La aplicación de medidas sociales para afrontar la escasez de agua: Sao Paulo

126
0

Sobre el blog

David Smith
David es el director de Water, Environment and Business for Development.
126

En la reciente Water Week Latin America celebrada en Chile (Abril 2015), WE&B tuvo la oportunidad de entrevistar a la Sra. Mónica Porto, Subsecretaria de Agua y Saneamiento en Sao Paulo, Brasil.

Como nos habían anunciado las noticias publicadas en la prensa, Sao Paulo pasó por una de las peores sequías desde el 1930, con los niveles de agua en el sistema de abastecimiento de Cantareira, embalses que normalmente suministran casi la mitad del agua requerida a 20 millones de personas en Sao Paulo, cayó a sólo un 5% de su capacidad total en 2014, véase el gráfico más abajo (The Economist 2015).

Esto significa que las recientes lluvias en Sao Paulo no han ayudado demasiado a combatir el grave problema de sequía que una de las ciudades más grandes del mundo, enfrentó y está enfrentando actualmente.

Mónica comentó que el gobierno de Sao Paulo se dio cuenta de que tenían que reducir drásticamente el consumo de agua, ya que antes de la sequía, la ciudad utilizaba 200l por persona y día. Sin embargo, a través de la introducción de factores sociales, como aspectos de gestión humana, ellos fueron capaces de reducir este consumo a 150l por persona y día. Las iniciativas que el gobierno de Sao Paulo aplicó fueron capaces de reducir la escasez de agua como se describe a continuación, sin embargo, muchos creen que estas iniciativas llegaron demasiado tarde, ya que esperaron a los resultados de las elecciones del 2014 para implantarlas (BBC 2014).

Mónica mencionó que una de las iniciativas que implementaron fue la de dar a los consumidores un descuento en su factura del agua. Si el consumidor podía reducir más de un 20% de su consumo promedio, obtendría una reducción del 30% en su factura del agua. Según Mónica, esta iniciativa ha tenido un gran éxito, ya que más del 80% de la población de Sao Paulo, está recibiendo algún tipo de descuento en su factura del agua (hay 4 niveles de incentivos para obtener un descuento). El gobierno local, por lo tanto, pudo reducir la producción de agua de 70m3 por segundo a 50m3 por segundo. Además se implantaron también penalizaciones, si un cliente no reducía su consumo de agua y lo incrementaba, éste recibía una multa.

Sin embargo, ¿por qué sólo el 80% de la población fue capaz de reducir el consumo de agua? La razón que Mónica dio fue bastante interesante, señaló que la gran mayoría del 20% restante no logró reducir el consumo, ya que viven en grandes bloques de apartamentos que tienen sólo un único contador de agua para todo el bloque. Por consiguiente, señaló que era muy difícil incentivar a estas personas porque si veían que su vecino no reducía el consumo o si vivían solo 2 personas en un apartamento, pero a su lado, el vecino vivía con diez personas, ellos no veían ningún beneficio para reducir su consumo, ya que todo el mundo en el bloque de apartamentos pagaba por la misma cantidad de agua al compartir el mismo contador.

Finalmente Mónica mencionó que la empresa de tratamiento de agua encargada del abastecimiento, está teniendo dificultades financieras debido a estas iniciativas, ya que no han sido capaces de cubrir sus costes, ya que ahora reciben hasta un 30% menos de ingresos, derivado de estas iniciativas.

Este ejemplo que nos explicó Mónica Porto ha demostrado que Sao Paulo ha logrado reducir los efectos de la escasez de agua (muy presentes en las grandes zonas urbanas y agravados por los efectos del cambio climático) a través de la aplicación de medidas de gestión social.

Comentarios