El papel y el agua, una historia de eficiencia

292
0
  • El 90-95% del agua que emplea el sector papelero en España se devuelve al medio receptor convenientemente depurado
    El 90-95% del agua que emplea el sector papelero en España se devuelve al medio receptor convenientemente depurado

Sobre el blog

Carmen Sánchez-Carpintero
Directora de Medio Ambiente y Energía de ASPAPEL.

Blog asociado a:

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 7

En el proceso industrial papelero, el agua se utiliza en la preparación de pasta y fundamentalmente como medio de transporte de la fibra de celulosa con la que se fabrica el papel. Partiendo de madera o de papel para reciclar, el proceso consiste en separar las fibras de celulosa de la lignina en el primer caso y de las grapas, plásticos, tintas, etc. en el segundo. Se prepara después una solución acuosa de fibras de celulosa, ya que la técnica de fabricación se basa precisamente en la propiedad natural que tienen las fibras de celulosa de unirse en presencia de agua, sin necesidad de adhesivos. Esa pasta pasa a la máquina papelera, donde se suceden las fases de sedimentación, formación de una banda húmeda conducida por rodillos y eliminación del agua mediante gravedad, vacío, presión y secado térmico. 

En las fábricas papeleras españolas, sólo se  consume un 5-10% del total de agua que se usa en la producción de pasta y papel

El agua es fundamental en el proceso papelero y por ello, las fábricas papeleras se instalan tradicionalmente cerca de ríos, lagos... Las primeras fábricas de papel eran molinos de agua,
que la aprovechaban además para generar energía y mover los grandes mazos de madera de aquella primitiva maquinaria. 

Hoy las fábricas del sector siguen autogenerando la energía que necesitan en modernas centrales de cogeneración, buscando la eficiencia energética, que con la eficiencia en el uso de agua son dos pilares fundamentales de la estrategia de sostenibilidad en la industria papelera. 

El sector tiene una larga tradición de optimización del uso del agua. En las fábricas papeleras españolas, sólo se consume un 5-10% del total de agua que se usa en la producción de pasta y papel, bien porque se evapora o porque se incorpora al producto final. El 90-95% restante se devuelve al medio receptor convenientemente depurado, tras ser reutilizado internamente un cierto número de veces. 

Los vertidos del sector papelero tienen como medios receptores los colectores municipales (18%), los ríos o lagos (49%) y el mar (33%). Un 82% del volumen de vertido tiene como receptor el medio natural con la consiguiente depuración previa en la fábrica. El 18% restante va a colectores municipales, donde se les da un tratamiento de depuración adicional al realizado en la fábrica. 

En el uso eficiente del agua en los procesos de fabricación papelera en España ha marcado un hito fundamental el Acuerdo Voluntario firmado entre el MAGRAMA y la Asociación de Fabricantes de Pasta, Papel y Cartón (ASPAPEL), vigente durante los años 2000-2009. En ese periodo se consiguió un salto cualitativo, con una reducción del 37% en el uso de agua por tonelada producida (pasando de 24,5 m3/t a 15,5 m3/t) y una reducción de un 28% en el uso de agua total (pasando de 160 hectómetros cúbicos/año a 115 hectómetros cúbicos/año), pese a un incremento de la producción del 14% en ese mismo periodo.

Por lo que se refiere a la calidad de los vertidos, se consiguieron mejoras sustanciales en todos los parámetros característicos del sector: la Demanda Química de Oxígeno (DQO, con una reducción del 38% para el papel y el 37% para la celulosa), los Sólidos en Suspensión (SST, que se redujeron un 78% en papel y un 12% en celulosa) y los Compuestos Orgánicos
Halogenados (AOX, con una reducción del 47% en celulosa).

Un firme compromiso sectorial, unos objetivos claramente definidos y cuantificables y la transparencia en todo el proceso fueron las claves del éxito de este acuerdo voluntario, que supuso un gran impulso a las mejoras medioambientales en la industria papelera española. Ese compromiso y esos objetivos se mantienen vivos y seguimos dando cuenta periódicamente de nuestros avances en este campo en las memorias de sostenibilidad sectoriales, que publicamos con carácter pionero en España desde 2005.

Comentarios