Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Likitech
Agencia Vasca del Agua
Filtralite
DATAKORUM
Barmatec
Innovyze, an Autodesk company
Kamstrup
HRS Heat Exchangers
ICEX España Exportación e Inversiones
ESAMUR
EPG Salinas
Confederación Hidrográfica del Segura
Amiblu
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Minsait
IAPsolutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
TRANSWATER
SCRATS
Fundación Botín
AECID
LACROIX
ADECAGUA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
s::can Iberia Sistemas de Medición
J. Huesa Water Technology
Xylem Water Solutions España
Grupo Mejoras
Ingeteam
ADASA
Global Omnium
Catalan Water Partnership
TEDAGUA
ACCIONA
FLOVAC
ISMedioambiente
KISTERS
Cajamar Innova
Baseform
AMPHOS 21
Schneider Electric
Fundación Biodiversidad
IRTA
Asociación de Ciencias Ambientales
AGS Water Solutions
RENOLIT ALKORPLAN
Idrica
Laboratorios Tecnológicos de Levante
FENACORE
Sivortex Sistemes Integrals
GS Inima Environment
Almar Water Solutions
ONGAWA
Fundación CONAMA
Saint Gobain PAM
Hidroconta
Hach
Aqualia
Molecor
Vector Energy
Sacyr Agua
TecnoConverting
CAF
Lama Sistemas de Filtrado
Rädlinger primus line GmbH
Red Control

Se encuentra usted aquí

¿La desigualdad tiene su origen en la gestión del agua? El abastecimiento en la Edad del Bronce

Sobre el blog

Carlos del Álamo
Arquitecto Técnico. Trabajando 31 años en ingeniería del agua y edificación. Los últimos 6 años en Cooperación Internacional para las empresas públicas españolas Tragsatec y España Expansión Exterior. 11 años en Acciona Ingeniería. 14 años en Wasser.
  • ¿ desigualdad tiene origen gestión agua? abastecimiento Edad Bronce

1. Introducción

En la ciudad de Caspe, en 1983, un equipo de arqueólogos aragoneses, licenciados y estudiantes, en colaboración con el Gobierno aragonés, descubrió dos poblados de la Edad final del Bronce, S IX-VIII, hallazgo que permite estudiar la etapa de transición entre la edad del Bronce y la del Hierro en el valle del Ebro. Estos yacimientos son conocidos con el nombre de “Palermo”.

En el presente artículo se propone una aproximación al conocimiento del consumo de agua de una vivienda de estos poblados, de la captación del agua de lluvia para consumo humano, y de la forma en la que podría realizarse el necesario complemento de agua hasta garantizar el abastecimiento necesario. Se acepta que la vivienda dispone de un aljibe de almacenamiento de agua teniendo el presente artículo, como objetivo, determinar la gestión del mismo. Se propone, como conclusión, que la gestión de un aljibe individual para una familia está muy lejos de ser eficaz para el fin propuesto ya que solo aportaría el 7% del agua necesaria de consumo humano, por lo que la gestión del agua de lluvia captada en zonas comunes o “privadas” se haría en aljibes comunales con lo que el rendimiento de la instalación podría llegar a abastecer el 17% de las necesidades

Los datos de partida aportados por la documentación arqueológica consultada, son:

  • Vivienda de 40 m2 con dos estancias, pavimento de tierra apisonada, zócalo de piedra, alzado de adobe, rematado con techumbre vegetal. En la cocina ha aparecido una estructura completa con los hogares, bancos con losas planas de piedra y braseros de arcilla con asas inferiores.

A los efectos de simplificar un resumen del estudio, se proponen los siguientes datos de partida:

  • La vivienda podría estar habitada por entre 1 y 8 personas.
  • Se dispone de un aljibe de almacenamiento de agua de lluvia de 400 litros; de este dato no hay ningún soporte físico in situ que lo justifique.
  • El consumo previsto es de 25 litros al día por persona; de este dato se hará una propuesta justificativa más adelante.

El resumen de la solución propuesta en el escenario anterior permite un autoabastecimiento por medio de agua de lluvia al 4% de las necesidades de 8 personas, el 7% para una familia de 6, hasta el 33% para una sola persona. 

