Me pone cuarto y mitad de Smart, por favor

114
(9)

Sobre el blog

Eduardo Pasalodos Sevillano
Director Comercial de WATENER del Grupo INCLAM. Responsable del desarrollo de negocio de la Plataforma WatEner dirigida a la mejora de las operaciones diarias y la gestión de redes de agua potable en el nexo Agua y Energía. Venta directa y Canal
web

SMART WATER. Suena muy bien a todos, ¿pero qué es realmente lo que significa Smart? ¿Qué esconde este anglicismo que a todos atrae pero que oculta una cierta ambigüedad en cuanto a su interpretación y/o aplicabilidad o visión de lo que representa en sí, ya que es un término incontable per sé?

Dicho esto, me pregunto, qué tiene hoy y cuánto me pone de Smart por favor....

Sinceramente, muchas veces sin querer sobrevaloramos los términos en los que definimos a dónde queremos llegar y/o estar, porque como cualquier camino que queremos hacer o pensamos que más tarde o más temprano tenemos que hacer, depende de dónde partas, de las condiciones que tienes o tengas para realizar el camino (preparación de avituallamiento a parte), del material que cuentas para enfrentarte a dicho camino, de cómo te plantees cómo quieres realizar el camino (seguramente, si te queda mucho camino, quizá es mejor hacer paradas), plantearse metas cortas que te hagan más llevadero el camino y mucho más fácil de acometer, porque además, según avanzas, vas aprendiendo y mejorando. Hasta aquí parece que hablo del Rocío, pero no… vamos al grano.

Pues en el agua igual, creo que aunque todo el mundo hable de la evolución hacia sistemas Smart, cada uno sabe en su interior, que aplicabilidad a corto, medio y largo plazo puede darle a ese término, qué esfuerzo supone “ser” más Smart y sobre todo, cuánto de Smart soy ahora (o creo ser), porque haber, hay de todo en la viña del Señor. Luego ya vendrá el… cuánto me cuesta ser más…. De momento, vamos a ver lo que hacen otros y actuamos. Uy! Lo malo es que casi todos piensan/pensamos muchas veces igual. Entonces!! Vaya tela!!

Porque no nos olvidemos que ser más Smart… significa, estoy dispuesto a Innovar y… Dios mío! Palabra cargada de interrogaciones de nuevo y sujeta muchas veces al viejo dicho de “Virgencita que me quede como estoy”. Preguntas y más preguntas, que no quiero líos, que esto funciona bien ahora, que vamos a esperar, que esto, que lo otro…. Pero no señores, Innovar es mejorar, es superarse, es engancharse al círculo de la mejora continua, de la búsqueda de la excelencia, del sentirse que podemos y debemos apostar por hacerlo mejor… Simplemente, ser más Smart. No existe nada para quedarse y todo es susceptible de ser cambiado, hasta incluso para darse cuenta continuamente (porque va as´), de que sigue siendo mejorable.

Mientras tanta discusión, palabrerío y preguntas mil, nuestra red de abastecimiento sigue ahí (cri-cri-cri)… haciendo aguas, nunca mejor dicho y aguantando el sermón (eso sí, adaptado al nivel de madurez de la misma, que siempre ha habido clases) y soportando el paso del tiempo…que no suele perdonar. No, eso no es Smart.

Y no hay excusas, como si de clases se tratara según nos “creamos” donde estamos, que sea dicho, nunca solemos tirar hacia abajo, sieeeeempre nos vemos mejor de lo que realmente “podemos” o “creemos” ser o estar. No, no, evidentemente ese nivel de madurez de nuestra instalación marca cuánto de Smart somos (o no) en este momento, pero debería marcar el sentido en esta percepción y de esta manera, estudiar y ver por cuánto y cómo me puedo plantear esa evolución hacia un sistema cada vez más Smart. Y como esto, siendo realistas, no termina nunca. La meta seguirá siendo una meta toda la vida, porque la mejora siempre es continua. La vida es así.

Además un sistema, elemento, persona…lo que sea, Smart, se basa en la información y podemos tener un montón de información pero "desparramada" (dígase mal organizada, aislada entre sí, gestionada por equipos diferentes, etc.). Para que dotemos a un sistema de una mínima inteligencia, la información debe estar organizada, compartida, integrada y disponible. Y esto incluye tanto a datos estructurados como los no estructurados, además de todos aquellos que surgen de la incorporación de cada vez más sensores, el Internet de las Cosas (IoT), la Realidad Aumentada, las diferentes Tele-lo que sea, etc. Y por supuesto, disponer de un Sistema/Solución/Plataforma que me ayude a que la interrelación de todas esas fuentes ingentes de información, me ofrezcan un resultado con información como esperaba, agregada, relacionada, compartida y disponible. Sólo con una visión única, global e integrada de mis sistemas, seremos capaces de gestionar más eficientemente y por tanto, tomar decisiones más acertadas y basadas en el análisis de una gestión…tachán!! SMART, que me ofrezca mejores resultados. Y esto, sí sí, aquí es donde está el meollo del tema porque la percepción de todo esto, no es igual en todas partes.

Por tanto, cada uno debe de pensar en su "camino Smart". No quiere decir que cada camino sea diferente a otro, que seguramente lo será, pero sí la manera de enfrentarse a él.

Personalmente creo que la reflexión que cada organización, ente o persona debiera hacerse, es focalizarse en cómo acometer el camino que se nos presenta para ir dando los pasos necesarios hacia ese camino Smart deseado u objetivo. Da igual si es inicialmente pequeño o grande si tenemos claro dónde estamos y dónde queremos llegar, porque según vayamos dando pasos, seremos cada vez más conscientes de los grandes avances que esto nos reporta. Podemos ir paso a paso ganando terreno y sin querer, nos vamos a dar cuenta que cada vez somos más Smart. Pero como todo en la vida, la rueda gira y lo que hoy se presenta como super Smart, en breve será Smart tirando a carroza para después decirte… que eres qué?? Así que, sigamos adelante.

Y para cada día más Smart, aunque partamos de situaciones reticentes al cambio, que ahí están… y lo sabes!, no es más que aplicar la innovación a nuestras vidas, empresas y acciones, por lo que señores/as, abramos los ojos y nuestros oídos y veamos y escuchemos que se nos presenta como innovación. No tiremos la casa por la ventana ahora y hala!! A saco a ser Smart… Noooo. Obviamente, estudiemos, probemos, comparemos, planifiquemos... todo lo que sea necesario para estar seguro de que entendemos los pasos, diseñamos bien ese camino y seguimos la trayectoria deseada, pero hagámoslo porque si no, no es que no evolucionaremos hacia un modelo “más” Smart, sino que nos quedaremos fuera o lo que es peor, sin aprovechar los beneficios que la evolución nos permite y que no hemos sido capaces de gestionar, y nos comerán los de al lado, que la competencia está ahí, vigilante y deseando que te quedes un pelín… menos “Smart”, por decirlo finamente.

Por eso, póngame cuarto y mitad de Smart, que en cuanto me lo coma, vengo a por más.

Comentarios