Las Casas del Agua

665
3
  • Casas Agua

Sobre el blog

Carlos Correa Colinas
Estudiante en el Grado Ingeniería del Medio Natural.

En el año 2000 la ONU fijó los 8 Objetivos del Milenio que se debían cumplir en 2015 para el desarrollo humano mundial. El Séptimo Objetivo recogía los logros a conseguir en cuanto a saneamiento y accesibilidad al agua. Finalizado el plazo hace unos meses, los resultados reflejan la consecución del objetivo en lo que a la accesibilidad al agua se refiere; en cambio, el saneamiento ha quedado bastante alejado de las expectativas. Actualmente, todavía en muchos países no está garantizado el acceso a los servicios básicos de saneamiento, incrementándose la proporción en las zonas rurales. Uno de estos países es Senegal, donde la ONG Arquitectura Sin Fronteras (ASF) lleva desarrollando proyectos y trabajando sobre terreno desde el  año 2000. Mediante estos proyectos ASF pretende, además de construir infraestructuras que mejoren la calidad de vida, facilitar la formación de la población de forma que potencie su carácter autónomo y se amplíen las posibilidades de acceder a un puesto de trabajo. Esta iniciativa queda reflejada en el desarrollo del proyecto de las Casas del Agua en la localidad de Joal-Fadiouth.

Joal-Fadiouth es un municipio rural situado al sureste de Dakar (Senegal). Esta región del continente africano se caracteriza por un clima tropical, en el que destacan dos estaciones a lo largo del año: una estación húmeda (junio a octubre), con lluvias torrenciales que provocan la inundación del municipio, y una estación seca (noviembre a mayo), con vientos cargados de polvo provenientes del Desierto del Sahara (el harmattan), que generan graves periodos de sequía y dificultan el abastecimiento de agua para la población. Por otra parte, durante los últimos años, Joal-Fadiouth ha experimentado un importante crecimiento demográfico, dando lugar a numerosos asentamientos en las zonas periféricas del municipio (los llamados barrios de extensión). Dicho crecimiento, sumado a las duras condiciones climáticas de los meses secos, provoca deficientes condiciones de habitabilidad en estos nuevos barrios, donde son más manifiestas las necesidades básicas como el acceso al agua o el saneamiento.


Antiguos puntos de venta de agua

En este contexto, y gracias a la financiación del Ayuntamiento de Fuenlabrada, Arquitectura Sin Fronteras inició en 2007 un proyecto de mejora de las condiciones higiénico-sanitarias de Joal-Fadiouth. En primer lugar, se valoró el estado real de la situación, resultando que el abastecimiento de agua para la población se realizaba a través de un número limitado de puntos de venta privados, a todas luces insuficiente. En cuanto al saneamiento, el tratamiento de residuos consistía en pozos negros que provocaban la contaminación del subsuelo y de las aguas subterráneas. Tras los oportunos estudios de viabilidad y eficiencia, Arquitectura sin Fronteras se decidió por la construcción de siete Casas del Agua, una por cada barrio de extensión (Khelcom, Calvaire, Darou Salam, Cité Lycée, Assane Ba y Amehdallah).

Las Casas del Agua (Maisons à Eau) están diseñadas para satisfacer las necesidades higiénicas en los barrios de extensión y ofrecer un agua de consumo que cumpla unas condiciones mínimas de salubridad. Cada instalación está compuesta por un punto de venta de agua o sala de grifos, aseos públicos con retretes y duchas (separados para hombres y mujeres), una fito-depuradora y un espacio de carácter social como es la sala de reuniones.


Punto de venta de agua en las Casas de Agua

Las Casas del Agua funcionan de forma autosuficiente. El agua se obtiene de la red de abastecimiento del municipio y es almacenada en bidones en la sala de grifos. La dimensión de estos bidones es de 10 o 20 litros y se disponen para su venta, ya sea para consumo propio o para su utilización en las duchas (el agua para los WC es gratuita). Las aguas contaminadas producidas en las instalaciones (aguas negras y aguas grises) se tratan mediante un sistema de depuración por biofiltros. Los biofiltros poseen un alto porcentaje de eliminación de contaminantes, un reducido coste económico y un impacto ambiental positivo, lo que los convierte en una tecnología para el tratamiento de residuos que se adapta bien al contexto de desarrollo y cooperación. Este agua resultante es reutilizada para ser vertida de nuevo en los retretes o para el riego forestal, ya que posee un bajo contenido de coliformes fecales. El resultado de este proceso es, pues, la transformación de un contaminante en un recurso.

Desde la finalización de las Casas del Agua en 2010, Arquitectura Sin Fronteras sigue haciendo seguimiento y evaluación activa del proyecto, pudiendo constatar que su éxito no se debe sólo a cuestiones técnicas sino, también, a su proyección social. Las Casas del Agua se han convertido en un lugar de referencia entre la población. Para el buen cuidado de las instalaciones se ha creado un Comité de Gestión en cada barrio, formado por vecinos elegidos popularmente. Los comités se encargan del correcto mantenimiento de las Casas y la fijación de un precio del agua asequible para la población. También generan empleos de manera directa, ya que el dinero obtenido por la venta de agua permite la contratación de personal para la limpieza de las instalaciones y el mantenimiento de los biofiltros (previa la correspondiente formación), así como un vendedor de agua. Pero de la manera que las Casas del Agua llegan a más cantidad de gente es a través de las actividades organizadas por los mencionados Comités de Gestión. Desde las salas de reuniones se imparten clases gratuitas para formar a personas en los distintos ámbitos del sector profesional, siendo algunos de estos cursos de agricultura, talleres de escritura, contabilidad... o, incluso, jornadas de sensibilización para la adopción de buenos hábitos higiénicos.

Así pues, de un proyecto en el que el objetivo principal es la mejora de la higiene y la salud de los habitantes de los barrios de extensión deriva un proyecto secundario en el que se imparte formación a un sector vulnerable de la sociedad con el fin de poder acceder a puestos de trabajo y mejorar su calidad de vida. El agua ha sido capaz de juntar a personas y grupos de todo tipo, tanto locales como extranjeros: vecinos de diferentes barrios, trabajadores sociales, asociaciones, autoridades, instituciones... Las Casas del Agua han sido y son núcleos de una rica red humana, así como de un gran número de actividades auspiciadas por sus usuarios; y el agua, que es vida, su vínculo.


Clase de formación impartida en las Casas del Agua


Jornada de sensibilización higiénica para niños

Comentarios