Esto obliga a un transporte de agua que se prevé en este estudio de 3,5 horas diarias, lo que posiblemente fuera realizado por una mujer de la casa quizás llevando a la vez a los hijos. Este capítulo de la historia de la humanidad llega hasta nuestros días con acarreos de hasta 6 horas por ejemplo en el Chad, donde las mujeres y las niñas mantienen esta injusta tradición

2. Justificación de la dotación propuesta

Ante la falta de datos concretos sobre los hábitos domésticos de la familia residente en esa vivienda, y por ende, de su consumo de agua, se propone una dotación de 25 litros/habitante/día. Este valor se justifica a partir de tres fuentes documentales.

1. Organización Mundial de la Salud

La OMS en su documento Cantidad mínima de agua para uso doméstico (2009), indica lo siguiente:

  • La cuota mínima de agua calificada de “supervivencia”, y sostenible solo por unos días, es de 3-4 litros diarios por persona para beber, y de 2-3 litros diarios por persona para la comida y la limpieza.
  • De forma complementaria a medio plazo, y sostenible por unos pocos meses, las necesidades por persona son los mismos anteriores, más 6-7 litros para la higiene personal, y 4-6 litros para el lavado de ropa.
  • En resumen, la OMS propone disponer de 15-20 litros por persona y día.

2. Proyecto Esfera. Carta Humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria

El Proyecto Esfera fue iniciado en 1997 por un grupo de organizaciones no gubernamentales y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a fin de elaborar un conjunto de normas mínimas universales en ámbitos esenciales de las respuestas humanitarias, confeccionando el Manual de Esfera. El Proyecto Esfera indica que las cantidades de agua necesarias para el consumo doméstico varían según el clima, las instalaciones de saneamiento disponibles, los hábitos de las personas, los alimentos que cocinan, la ropa que se ponen, etc. En general, mientras más cerca se esté de la fuente de agua, mayor es el consumo de agua. El consumo propuesto para las necesidades básicas de supervivencia, es:

  • Agua para beber y utilizar con los alimentos: 2,5-3 litros al día por persona
  • Prácticas de higiene básicas: 2-6 litros al día por persona
  • Necesidades básicas para cocinar: 3-6 litros al día por persona
  • En resumen, el total es de 7,5-15 litros al día por persona

3. Proyecto de abastecimiento y saneamiento básico de la cooperación internacional en Bolivia

El autor del artículo ha participado en el desarrollo y construcción de un proyecto de abastecimiento y saneamiento básicos de la Cooperación Internacional en Bolivia. En resumen, con este proyecto se proveyó de sistemas básicos de abastecimiento de agua y de saneamiento a comunidades rurales pobres. Estas comunidades no disponían hasta ese momento de ningún sistema de captación, almacenamiento y distribución canalizada de agua, por lo que se abastecian del agua que cada uno pudiera captar por sus propios medios en las fuentes, pozos o arroyos próximos. Los estudios previos determinaron que el consumo de 19 de las comunidades del programa sería de 38 litros/habitante/día; téngase en consideración que el método de cálculo es por medio de encuestas a la población. Una vez concluido el proyecto, construidas las redes de abastecimiento y realizadas muchas otras actuaciones que acompañan a estas obras, se controló el consumo real de las familias por medio de la lectura de sus contadores de agua. El resultado obtenido en 34 de estas comunidades, una vez eliminadas las dos que consumen más y menos, es que el consumo medio es de 26 litros por habitante y día. Estas comunidades están situadas en el altiplano del Departamento de La Paz, Bolivia, donde, salvando todas las distancias, puede aceptarse una similitud con la meseta peninsular española.

4. Resumen de los datos disponibles

El resumen de los datos disponibles para determinar un posible consumo de la población de tipo medio en la comunidad de Caspe, es el siguiente con su correspondiente horquilla de valores:

En la siguiente imagen, la Tallada de Caspe.

3. Cubierta captadora del agua de lluvia

Se parte del hecho de que la superficie captadora del agua de lluvia es la cubierta del propio edificio que, según se indica, es de materia vegetal. Esta superficie de 40 m2 y, por su naturaleza, dispone de una determinada capacidad de retención de lluvia, a lo que se denomina coeficiente de escorrentía. La información disponible aporta datos orientativos pero no concluyentes, pudiendo deducirse que el coeficiente de escorrentía se encuentra en la banda del 30-50%. Por una parte, no parece adecuado suponer que en un lugar habitado se usaría una techumbre vegetal sin un material de compactación, ya que esto limitaría la calidad de la vida familiar en su interior. Por otra parte el sistema de captación y transporte del agua a un aljibe o a otros recipientes no tendría la eficacia de los actuales. En resumen se adopta, hasta mejor conocimiento, un coeficiente de escorrentía o de rendimiento de la cubierta captadora del 30%.

