Aqualia
Connecting Waterpeople

Mejillones, ¿solución al problema del Mar Menor?

  • Mejillones, ¿solución al problema Mar Menor?

Sobre el blog

David Martínez
Ingeniero Químico En busca de la mejora continua
ABB

Hace pocos días saltó la alarma de que el Mar Menor se muere, ya que han aparecido miles de peces y crustáceos muertos en la playa.

Este efecto lleva anunciándose bastante tiempo debido a la sobreexplotación de la albufera y su entorno, pero hasta que no ha ocurrido este desastre no se le ha prestado la atención que merecía.

Las investigaciones que se están llevando a cabo indican que este grave suceso se debe principalmente al regadío intensivo del Campo de Cartagena, sin olvidar de la sobreexplotación turística de la costa murciana. Esta sobreexplotación agrícola ha provocado que el aporte de nutrientes procedente de los fertilizantes sea muchísimo mayor del que el mar puede asimilar lo que ha provocado la proliferación de microalgas que impiden que la radiación solar alcance el fondo de la albufera, lo que ha causado que toda la vegetación submarina muera. Por tanto, si la vegetación muere la concentración de oxigeno en el agua disminuye considerablemente ya que es un mar semicerrado. A todo esto, hay que sumarle la aparición de bacterias anaerobias que descomponen la flora muerta con lo que el oxígeno disminuye todavía más.

Esta disminución de la concentración de oxígeno unida a las toxinas liberadas en la descomposición de la materia vegetal muerta y las aguas residuales vertidas a la albufera son la principal causa de la mortandad de fauna vista estos días.

Imagen satélite Sentinel-2 del 13/09/2019 con las escorrentías provocadas por la DANA

Publicidad

El problema de los vertidos de aguas residuales se puede considerar que tiene “fácil solución”. Basta con regular y legislar los vertidos, y si fuera necesario ampliar la EDAR del Mar Menor.

Sin embargo, la solución a la eutrofización de las aguas requiere de un proceso un poco más delicado ya afecta a varios sectores de la sociedad. Se podría restringir las hectáreas de regadío para disminuir los fertilizantes vertidos, lo que provocaría un fuerte impacto económico y laboral en una zona que al carecer de una potente industria no se puede permitir dicho lujo. Aunque de seguir así, la agricultura florece y la pesca se hunde. Por tanto, la otra fuente de riqueza y sustento del Campo de Cartagena se ve totalmente afectada. Y a todo esto hay que sumarle el turismo, porque ningún veraneante querrá pasar sus vacaciones en un agua contaminada.

Por tanto, es necesario buscar una solución que satisfaga a todos los actores implicados y reviva esta zona tan especial e importe de la geografía española. Aquí es donde aparece un actor que puede convertirse en el principal de esta trama, el mejillón.

Es bien sabido que este molusco es capaz de filtrar el agua, reteniendo contaminantes y disminuyendo la eutrofización de la misma. Con lo cual, una medida que podría ayudar a salvar el Mar Menor es instalar bateas de mejillón a lo largo de toda la albufera para que se alimenten de las microalgas que aparecen por el exceso de fertilizantes, y a partir de aquí revertir toda la cadena de sucesos que ha provocado este desastre.

El mejillón se alimenta de las microalgas, por tanto, se elimina turbidez del agua permitiendo que las radiaciones solares alcancen el fondo marino para que la vegetación realice la fotosíntesis y libere oxígeno. Además, el hecho te tener colonias de mejillón permite aportar nutrientes al fondo marino de los que se alimenta las algas permitiendo que aumente su población. Y además sería posible tener una nueva fuente económica para la zona y que además es sostenible.

Te puede interesar