El SAIH y la gestión de los embalses en situaciones de avenida

360
1

Sobre el blog

Conoce la CHE y la gestión del agua
Compilación de los artículos técnicos de los expertos de la Confederación Hidrográfica del Ebro publicados en su Boletín mensual.
  • SAIH y gestión embalses situaciones avenida

Adolfo Álvarez González. Responsable del Centro de Procesos de la Cuenca en el SAIHEbro de la Confederación Hidrográfica del Ebro

La gestión ordinaria de los embalses de la Cuenca del Ebro se realiza, en el caso de embalses del Estado, a través del Área de Explotación dependiente de la Dirección Técnica y organizada en seis Servicios de Explotación, mientras que los embalses particulares son supervisados por la Comisaría de Aguas. En ambos casos la gestión sigue lo indicado en las Normas de Explotación aprobadas para cada embalse.

Mapa Juntas de Explotación

Hay otras figuras importantes en la gestión de los embalses como las Juntas de Explotación donde participan los distintos usuarios (riegos, abastecimientos, hidroeléctricos, etc.) decidiendo cómo se van a gestionar semestralmente los recursos disponibles. Aglutinando a las distintas Juntas de Explotación está la Comisión de Desembalse que aprueba las propuestas de las distintas Juntas.

Ilustración PROGRAMACIÓN DE VOLUMENES DEL EMBALSE DE YESA OCT-15/MARZO-16

En la gestión extraordinaria por situaciones de avenida es el Comité Permanente el que toma las decisiones de qué maniobras de desembalses o decisiones de retener todas las aportaciones, tanto en los embalses del Estado como en los embalses de concesionarios, teniendo que dar cuenta posteriormente de las medidas adoptadas durante la avenida. El Comité también es el responsable de informar a los distintos Servicios de Protección Civil (112).

En la cuenca del Ebro hasta mediados de los 90 la gestión de los embalses en situaciones de avenida se ha realizado de acuerdo a las “normas de explotación” que tienen como uno de sus fines principales la seguridad de la presa. La gestión se hacía con el seguimiento de los niveles de embalse y los caudales de salida en la propia presa, que permiten deducir los caudales de entrada y en función de la evolución de éstos se decidían los caudales de salida para las próximas horas ya que no se conocía información de lo que sucedía aguas arriba y aguas abajo. Esta situación sigue vigente en caso de no disponer de información en tiempo real a través del SAIH.

Con la implantación del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH), que está operativo desde 1997, permitiendo tener información actualizada cada quince minutos de lo que ocurre tanto aguas arriba como aguas abajo de la presa y, en el año 2003 incorpora al Sistema de Ayuda a la Decisión (SAD) como una herramienta que permite predecir los caudales en las próximas 24H y simular las maniobras en embalses más óptimas para minimizar los caudales circulantes aguas abajo, ha permitido hacer una gestión de la avenida conjunta de los ríos no regulados y de los embalses. Esta labor se realiza desde el Centro de Proceso de Cuenca donde existe la sala de crisis para las reuniones del Comité.

En poblaciones como Vitoria-Gasteiz, Pamplona-Iruña, Sangüesa o Tortosa, se tiene la percepción de que quién provoca las inundaciones son las maniobras de los embalses de Ullíbarri-Urrúnaga, Eugui, Yesa o Mequinenza respectivamente, esto puede ser consecuencia de que antes de disponer de redes de control como el SAIH, se desconocía cómo se comportaban las cuencas no reguladas y sólo se conocía que el pantano ha abierto las compuertas.

La información en tiempo real que aportan las estaciones de aforo y de precipitación de la red SAIH situadas aguas arriba y aguas abajo, han permitido en estos últimos años desmitificar esta creencia ya que se comprueba que las aportaciones de cuencas no reguladas son suficientes para provocar inundaciones antes de que los embalses comiencen a desaguar, como ejemplo en Vitoria-Gasteiz la cuenca del río Alegría y la cuenca del Zadorra aguas abajo de los embalses suelen aportar suficiente caudal como para provocar por si solos inundaciones. Algo similar ocurre con Pamplona-Iruña y el río Ulzama más la cuenca del Arga entre el embalse y la ciudad.


Los embalses no sólo no suman sino que restan si se gestionan con información de predicciones y datos de los caudales que están circulando aguas arriba, permitiendo adecuar las sueltas preventivas para aumentar resguardos antes de que los ríos regulados crezcan y limitar los caudales vertidos cuando éstos aumenten de caudal, consiguiendo el efecto de laminación que es una de las finalidades de los embalses.

En el siguiente gráfico se puede ver la gestión realizada con el embalse de Ullíbarri durante los días 26 de febrero a 4 de marzo de 2016.

El embalse de Ullíbarri ha tenido unos caudales de entradas de 130 m³/s y en ese momento soltaba 30 m³/s y, cuando en Vitoria-Abetxuko circulaba el caudal máximo de 119 m³/s por el embalse salían 15 m³/s.

Si consideramos que los caudales circulantes por Vitoria-Gasteiz están afectados por la gestión de los dos embalses del sistema Zadorra (Ullíbarri y Urrúnaga), la laminación realizada por ambos nos deja el siguiente hidrograma donde se compara el caudal que ha pasado por la estación de Abetxuko (máximo de 119 m³/s) y el que hubiera pasado en régimen natural sin embalses (máximo de 360 m³/s) en este último episodio.

Otro ejemplo de laminación de caudales corresponde a la gestión del sistema de embalses de Mequinenza (1534 hm³ de volumen total), Ribarroja (210 hm³) y Flix (4 hm³) en la avenida de enero a marzo de 2016.
Mequinenza comenzó las maniobras de aumentar el resguardo el 29/01/2015 con información de las previsiones de caudal elaboradas por el SADEbro y se consiguió laminar en un primer evento de finales de enero un caudal entrante de 1800 m³/s desaguando 800 m³/s.
 
En el episodio que comenzó a finales de febrero de 2015 el embalse de Mequinenza consiguió laminar un caudal entrante de 2500/2600 m³/s desaguando 1850 m³/s sin producir afecciones a la zona del bajo Ebro hasta la desembocadura.
Nota: Los datos y gráficos que sirven este ejemplo se pueden encontrar en el informe que la Confederación Hidrográfica del Ebro elaboró como consecuencia de los tres meses de avenidas continuas que se registraron de enero a marzo de 2015 y, que se puede consultar aquí.

En resumen la gestión de los embalses tanto en explotación normal como en situación de avenida han encontrado en herramientas como el SAIH-SAD un apoyo para la toma de decisiones basadas en una visión global de la cuenca en el caso de avenidas y una toma de decisiones en situación de sequias a la hora de optimizar los caudales servidos a los distintos sistemas de riego, pero esto será tema de otro capitulo para la época de verano.

Comentarios

La redacción recomienda

28 de Abril, 2017

Divulgando la gestión del agua. Programa CHE "Ven A Conocernos"

12 de Abril, 2017

Divulgando la gestión del agua. Programa CHE "Ven A Conocernos"