Aqualia
Connecting Waterpeople
EPG Salinas
Molecor
Aigües Segarra Garrigues
s::can Iberia Sistemas de Medición
Almar Water Solutions
Ingeteam
Control Techniques
Insituform
Grundfos
Agencia Vasca del Agua
AGENDA 21500
Cajamar Innova
Fundación CONAMA
AECID
Aqualia
Ulbios
Rädlinger primus line GmbH
ICEX España Exportación e Inversiones
STF
VisualNAcert
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Hach
Sacyr Agua
BELGICAST by TALIS
Elliot Cloud
UPM Water
NOVAGRIC
CAF
Idrica
NaanDanJain Ibérica
Barmatec
DAM-Aguas
Danfoss
BACCARA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Consorcio de Aguas de Asturias
SCRATS
Catalan Water Partnership
Regaber
GS Inima Environment
Asociación de Ciencias Ambientales
Bentley Systems
ACCIONA
HANNA instruments
Prefabricados Delta
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ITC Dosing Pumps
Innovyze, an Autodesk company
EMALSA
LACROIX
TEDAGUA
Saleplas
Blue Gold
Fundación We Are Water
CALAF GRUP
Filtralite
Global Omnium
Saint Gobain PAM
FENACORE
Xylem Water Solutions España
ESAMUR
Smagua
Fundación Biodiversidad
UNOPS
Cibernos
Elmasa Tecnología del Agua
AZUD
Aganova
FLOVAC
Baseform
Red Control
Gestagua
Vector Motor Control
Grupo Mejoras
Hidroconta
biv Innova
ISMedioambiente
Kurita - Fracta
Laboratorios Tecnológicos de Levante
IIAMA
Redexia network
IAPsolutions
DuPont Water Solutions
TecnoConverting
Fundación Botín
Likitech
Minsait
Terranova
Miya Water
Isle Utilities
J. Huesa Water Technology
Confederación Hidrográfica del Segura
ABB
Schneider Electric
Lama Sistemas de Filtrado
Kamstrup
ADECAGUA

Tras la inundación, los riesgos persisten

  • inundación, riesgos persisten

Sobre el blog

Cristina Novo
Editora Técnica de Smart Water Magazine.

Aparte de los daños más evidentes que causan las inundaciones, incluso después de que el nivel de las aguas comience a descender, el agua de la crecida entraña otros riesgos. Puede contener contaminantes, bien de origen fecal o productos químicos. Además, el agua acumulada puede esconder otros peligros: objetos punzantes, carcasas de animales, bocas de alcantarilla abiertas o riesgos eléctricos.

Un artículo de la BBC describe algunas de las enfermedades infecciosas y otros riesgos que suponen las aguas de crecida para las personas. El agua puede arrastrar el contenido de las alcantarillas a calles y viviendas, por lo que se recomienda a las personas que se mantengan tan lejos del agua como sea posible tras una inundación. Sanjay Jahal, de la ONG británica National Flood Forum, advierte sobre los peligros de “chapotear en las aguas de crecida”.

El agua con contaminación de origen fecal puede ser fuente de múltiples enfermedades causadas por virus y bacterias. Estos riesgos no desaparecen cuando se retiran las aguas. Las tareas de limpieza incluyen deshacerse de objetos contaminados y la desinfección. Sacos de arena y otros artículos que hayan estado en contacto con productos químicos o con aguas fecales han de tratarse como residuos peligrosos, conforme a las recomendaciones de las autoridades de Reino Unido.

Durante las inundaciones es posible que se produzcan vertidos de productos químicos de uso doméstico, industrial y hospitalario. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. proporcionan directrices para protegerse en caso de inundación. Es peligroso mover tanques de propano, y las baterías de automóviles han de manipularse con gran precaución, ya que podrían aún tener carga eléctrica, y se podría derramar ácido.

Asimismo las aguas pueden ocultar peligros que no vemos, como fragmentos de vidrio o metal. Las heridas ya existentes o recientes pueden infectarse en contacto con el agua sucia, por lo que es importante protegerlas, mantenerlas limpias y buscar atención médica en caso necesario. El agua de crecida puede también arrastrar carcasas de animales que transmiten  microorganismos patógenos. Los riesgos de tipo eléctrico merecen especial atención, bien dentro o fuera de la vivienda: es importante no tocar cables del tendido eléctrico que se hayan podido caer y desconectar la corriente en la vivienda para evitar electrocuciones.

Por otra parte, tras producirse desastres, animales supervivientes como roedores y serpientes pueden buscar alimentos y cobijo fuera de los lugares habituales, y acabar en las viviendas. El agua estancada también puede dar lugar a la proliferación de insectos, algo a tener en cuenta para evitar enfermedades transmitidas por mosquitos.