Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
IAPsolutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Amiblu
Smagua
s::can Iberia Sistemas de Medición
Red Control
TEDAGUA
LACROIX
Molecor
ONGAWA
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Baseform
Saint Gobain PAM
Esri
Ingeteam
Vector Energy
MOLEAER
Lama Sistemas de Filtrado
Hach
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Terranova
Aganova
Fundación Botín
ADASA
Filtralite
LABFERRER
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Agencia Vasca del Agua
Minsait
SDG Group
KISTERS
AGENDA 21500
Sacyr Agua
AMPHOS 21
Grupo Mejoras
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Arup
Hidroglobal
MonoM by Grupo Álava
FLOVAC
Consorcio de Aguas de Asturias
Gestagua
Autodesk Water
Confederación Hidrográfica del Segura
J. Huesa Water Technology
EMALSA
GS Inima Environment
NTT DATA
Siemens
Catalan Water Partnership
Cajamar Innova
TFS Grupo Amper
DATAKORUM
Aqualia
HRS Heat Exchangers
Fundación Biodiversidad
AECID
Barmatec
Rädlinger primus line GmbH
FENACORE
RENOLIT ALKORPLAN
EPG Salinas
Idrica
Global Omnium
Asociación de Ciencias Ambientales
IRTA
Almar Water Solutions
Likitech
ICEX España Exportación e Inversiones
TecnoConverting
Fundación CONAMA
SCRATS
ESAMUR
Xylem Water Solutions España
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
TRANSWATER
Prefabricados Delta
Sivortex Sistemes Integrals
ANFAGUA
ACCIONA
Hidroconta
AGS Water Solutions
ADECAGUA
CAF
Kamstrup
ISMedioambiente
Schneider Electric

Se encuentra usted aquí

¿Doble concesión para desalar agua del mar? Sí, según el Tribunal Supremo

Sobre el blog

Eduardo Orteu Berrocal
Miembro del Comité de Asesoramiento de Firmas legales de la International Desalination Association (IDA). Gómez-Acebo & Pombo Abogados.
  • ¿Doble concesión desalar agua mar? Sí, Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo, en su sentencia n.º 350/2024, de 29 de febrero, por la que resuelve un recurso directo interpuesto contra el Real Decreto 35/2023, por el que se aprueba la revisión de los planes hidrológicos de las demarcaciones hidrográficas del Cantábrico Occidental, Guadalquivir, Ceuta, Melilla, Segura y Júcar, ha venido a entender que para desarrollar la actividad de desalación regulada en nuestra vigente Ley de Aguas se requieren dos concesiones: una primera para extraer el agua del mar y llevar a cabo el proceso industrial de la desalación, y una segunda para otorgar el aprovechamiento privativo de las aguas desaladas, sin que la primera excluya la segunda.

La Sentencia reitera la doctrina ya establecida en la anterior Sentencia n.º 285/2024, de 22 de enero de 2024 y se apoya, muy escuetamente, en lo dispuesto, en particular, en el apartado 6 del artículo 13 de la Ley de Aguas, que se refiere a «los concesionarios de la actividad de desalación y de aguas desaladas». Conforme a esta interpretación que hace el Tribunal Supremo, la producción y el uso del agua desalada queda sometida a un sistema de doble concesión gravoso y, ciertamente de dudosa justificación porque la concesión de dominio público debe ser exigible en relación con el aprovechamiento de «las aguas procedentes de la desalación de agua de mar», que son las que forman parte del dominio público hidráulico (art. 2.c de la Ley de Aguas), pero no con la actividad de desalación previa propiamente dicha (sin perjuicio de las concesiones para la ocupación del dominio público marítimo-terrestre que por aplicación de la ley de costas resultaran, en su caso, exigibles).

Resulta contraproducente obstaculizar la participación del sector privado en la gestión del agua

En este sentido, el Tribunal Supremo se separa de la más reciente regulación de otro recurso no convencional como es el agua regenerada a partir del tratamiento de las aguas residuales (y las aguas así depuradas, a diferencia del agua de mar, sí que forman parte del dominio público hidráulico) donde la reciente modificación operada en la Ley de Agua, que exige concesión para otorgar su aprovechamiento privativo, tan solo requiere autorización para desarrollar la actividad industrial de regenerar las referidas aguas residuales. Esta interpretación no solo supone una intervención innecesaria en el ámbito de la desalación de agua de mar, sin aportar garantías adicionales que justifiquen tal intromisión en las competencias de la Administración del Agua en materia de planificación hidrológica. Además, añade complicación a un procedimiento ya de por sí complejo, lo que sin duda dificultará el desarrollo de la actividad desaladora por parte del sector privado. Cabe destacar que esta decisión se produce en un momento en que el sector empresarial está tomando la iniciativa en el desarrollo de proyectos de desalación, supliendo las limitaciones del sector público en este ámbito.

La sentencia puede ser una buena excusa para revisitar el régimen legal de la desalación de agua de mar en España a fin de introducir una modificación en su regulación que ofrezca mayor claridad y que favorezca el desarrollo de proyectos privados de desalación

En cualquier caso, la sentencia puede ser una buena excusa para revisitar el régimen legal de la desalación de agua de mar en España a fin de introducir una modificación en su regulación que ofrezca mayor claridad y que favorezca el desarrollo de proyectos privados de desalación que puedan completar la oferta actual de agua desalada por parte del sector privado. Un sistema en el que, de modo análogo a lo que se está planteando en el desarrollo reglamentario del régimen jurídico de la reutilización de las aguas residuales, no solo queden sometidos a autorización y no a concesión las actividades industriales de tratamiento de las aguas, respetando la concesión como forma para otorgar el aprovechamiento privativo del nuevo recurso, sino donde además se establezca un marco normativo que asegure la recuperación efectiva de los costes -tanto en los proyectos públicos como en los privados- y la obtención de un beneficio industrial lícito en aquellos supuestos donde la inversión sea privada. 

En un contexto de estrés hídrico como el actual, donde varias demarcaciones hidrográficas se encuentran en situación de emergencia por sequía, y considerando las persistentes limitaciones presupuestarias de la Administración del Agua en España, que impiden la ejecución de todas las infraestructuras de abastecimiento previstas en la planificación hidrológica, resulta contraproducente obstaculizar la participación del sector privado en la gestión del agua. Por el contrario, se debería fomentar su participación -preservando siempre el imprescindible control sobre el cumplimiento de los objetivos de planificación por parte del organismo de cuenca-, a fin de que también desde el sector privado se pueda contribuir a desarrollar las infraestructuras hidráulicas y servicios asociados que permitan hacer frente al riesgo de la escasez del recurso, mejorar la seguridad hídrica en nuestro país frente a los impactos negativos del cambio climático y avanzar en la consecución de los objetivos identificados en nuestros planes hidrológicos.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.