Connecting Waterpeople

El futuro de los organismos de cuenca

169
0
(0)

Sobre el blog

Conoce la CHE y la gestión del agua
Compilación de los artículos técnicos de los expertos de la Confederación Hidrográfica del Ebro publicados en su Boletín mensual.
Sofrel
  • futuro organismos cuenca
  • Texto firmado por Antonio Embid, catedrático de Derecho Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza

Los días 2 y 3 de marzo se celebraron en Zaragoza las XXI Jornadas de Derecho de Aguas dedicadas al tema: “El futuro de los Organismos de Cuenca”. La celebración del nonagésimo aniversario de la creación de la Confederación Hidrográfica del Ebro, el primero y el más emblemático de los Organismos de Cuenca españoles, era una ocasión idónea para ello. Las ponencias presentadas y las muchas intervenciones habidas durante ese tiempo entre un auditorio numeroso, caracterizado por el interés y la posesión de competencias técnicas, tuvieron una calidad innegable y lo que hago aquí es resumir lo más importante, en mi opinión, de lo que allí se dijo.

Quizá lo más significativo fue la reafirmación del lema de las Jornadas. Efectivamente, los Organismos de cuenca tienen futuro. Lo tienen porque así lo afirman las conferencias internacionales que se pronuncian periódicamente sobre ello. La última de gran relevancia, por cierto, en París, en diciembre de 2015, acompañando en una importante declaración al capital Acuerdo allí suscrito sobre la lucha sobre el cambio climático.

Pero lo tienen también porque constituyen una fórmula ideal para tratar y resolver los importantes retos que la gestión del agua plantea en un mundo complejo, máxime en un momento en que las urgencias del cambio climático no son un hipotético futuro sino una realidad presente.

Afirmar que existe un futuro no supone ignorar los problemas. El primero es un dato territorial, derivado de la complejidad de hacer cohonestable una competencia mayoritariamente estatal sobre el agua con las competencias de las Comunidades Autónomas sobre los sectores en los que el agua es un input natural e imprescindible: agricultura, minería, industria, urbanismo, ordenación del territorio…No es factible ni pensable una gestión de estas materias que conduzca al conflicto. La cooperación es la condición natural del éxito de todos. Pensar en que la gestión del agua que deben llegar a cabo los Organismos de cuenca pueda imponerse sobre los deseos de la Comunidad Autónoma competente en materia de agricultura es irreal o suicida. Como justamente lo contrario.

No hay otra solución que el pacto. Teniendo en cuenta, además, que frente a las competencias sectoriales autonómicas, caracterizadas en su mayoría por su carácter “utilitarista” o “consumidor” del recurso hídrico, deben estar siempre presentes las de conservación del recurso, que deberían ser preocupación de todos los actores públicos pero que deben ser perseguidas especialmente por los Organismos de cuenca.

Se reparó en la pérdida de la exclusividad de la construcción y explotación de las obras hidráulicas por los Organismos de cuenca como consecuencia de la creación en 1996 de las Sociedades Estatales para la Construcción y Explotación de Obras Hidráulicas (por motivos de cumplimiento de las condiciones de deuda y déficit público para el ingreso en la moneda única). Ello llevó consigo distintas opiniones sobre la recuperación por completo, o no, de esa competencia siendo mi opinión la de que así debía suceder por motivos de eficacia, ahorro y coherencia entre obras hidráulicas y gestión del agua disponible a su través.

Fue tratada la autonomía de los Organismos de cuenca encontrándose una línea de práctica unanimidad en su necesidad, derivada de que no estamos ante unos Organismos Autónomos estatales más, sino que la participación de usuarios y ciudadanos así como de las CCAA exige de forma natural una autonomía administrativa (que no política) para ofrecer el más amplio espacio posible a la búsqueda de la cooperación entre los diversos partícipes sin recelos justificados.

El tema de mayor debate fue el de la sostenibilidad económica de los Organismos de cuenca. Ellos tienen hoy problemas evidentes derivados –aunque no únicamente- de la restricción en las transferencias del Estado motivada por la crisis económica, lo que amenaza la prestación de algunos servicios como el Servicio Automático de Información Hidrológica.

Esto dio lugar a la emisión de opiniones sobre la posibilidad de ampliar las aportaciones de los usuarios, imaginar nuevas tasas (o impuestos) o buscar obligados tributarios entre quienes se benefician de la gestión del agua y de las obras hidráulicas y que en virtud de los actuales parámetros de la normativa, no están sujetos a un pago por el uso o disponibilidad del agua.

En esta línea se lamentó el empobrecimiento de personal técnico especializado, característica de los últimos años, expresándose el deseo de la recuperación de las plantillas. Durante las Jornadas dos Directores Generales del Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente, expusieron un plan de dotación de plazas de inmediata efectividad así como la recuperación de un volumen de inversión significativo a partir de 2018, lo que fue una noticia muy bien recibida como es imaginable.

Termino como empecé: con la expresión de mi convencimiento acerca del futuro inequívoco, imprescindible, que tienen los Organismos de cuenca que deberán desarrollarlo en un contexto de gestión del agua muy distinto al de aquél que los vio nacer en la lejana fecha de 5 de marzo de 1926.

La redacción recomienda

28/04/2017 · Eventos · 146 0

Divulgando la gestión del agua. Programa CHE "Ven A Conocernos"

12/04/2017 · Vídeos · 37 0

Divulgando la gestión del agua. Programa CHE "Ven A Conocernos"