4. Datos meteorológicos de Caspe

La Agencia Española de Meteorología, AEMET, dispone de datos de dos observatorios meteorológicos próximos a la zona del caso de estudio en Caspe, Zaragoza, y denominados Caspe-Forcabelles y Caspe-Ayuntamiento. Sobre la base de los datos aportados de los dos observatorios, se calcula la precipitación media mensual y anual, que es de 303,7 mm/año, valor que se toma de cálculo para estos trabajo. La Tallada de Caspe, a continuación:

5. Gestión del agua de lluvia con un aljibe de 1000 litros

Para poder determinar los márgenes en el aprovechamiento del agua de lluvia para consumo humano, hay que partir de algunos supuestos, como son el nº de habitantes en la vivienda, y el tamaño del sistema de almacenamiento de agua de lluvia, que podría ser un aljibe.

En la siguiente tabla y gráfica se estudia el rendimiento medio anual de la instalación para un almacenamiento de 1.000 litros de capacidad, en una primera aproximación, y para una población de entre 1 y 8 personas que consumen 25 litros al día.

Se destaca la última columna, en la que se indica el valor total acumulado de déficit diario de agua para toda la familia cada día. La gráfica que representa la tabla anterior, es la siguiente:

El mismo estudio para un almacenamiento de 2.000 litros, ofrece exactamente los mismos resultados. Esto indica que el factor limitante no se encuentra en el volumen del aljibe, sino en el tamaño de la superficie de captación. Para aumentar el rendimiento de la instalación sería necesario acompañar el incremento del aljibe con otro incremento proporcional de la superficie de la cubierta. Si el aljibe hubiera sido de 400 litros el rendimiento hidráulico habría sido igualmente el mismo, es decir, aportando entre el 40% para una persona, y el 5% para 8. Este rango de llenado parece más adecuado así como el propio volumen del aljibe, a las necesidades de la vivienda, ya que, al no llenarse totalmente, permite un mejor aprovechamiento del agua en el caso de tormentas intensas y puntuales, así como en los años de pluviosidad más acentuada.

Se concluye que parece razonable deducir que el aljibe de esta vivienda no superaría los 400 litros, en el caso de construirse para gestionar el agua de lluvia para consumo humano y de una única familia y vivienda.

6. El caso de una familia de 6 personas con un aljibe de 400 litros

Elegido un escenario concreto de 6 personas que consumen un total de 55.000 litros de agua al año, y dispusieran de un aljibe de 400 litros, el comportamiento del sistema de aprovechamiento de agua de lluvia, para cada mes del año, aparece a continuación. En este caso, como en los demás de este estudio, se ha adecuado el consumo previsto de 25 litros/habitante/día a las circunstancias meteorológicas, de tal forma que en los 4 meses de invierno, de diciembre a marzo el consumo se reduce un 20%, y en los 4 meses de verano, de junio a septiembre el consumo se aumenta un 20%. Con este ajuste, el comportamiento del sistema de captación de agua de lluvia y su aljibe se comportan como sigue:

El resumen anual respecto a la cobertura del agua de lluvia para los usos considerados, es el siguiente:

En resumen, el rendimiento del sistema de aprovechamiento de agua de lluvia podría alcanzar un 7%, aportando unos 4 m3 anuales de los 55 m3 necesarios para una familia de 6 personas.

7. Déficit de agua para el consumo familiar y acarreo de agua 

A partir de los cálculos realizados se obtiene un valor de déficit de agua, solo para consumo humano, que debería ser completada, como por ejemplo por medio del acarreo desde un río, pozo o fuente próximas.

El déficit de agua es el siguiente para una familia de 6 personas:

Estos 140 litros diarios, o 51.000 litros anuales, deberían ser transportados posiblemente a mano o con la ayuda de algún animal de carga. En el caso de que fuera transporte humano, donde las variables son la cantidad de agua transportada por una personas en un viaje (~20 litros), la distancia a la fuente (por ejemplo 1 km i/v), la velocidad de transporte (~2 km/h), y el nº de personas dedicadas a estas labores (1 en el ejemplo). Con estos datos el proceso diario de transporte de agua necesitaría del siguiente recurso humano:

En resumen, una persona de esta familia de 6 invierte 3,5 h cada día para transportar a la casa el agua que se necesita. ¿Estaría aquí uno de los orígenes de las arraigadas diferencias entre mujeres y hombres? ¿Harían este trabajo las mujeres llevando a sus hijos para garantizar su cuidado?

