Cómo aprender a Hablar en Público en el Sector del Agua

225
4

Sobre el blog

Enrique Castellanos Rodrigo
Escritor de Novela y Relato Corto. Blogger Freelance.
225
  • Cómo aprender Hablar Público Sector Agua

¿Quién puede Hablar en Público? Y la respuesta es que Todos tenemos esa Capacidad, independientemente de nuestros antecedentes, idiosincrasia y habilidades naturales.

¿Es cierta la afirmación anterior? ¿Todos tenemos la capacidad para Hablar en Público? Sin duda que lo es. Hay escuelas públicas, privadas y concertadas que ya han comenzado a enseñar a los niños a Hablar en Público desde tierna edad. ¿Por qué lo hacen? Porque todos tenemos ese potencial, independientemente de nuestro carácter, personalidad y habilidades naturales. Como todo arte, el arte de la enseñanza en público puede cultivarse y, con el tiempo y la práctica apropiada, dominarse en todas sus amplias características y facetas. Lo cierto es que hasta un pequeño e insignificante acto de expresión oral puede ser lo suficientemente poderoso como para convencer y razonar (siempre y cuando se realice de modo efectivo).

Todos tenemos el potencial para Hablar en Público, independientemente de nuestro carácter, personalidad y habilidades naturales. Como todo arte, el arte de la enseñanza en público puede cultivarse y, con el tiempo y la práctica apropiada, dominarse en todas sus amplias características y facetas

Por eso, la comunicación oral es una destreza que todos necesitamos. Seguramente en algún momento de nuestras vidas tengamos que hallarnos frente a un auditorio. Para empezar, se trata de una habilidad cuyo desarrollo se fomenta en numerosos centros educativos, como decíamos antes, por la importancia que tiene, ya no solo en el ámbito profesional sino también en el personal. ¿Hemos tenido alguna vez que hacer informes orales, reseñas de libros, presentaciones audiovisuales y participar en debates? Pues bien, todas estas cosas exigen habilidades directamente relacionadas con saber expresarnos de la forma debida.

Y es evidente que, ya sea que formemos parte del mundo laboral, estemos apunto de hacerlo o estemos en vías de preparación para su acceso en el mismo, que seguramente se nos pida que con el tiempo impartamos cursos de adiestramiento a uno o a varios compañeros de trabajo. También es posible que tengamos que plantear una propuesta a algún cliente o que expongamos un informe económico ante una junta directiva. En efecto, por todo ello y por mucho más, es evidente que saber Hablar en Público es muy útil en muchos campos, incluidos el periodismo, la administración, las relaciones públicas y las ventas. Y remarcamos que es esencial también en el ámbito personal y de desarrollo.


Los cuidados de la voz son fundamentales porque nuestro instrumento al Hablar en Público es nuestra voz

¿Y si decidimos buscar trabajos manuales o de oficina? ¿Significa eso que por el hecho de que parezca que no son trabajos en los que se está de cara al público, nos puede librar de la necesidad de desarrollo en la habilidad de saber Hablar en Público? Pues bien, nuestra habilidad para expresarnos en una entrevista laboral pudiera ser el factor determinante a la hora de que nos contratasen. Y eso, evidentemente, es algo muy importante a tener en cuenta. Además siempre será ventajoso cuando ya estemos empleados o empleadas. Lo cierto es que, en este mundo, se relaciona el hecho de saber Hablar bien en Público con ser personas más maduras y capaces para asumir mayores responsabilidades. Y ese hecho, seguro que también se relaciona con obtener un mejor puesto o un mayor salario o, como mínimo, en proyectar más respeto sobre nuestras personas. Y cuando alguien es respetado por su entorno se evita muchos problemas. 


Es posible aplicar Técnicas y Cualidades de la Oratoria así cómo Ejercicios de Respiración, para controlar y superar la Timidez y la Tartamudez

De hecho, y ahondando acerca de este hecho, existen dos grupos de personas en este campo. Las que tiene facilidad para Hablar en Público (hecho que está relacionado con su capacidad natural por ser personas abiertas, extrovertidas y dinámicas) y las que no lo tienen (quizás porque son más tímidas, introvertidas y les cuesta comunicarse especialmente en grupo). Esto está relacionado con las personas que tienen confianza en sí mismas para hacerlo y las que no lo tiene porque, en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera han intentado hacerlo. Puede ser que siempre rechacen las oportunidades que se les presenten para hacerlo. Por ejemplo, si formamos parte de un grupo de trabajo, ya sea en la escuela, en el instituto, la universidad o en nuestro puesto de trabajo y, después hay que hacer una exposición a los compañeros o a algún cliente, ¿somos de los que nos ofrecemos para hacerlo o somos de los que nos retraemos e incluso denegamos una invitación directa que nos hagan para hacer la presentación, y preferimos que la haga otro compañero? Esto nos puede servir para saber desde el principio a que grupo de los anteriores pertenecemos: al grupo de los que les resulta fácil comunicarse con otros o al grupo de los que les cuesta y deben, por tanto, esforzarse más.

