Saneamiento para todos; oportunidades para la infancia

177
1
(0)
  • Saneamiento todos; oportunidades infancia

Sobre el blog

Blanca Carazo
Responsable de Programas Internacionales de UNICEF España

Blog asociado a:

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
177

Para los 2.370 millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso a lo más básico en términos de saneamiento, incluyendo 946 millones de personas que defecan al aire libre, el tema del Día Mundial del Agua de este año, las aguas residuales, es un concepto aún lejano. UNICEF, dentro de su mandato de asegurar los derechos de todos los niños, y en especial de los más vulnerables, centra sus actuaciones precisamente en esos grupos, en los que niños y niñas no alcanzan ni siquiera un nivel mínimo de servicio.

El impacto de un buen programa de saneamiento e higiene en la vida de los niños es realmente transformador, y afecta a todas las dimensiones de su vida. Una letrina y una pastilla de jabón pueden ser, para muchos niños y niñas, la puerta a una vida mejor y llena de oportunidades:

  • Niños más sanos: El uso adecuado de letrinas y hábitos sencillos como el lavado de manos salvan cada año millones de vidas al prevenir enfermedades como la diarrea (2ª causa de mortalidad de niños menores de cinco años, 1ª en África Subsahariana), el cólera o los parásitos intestinales. Para de las niñas, espacios con intimidad para asearse o lavar y secar las compresas o ropas que usan durante la menstruación previenen muchas infecciones.
  • Prevención de la desnutrición: Sistemas de agua y saneamiento adecuados, junto a la atención médica y una correcta alimentación, son los elementos clave para reducir la desnutrición infantil. Los episodios recurrentes de diarrea o las infecciones por parásitos intestinales producen desnutrición crónica en los niños, limitando de forma permanente su desarrollo físico e intelectual. Madagascar, por ejemplo, es el cuarto país del mundo con mayor desnutrición crónica. El 60% de los niños que la padecen practica la defecación al aire libre.
  • Más educación para las niñas: La falta de letrinas adecuadas y separadas por género en la escuela hace que muchas niñas dejen de asistir a clase durante su menstruación de 3 a 5 días al mes. En Nepal, el 41% de las chicas faltan a clase esos días. Muchas de ellas terminan abandonando los estudios. Construir baños en las escuelas y romper con chicos, chicas y profesores tabúes sobre la menstruación está ayudando a muchas adolescentes a continuar sus estudios.
  • Niñas protegidas de accidentes, ataques o violaciones: Ante la ausencia de baños en el hogar, niñas y mujeres deben alejarse de las zonas habitadas para encontrar cierta privacidad, y en muchos casos esperan a que se haga de noche, exponiéndose a peligros que van desde las caídas o ataques de animales hasta las violaciones. En India, donde la mitad de la población practica la defecación al aire libre, se ha identificado el uso de letrinas en los hogares como una de las acciones más efectivas para reducir la terrible incidencia de violaciones.
  • Familias con más ingresos: El impacto de programas de agua y saneamiento se traduce también en tiempo liberado, en especial para las madres. Tiempo que ya no han de emplear en buscar agua en lugares lejanos, en alejarse para hacer sus necesidades o en cuidar a sus hijos enfermos, y que pueden utilizar para generar ingresos. En la comunidad de Gbandú, al norte de Ghana, tras un programa de este tipo desarrollado por UNICEF, las mujeres empezaron a fabricar y vender manteca de karité, mejorando sustancialmente las economías familiares.

Este impacto multidimensional explica por qué invertir en saneamiento, higiene y agua es tan importante. Hablamos de hacer efectivos los derechos al saneamiento y al agua, y también de salvar vidas y ofrecer oportunidades de futuro. Hablamos, además, de poner el foco en los niños de los hogares más pobres, los que viven en zonas aisladas o pertenecen a minorías étnicas, y en las niñas y mujeres, quienes sufren de forma más acuciante los efectos de la falta de letrinas o fuentes de agua. Todos ellos merecen los esfuerzos necesarios para lograr el acceso universal al saneamiento y el agua, y un mundo donde retretes y grifos sean, en todas partes y para todos los niños, algo cotidiano, seguro y saludable.

Comentarios