Para el acarreo con un animal, como un asno, y elevando el transporte a 80 litros por viaje y la velocidad a 2,5 km/h, los datos que se obtienen reducen el tiempo necesario a menos de 1 h al día.

Obsérvese que la duración de la luz solar es de 9 horas en el solsticio de invierno, 12 h en los equinoccios, y de 15 h en el solsticio de verano. Por lo tanto esa persona, posiblemente una mujer, que transporta el agua necesita entre el 23% y el 39% de la jornada útil para este trabajo

Al respecto del acarreo de agua, desde la cooperación internacional la Organización Mundial de la Salud evalúa la relación entre el esfuerzo que hacen las personas en ir a buscar agua y el consumo de la misma, lo que resulta inversamente proporcional; es decir, un mayor esfuerzo repercute en un menor consumo per cápita según la siguiente gráfica:

Según este estudio de la Organización Mundial de la Salud, el consumo doméstico de agua en esta familia de Caspe, una vez considerada la influencia de la distancia de 1 km (iv), sería de aproximadamente 15 litros por habitante y día, y no los 25 previstos en este estudio. Este limitante en el consumo no se ha tenido en consideración en el presente estudio.

8. Comportamiento en años meteorológicamente distintos

La gestión del sistema en años secos, con lluvias un 25% por debajo de lo normal, permite aportar el 5% del total del agua necesaria. La gestión del sistema en años muy húmedos, con lluvias un 25% por encima de lo normal, permite aportar el 8,3% del total necesario. En el año de lluvia tipo, la aportación de la lluvia es del 6,7%. Se puede añadir que el año 2017 en España ha registrado lluvias un 27% menos de lo normal.

9. Aljibe comunal o aljibe familiar. El agua como necesario elemento de cohesión social

Se podría deducir que la construcción, la limpieza, el mantenimiento, y las labores de llenado de un aljibe particular, requieren de un gran esfuerzo para una única familia. Además la disponibilidad de agua, sobre todo por lo limitado de la superficie de captación, no supera la cantidad necesaria de supervivencia, unos 2 litros/habitante/día, o el 6,7% de lo requerido (25 litros/día por persona). Si en este contexto se añade que una familia de 6 personas necesita 3,5 horas diarias para aportar el suplemento de agua necesario, podría deducirse que la construcción y gestión de un aljibe sería más una preocupación comunal, ya sea para toda la comunidad en su conjunto, o para la parte de la comunidad que vive a su alrededor.

Por otra parte el aljibe que se propone para una familia, y que tiene un volumen de 400 litros (100x100x40 cm, por ejemplo), presenta un llenado medio anual del 14%, y máximo del 45%. Se propone esta solución ya que el volumen sobrante garantizaría poder recibir las aguas de una tormenta puntual de importancia, o las de un año especialmente húmedo. Este módulo de 400 litros por familia se repetirá en los siguientes escenarios para 5 y 10 familias de 6 personas con los mismos resultados, donde la superficie de captación mantiene la misma proporción de 40 m2 por vivienda. Así el comportamiento del sistema, sería:

Como se observa, si se mantienen las proporciones de partida el comportamiento del aljibe sería el mismo, pero esas 5 o 10 familias cuidarían entre todas de una única instalación y realizarían un acarreo comunal, con una importante mejora en su rendimiento y liberando así recursos para otros fines, sobre todo a las mujeres y niñas.

De forma añadida, una vez que se parte de que el aljibe fuera comunal, por ejemplo para 10 familias, también podría aumentarse la superficie de captación que, en principio era de 40 m2 por vivienda/familia. Este conjunto de familias podría aportar las cubiertas de otros edificios anexos, o la superficie de terrazas o de pequeñas cuencas captadoras próximas. Supongamos que la superficie de partida de 400 m2 se aumenta paulatinamente con 200 m2 más; para el mismo aljibe el rendimiento mejora de la siguiente manera:

Se puede apreciar que con una gestión comunal los rendimientos hidráulicos de este sistema de almacenamiento aumentan gradualmente, en este caso del 7% al 17%, lo que todavía siguen siendo bajo

