria, transporte, o esparcimiento; sino también por esa conexión natural que tenemos con el elemento. Necesitamos del agua para vivir y progresar, y para ser felices.

A medida que avanzamos en la urbanización y el “desarrollo”, hemos abusado del recurso y de la fuente

Todos recordaremos historias de nuestros abuelos, padres, o de nosotros mismos, que cuando éramos pequeños disfrutábamos de algún curso de agua. El lago, arroyo, o río, que además de brindar una fuente limpia de agua nos permitía pescar, ir a caminar, jugar con las piedras, refrescarnos, o sencillamente escuchar el sonido relajante del agua que corre. O como en mi caso, siendo oriundo de tierras cálidas y semidesérticas, el famoso “chapuzón” en la acequia o canal para poder sobrevivir el calor agobiante de la siesta.

Lamentablemente esa realidad casi ya no existe en nuestras ciudades. A medida que avanzamos en la urbanización y el “desarrollo”, hemos abusado del recurso y de la fuente. Hoy la mayoría de las ciudades de América Latina y el Caribe son atravesadas por “ríos muertos”; destino final de las aguas servidas, residuos sólidos, desechos industriales, fertilizantes, metales pesados, remedios descartados, autos viejos, barcos hundidos, baterías, y cualquier desecho inimaginable de nuestra desarrollada humanidad. En algunos casos, hasta hemos tratado de “domar” las aguas; canalizándolas, entubándolas, quitándoles el área natural de expansión, rodeándolas de construcción.

Lo que es peor aún, una parte importante de la población, marginada y sin oportunidades alternativas, se ve obligada a vivir en las márgenes, o sobre estas aguas. Expuesta a enfermedades, condiciones deplorables, con riesgos de inundaciones o deslaves. ¿Podríamos haber llegado al punto de haberle dado la espalda a nuestra fuente de vida y felicidad?

¿Podríamos haber llegado al punto de haberle dado la espalda a nuestra fuente de vida y felicidad? “Volver a la fuente” es una propuesta de cambiar esta realidad

“Volver a la fuente” es una propuesta de cambiar esta realidad. Si pensamos en un desarrollo inclusivo, respetuoso del medio ambiente, que eleva la calidad de vida; no podemos contentarnos con tener agua limpia para beber. Tenemos que recuperar es “vieja realidad” que hoy es símbolo de desarrollo en ciudades modernas de Europa, Asia y América del Norte.

“Volver a la fuente” es la narrativa de algunos de nuestros esfuerzos e ideas para convertir a las ciudades latinoamericanas y caribeñas en ciudades de aguas limpias. Espacios de convivencia donde toda la población tiene acceso a servicios de agua potable y saneamiento de calidad, donde las aguas residuales domésticas, industriales y aguas lluvias son manejadas apropiadamente y donde los residuos sólidos se recolectan y disponen respetando el medio ambiente. Hoy quizás no existe ninguna ciudad en nuestra región que cumpla con todas estas condiciones. Pero hay muchas que ya han empezado a trazar el camino y están cerca de lograrlo.

Esperamos que juntos podamos contribuir a que todos volvamos a la fuente de nuestras ciudades y comunidades.

Artículo escrito por Federico Basanes, Director de la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, publicado originalmente en la página web del BID y replicado aquí con su expresa autorización.

Comentarios