Aqualia
Connecting Waterpeople
Grupo Mejoras
Blue Gold
Redexia network
ESAMUR
AECID
Likitech
UPM Water
Fundación Biodiversidad
Confederación Hidrográfica del Segura
AZUD
TecnoConverting
Hidroconta
Xylem Water Solutions España
s::can Iberia Sistemas de Medición
ABB
IIAMA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Control Techniques
Innovyze, an Autodesk company
Aqualia
Red Control
Elliot Cloud
Ulbios
Idrica
Regaber
TEDAGUA
Insituform
BACCARA
Almar Water Solutions
Saint Gobain PAM
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Gestagua
Aigües Segarra Garrigues
ACCIONA
Asociación de Ciencias Ambientales
EPG Salinas
Laboratorios Tecnológicos de Levante
NOVAGRIC
LACROIX
Terranova
Global Omnium
ITC Dosing Pumps
Sacyr Agua
Agencia Vasca del Agua
Fundación We Are Water
Saleplas
Barmatec
Cajamar Innova
ICEX España Exportación e Inversiones
DAM-Aguas
Cibernos
BELGICAST by TALIS
Lama Sistemas de Filtrado
AGENDA 21500
EMALSA
Miya Water
ISMedioambiente
STF
DuPont Water Solutions
CAF
NaanDanJain Ibérica
Consorcio de Aguas de Asturias
Aganova
Schneider Electric
Bentley Systems
Kamstrup
ADECAGUA
FENACORE
VisualNAcert
Minsait
Hach
HANNA instruments
Elmasa Tecnología del Agua
biv Innova
Rädlinger primus line GmbH
Prefabricados Delta
Molecor
Vector Motor Control
FLOVAC
GS Inima Environment
Baseform
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Fundación CONAMA
Ingeteam
Catalan Water Partnership
SCRATS
Filtralite
Grundfos
UNOPS
Fundación Botín
J. Huesa Water Technology
IAPsolutions
Smagua
Isle Utilities

El camalote en Extremadura: mejoran las noticias

  • camalote Extremadura: mejoran noticias

Sobre el blog

Eduardo Garcia Dominguez
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, esp. Hidráulica y Energética. Máster en Tecnología y Gestión del Agua. Tomar agua nos da vida, pero tomar conciencia nos dará agua.

Según avanza la campaña otoño-invierno en el entorno de la lucha contra el camalote que está destruyendo el río Guadiana en Extremadura, la situación parece haberse calmado. Como cabe recordar brevemente, como hitos más reseñables, el pasado día 16 de octubre se incorporaban 120 operarios de la Unidad Militar de Emergencias. Apenas un mes después, el 15 de noviembre, terminaba el plazo para presentarse a la polémica licitación “Aprovechamiento para su destrucción de Eichhornia Crassipes en el río Guadiana (Badajoz)” convocada por la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), y que alarmó enormemente a numerosos colectivos por la defensa del medioambiente.

En primer lugar, gracias al inestimable apoyo de la UME a Tragsa (empresa que tiene la encomienda de la CHG para llevar a cabo los trabajos de retirada del camalote) y a los trabajadores de la CHG, se habían conseguido extraer 80.000 toneladas de esta planta invasora a principios de enero. Esto conllevó una notable reducción de la alarma social y, por tanto, política.

La forma de retirar el camalote es pesada pero simple. Mediante trabajo humano y motosierras se separan manchas de camalote, que se rodean de barreras flotantes y se arrastran mediante barcazas a las zonas de retirada, donde pueden ser extraídas por las retroexcavadoras. Éstas depositan el camalote en camiones volquete, los que a su vez lo conducen hasta las zonas de acopio.

Paralelamente, sigue la construcción de dos barreras flotantes fijas, aguas arriba de Mérida (la capital autonómica), que buscan proteger a la ciudad de una posible nueva explosión del camalote la próxima primavera.

Si quieres ver una explicación más detallada de cómo la UME retira el camalote, lo puedes encontrar aquí.

Precisamente respecto a este camalote acopiado, la polémica licitación para el aprovechamiento del mismo, finalmente quedó desierta, por lo que el camalote quedará acumulado en los márgenes del río habilitados a tal efecto, con el consiguiente efecto tranquilizador para las asociaciones medioambientales. No olvidemos que las semillas de camalote pueden permanecer hasta 15-20 años latentes, por lo que hay que minimizar su dispersión.

Mediante la extracción y secado, se consigue la muerte por deshidratación, aunque esto depende lógicamente de las condiciones ambientales. Este método, es el que se ha venido utilizando desde el comienzo de la plaga en 2004. Desde entonces, aún no se ha conseguido que algún uso o aprovechamiento de la planta, ya sea en tratamientos de compostaje o como biomasa, “demuestre que en el proceso se destruye la misma”. De hecho, tal y como ha reflejado la CHG en su última publicación sobre el camalote:

“Hasta la fecha han resultado inviables la mayoría de experiencias pilotos desarrolladas, debido a una serie de inconvenientes que se dan en torno a esta planta: la baja relación entre volumen y peso que posee la planta (un 95% de la misma es agua), el riesgo que supone la dispersión de material en el medio, la irregular disposición de la planta a lo largo del año, la accesibilidad del producto, el poco valor de los productos que se obtienen, etc.”

Finalmente, la semana pasada llegaron más buenas noticias respecto al camalote, ya que en el Proyecto de Presupuesto Generales del Estado para 2019 se incluyen partidas contra la lucha de esta plaga por valor de 7,6 millones de euros. No se puede olvidar, sin embargo, que esto se va a sumar a los más de 30 millones de euros que ya se han gastado, y que no han conseguido erradicar el camalote del río Guadiana.

Por otra parte, siendo positivos, se espera que esto sea una señal definitiva de que existe la conciencia de que es necesario un esfuerzo mucho más continuado en el tiempo que el que se ha tenido hasta ahora.

Es incomprensible que unas semillas exóticas sean más persistentes que nosotros. El río Guadiana también es un ente vivo y dinámico y, por esta misma razón, debemos seguir divulgando, sensibilizando y fomentando la participación ciudadana, así como actualizar y ampliar continuamente nuestro conocimiento sobre este enemigo voraz.