10. Resumen

Sobre la base del caso de estudio, determinado por una vivienda de 40 m2 en la que viven 6 personas que consumen cada una 25 litros de agua al día, y disponiendo de un aljibe de 400 litros, se deduce lo siguiente:

  • La lluvia de 304 mm/año aporta 12,2 m3/año de agua a la cubierta de la vivienda de 40 m2, de los que se puede recoger y aprovechar el 30%, o 4 m3/año.
  • Este aporte permite disponer de unos 2 litros de agua al día por persona, lo que podría ser suficiente para la estricta supervivencia, salvo en los meses de verano.
  • Esta familia necesita 51 m3 más de agua al año, para lo que se debe disponer de un recurso humano de 3,5 h diarias para el acarreo, o de 1 h si se dispone de transporte animal; se considera que la fuente de agua está a 1 km (iv).
  • Solo este dato merece una reflexión profunda por parte de los arqueólogos, antropólogos y otros especialistas, para intentar determinar cómo se realizaba esta actividad y la participación de la mujer en la misma. Se sugiere para su estudio que la discriminación de la mujer podría tener su origen en la prehistoria.
  • El esfuerzo de acarreo podría reducir la disponibilidad de agua a unos 15 litros por persona y día, lo que no se ha considerado en el presente estudio.
  • No se ha incluido consumo de agua animal ni para ningún otro uso.
  • Se puede deducir que el sistema hidráulico formado por una superficie captadora y un aljibe no debería ser privativo de una vivienda, ya que el esfuerzo dedicado para su construcción, limpieza, transporte de agua extra, etc., resulta demasiado elevado para una sola familia.
  • Se sugiere que un aljibe de mayor capacidad sería utilizado por un grupo de viviendas situadas a su alrededor y con algún desnivel para conducir el agua por gravedad; debería haber canalizaciones en la superficie de la calle para el transporte de agua.
  • En este escenario la construcción y la limpieza del aljibe sería comunal, y la captación la de la suma de las cubiertas relacionadas. La gestión comunal presenta problemas añadidos para el reparto de un bien que podría ser escaso en muchas épocas, y con tamaños de familias distintos. Esto obliga a reflexionar sobre la estructura familiar y social, posiblemente muy distinta a la actual.
  • Bajo este nuevo contexto, la agrupación de 5 o 10 viviendas, aumenta el rendimiento en la gestión del agua.
  • Para una vivienda de 40 m2 con una sola persona, hay un punto de equilibrio con un tanque de 260 litros con el que se abastece el 40% de las necesidades planteadas de 25 litros al día. Si las lluvias hubieran sido no las de Caspe con 304 mm/año, sino las lluvias medias de España con 650 mm/año, el punto de equilibrio sería con un tanque de 900 litros garantizando el 85,5% de las necesidades de esa persona.
  • Para abastecer en Caspe a una familia de 6 personas el 100% de lo requerido, la superficie de captación sería de 600 m2 y el aljibe para su gestión de 10.000 litros.

11. Referencias

  • La arqueología en la comarca del Bajo Aragón-Caspe: de la Prehistoria a la Antigüedad tardía. José Ignacio Royo Guillén, Fabiola Gómez Lecumberri.
  • Historias del Bajo Aragón; historiasdelbajoaragon.wordpress.com.
  • Iberos en el Bajo Aragón; iberosenaragon.net.
  • Guía de diseño para captación de agua de lluvia. Centro Panameño de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente. Organización Panamericana de la Salud. Organización Mundial de la Salud.
  • Guía técnica de aprovechamiento de agua de lluvia en edificios. Asociación Española de Empresas de Tratamiento y Control de Aguas.
  • Guía Técnica de aprovechamiento de aguas pluviales en edificios. Aqua España.
  • Sistemas de captación de agua de lluvia. SEMARNAT. México.
  • Rainwater Harvesting and Utilisation. Un-Habitat.
  • Organización Mundial de la Salud. Cantidad mínima de agua para uso doméstico.
  • Proyecto Esfera. Carta humanitaria y normas mínimas para la respuesta humanitaria.

La redacción recomienda

21/02/2022 · Sequía

Índice Normalizado de Precipitación SPI. De enero de 2021 a febrero de 2022. Datos CSIC

08/06/2021 · Meteorología

La lluvia en España. Lluvia escalonada en mm/año.