Isle Utilities
Connecting Waterpeople
BELGICAST by TALIS
Prefabricados Delta
Aqualia
ABB
ADECAGUA
Cajamar Innova
Ulbios
ESAMUR
Control Techniques
VisualNAcert
Laboratorios Tecnológicos de Levante
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Kamstrup
Blue Gold
Elliot Cloud
Red Control
SCRATS
Smagua
STF
TEDAGUA
Terranova
Elmasa Tecnología del Agua
Hidroconta
Isle Utilities
Lama Sistemas de Filtrado
Gestagua
TFS Grupo Amper
biv Innova
Agencia Vasca del Agua
Rädlinger primus line GmbH
Danfoss
J. Huesa Water Technology
AGENDA 21500
Idrica
Aigües Segarra Garrigues
GS Inima Environment
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ISMedioambiente
ITC Dosing Pumps
Global Omnium
FENACORE
Vector Motor Control
AECID
Hach
UNOPS
AZUD
Minsait
Kurita - Fracta
IAPsolutions
Consorcio de Aguas de Asturias
IIAMA
ICEX España Exportación e Inversiones
EPG Salinas
Asociación de Ciencias Ambientales
AMPHOS 21
HANNA instruments
Cibernos
Almar Water Solutions
CAF
DATAKORUM
Catalan Water Partnership
Filtralite
s::can Iberia Sistemas de Medición
Schneider Electric
EMALSA
Saint Gobain PAM
Fundación We Are Water
TecnoConverting
Fundación Botín
LACROIX
Ingeteam
Fundación Biodiversidad
FLOVAC
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Bentley Systems
Xylem Water Solutions España
Innovyze, an Autodesk company
Likitech
Regaber
Molecor
ACCIONA
Sacyr Agua
Saleplas
NOVAGRIC
Fundación CONAMA
UPM Water
Aganova
BACCARA
Redexia network
Baseform
Barmatec
Confederación Hidrográfica del Segura
Grupo Mejoras
Insituform
DAM-Aguas
CALAF GRUP
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

La libertad de nuestros ríos

Sobre el blog

CIREF
Centro Ibérico de Restauración Fluvial.

Temas

  • La libertad de nuestros ríos

Según la Wikipedia “Un río es una corriente “natural” de agua que fluye con continuidad. Posee un caudal determinado, rara vez es constante a lo largo del año, y desemboca en el mar, en un lago o en otro río, en cuyo caso de denomina afluente.”

No obstante, por lo que parece todavía sigue habiendo gente que no entiende el concepto de “natural”.

No sin tristeza leemos en un artículo denominado “La regulación de nuestros ríos” toda una serie de afirmaciones que estimamos más propias de otros tiempos, que ingenuamente creíamos superados, y que en absoluto podemos compartir.

Lo que un río quiere es que le dejen en paz y llevar el caudal que libremente le toque en cada momento

Son afirmaciones mentalmente ubicadas en las épocas de las magnas inauguraciones de las grandes obras hidráulicas que fielmente recogía aquel obligatorio preámbulo panfletario de las películas que se llamaba NO-DO.

Son también afirmaciones justificadas en una visión “utilitarista” de los ríos en las que estos no se consideraban más que una fuente de recursos y no el soporte de unos vitales ecosistemas.

Por suerte, desde entonces ha llovido mucho, o no, pero en todo caso ha llovido lo que a la naturaleza le ha venido en gana en ejercicio de su libertad de acción ya que es suficientemente mayorcita.

¿Que el hombre es un elemento fundamental de los ecosistemas? Evidente, pero ello no puede justificar la apropiación exclusiva de ellos y debe haber un uso y aprovechamiento razonable y sostenible.

Se afirma en dicho artículo que “...la figura fundamental de la planificación hidrológica es la regulación de las grandes presas.”

Si convenimos que en la actualidad el elemento nuclear normativo en materia de aguas es la conocida como “Directiva Marco del Agua” resulta que no encontramos en ella ninguna afirmación en esa línea. Todo lo contrario, en el considerando primero se indica “El agua no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal” dejando claro que ya no estamos en la época de las concepciones exclusivamente utilitaristas.

Se dice también en el artículo que “La regulación de los ríos permite mantener el caudal deseado en cada momento en un río en situación de explotación normal...”

Asimismo se indica que “...la necesidad de una mejor regulación en la torrencialidad de nuestros ríos ha ocasionado, como efecto colateral, el desarrollo de nuevas tecnologías”. La torrencialidad de los ríos no es necesario regularla más allá de protección de ocupaciones ya consolidadas, sino conocerla y respetarla evitando nuevas ocupaciones y usos abusivos en sus zonas de influencia pues forma parte del carácter de determinada tipología de cursos de agua como por contra son otro tipo de ríos más meandriformes y tranquilos de plana fluviales.

No cuestionamos los lícitos aprovechamientos, pero sinceramente, lo que un río quiere es que le dejen en paz y llevar el caudal que libremente le toque en cada momento y no depender de los intereses de los “explotadores” sino convivir con un uso razonable y sostenible.