Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

Cómo consumir agua para prevenir riesgos

1
963

Sobre el blog

Cristina Asenjo López
Ingeniería Civil en Hidrología. Colaboradora en diferentes diarios como: El País (2006-2008), El Mundo (2006-2010), El Correo (2011-2012), Diario DEIA (2017).
web
Almar Water Solutions
Minsait
· 963
1

Temas

  • Cómo consumir agua prevenir riesgos

En esta ocasión, queremos contaros cómo prevenir riesgos de sufrir algún tipo de enfermedad consumiendo agua. En primer lugar debemos decir que consumir agua demasiado fría puede ser peligroso para la salud, y es por ese motivo que es importante cuidar la temperatura del agua para evitar efectos secundarios en el organismo.

Consumir cierta cantidad de agua durante el día es saludable para el cuerpo. Los especialistas recomiendan consumir, al menos, 2 litros de agua duariamente, “ya que ayuda a que el funcionamiento del organismo sea mejor, pero es importante cuidar la temperatura de ésta para evitar efectos secundarios en el organismo.

Porqué no es bueno consumir agua fría

En este orden de ideas, los médicos recomiendan a los pacientes con antecedentes cardíacos, tener cuidado cuando se consume agua fría, ya que puede ser factor de riesgo para que se presente un paro cardio respiratorio.

Si eres una persona que le gusta beber agua fría, es recomendable hacerlo después de cada comida. Sin embargo, la misma solidificará la materia aceitosa que se acaba de consumir, retrasando la digestión.

“Cuando se toma o ingiere algún alimento, al entrar al organismo automáticamente el mismo lo comienza a modificar en relación a la temperatura, lógicamente al tomar agua fría parte de algunas grasas se quedan solidificadas o pegadas en ciertas partes de los vasos, que al estar saturados de grasa, hacen más difícilmente su absorción”, explica un especialista consultado. Asimismo, cuando una persona está deshidratado, producto de realizar ejercicios físicos, o por el motivo que sea, y desea recuperar los líquidos rápidamente, “el consumir agua fría puede llegar a producir un problema cardíaco.

Esto es así porque cuando se ingiere agua fría, los cuerpos se contraen, proceso que sucede con muchos de los vasos y arterias que tienen contacto con sustancias frías. En cambio, cuando se consume agua caliente, estos cuerpos se dilatan. “Existe una contracción de órganos de la zona de la garganta, estómago, respiratorios y cardíacos y por consiguiente, por un reflejo vagal se producen contracciones que pueden estimular al corazón para que éste provoque un paro cardio respiratorio, afirmó la persona consultada.

Es por eso que siempre se recomienda que el agua que se ingiere sea templada, por ejemplo la suministrada por los dispensadores de agua, con los cuales podremos evitar cualquier clase de problema o complicación futura. Sin embargo, aunque beber agua fría puede ser un factor que incida en que se presente un paro cardio respiratorio, es muy extraño que ocurran este tipo de casos”, precisó.

Beneficios de consumir agua

A pesar de todos los mitos que están dando vueltas acerca del consumo de agua, ya sea fría o a temperatura ambiente, lo cierto es que el aspecto que realmente influye en nuestra salud es la cantidad y calidad del agua que consumimos. En este sentido, es importan que sea natural, sin saborizantes artificiales y sin endulzantes.

Al contrario de todas estas explicaciones, hay médicos especialistas que recomiendan el consumo de agua fría sobre todo después de hacer ejercicio, porque regulariza la temperatura corporal (también hay que decir que otros médicos afirman que el consumo de agua fría obliga al cuerpo a gastar energía para calentarse y como consecuencia, se produce una pérdida de esa misma agua). También ayuda a perder peso corporal, ya que la temperatura del agua fría disminuye la del cuerpo, y éste gasta calorías para para volver a estabilizarla. A su vez, hidrata de forma mucho más rápida, ya que es absorbida con mayor rapidez por el torrente sanguíneo agilizando esta acción.