En este mundo, se relaciona el hecho de saber Hablar bien en Público con ser personas más maduras y capaces para asumir mayores responsabilidades. Y ese hecho, seguro que también se relaciona con obtener un mejor puesto o un mayor salario o, como mínimo, en proyectar más respeto sobre nuestras personas

Sin embargo, en realidad, pertenecer a un grupo o a otro no es lo importante si queremos alcanzar la meta de Hablar en Público con la calidad de un buen orador u oradora dentro del ámbito profesional o personal. Esto quizás nos pueda dejar un poco perplejos, sobre todo si somos del grupo de los que tenemos facilidad para comunicarnos e incluso llevamos mucho tiempo hablando en público. Desde el principio es bueno sentar la premisa de que siempre se puede mejorar, independientemente del grado en el que dominemos la oratoria.

¿Es exagerada la anterior afirmación? Bueno, analicemos esta situación desde diferentes perspectivas.


Es posible superar el Miedo Escénico o la Glosofobia. Los nervios, la fluidez , la Falta de Confianza y otros problemas similares se pueden corregir

Analicemos las circunstancias del grupo de las personas a las que se les hace cuesta arriba expresarse en Público. Puede ser que pensemos que no somos capaces de Hablar en Público por diversas razones. Quizás nos consideremos una persona tímida y nos englobemos dentro del grupo de las personas que no tenemos facilidad para Hablar en Público. Esa ha sido nuestra conclusión desde que hemos nacido. Y esto lo tenemos claro: puede ser que sepamos, sin ningún lugar a dudas, que somos tímidos o tímidas. No hay vuelta de hoja en este asunto y por eso ni nos planteamos el poder hacer alguna vez una presentación en nuestra empresa o en otro entorno personal. Y esto lo tenemos claro porque sabemos que siempre hemos sido tímidos o tímidas, quizás desde la infancia y, por eso, lo sabemos. Como suele decirse, hay cosas que son muy simples y podemos pensar que esta es una de ellas. Incluso podríamos haber llegado a la conclusión de que ya no deseamos avanzar más en este campo. Ni siquiera queremos progresar en el mismo. Que eso de Hablar en Público es para otros. También puede ser que seamos personas a quienes nos dé verdadero pánico el Hablar en Público. Si experimentamos sudores fríos, la necesidad de salir volando por la ventana o ganas de pelearnos con el de enfrente (cuando estemos en situaciones comprometidas como presentar un proyecto a nuestros jefes, atender a un cliente, dar una conferencia o atender a una entrevista de trabajo), no hay duda de que nos ha atrapado el miedo escénico. Pero en esas ocasiones, el hacerlo bien o mal marcará la diferencia entre, por ejemplo, obtener o no una subida de sueldo, conseguir o no un trabajo y ganar o perder una venta. ¿A qué grupo pertenecemos? ¿Lo pasamos bien o lo pasamos mal al Hablar en Público? Si lo pasamos mal y tenemos los síntomas anteriores entonces lo tenemos claro, eso de Hablar en Público no es para nosotros y es para otros.


Existe la llamada Fórmula de la Presentación que nos muestra la relación directa que existe entre el Ensayo y una buena Presentación

Hemos sacado estas conclusiones y estamos muy seguros de ello. También lo sabemos porque quizás nos cuesta hablar con los demás. Incluso cuando se trata de algo trivial. O también lo sabemos porque cuando tenemos que ir a una fiesta social donde hay mucha gente nos cuesta relacionarnos, especialmente con aquellas personas que no conocemos. Y lo sabemos porque tenemos la sensación de que eso de dar el primer paso y hablar con alguien es como atravesar un abismo.

De acuerdo, está bien. No hay ninguna duda. Puede ser que seamos tímidos o tímidas. O incluso seamos tartamudos o tartamudas. Pero, sinceramente, eso no es un obstáculo para Hablar en Público. Antes decíamos que hay escuelas que ya han implementado esta asignatura en sus escuelas para que los niños lo aprendan. Y seguro que hay muchos pequeños y pequeñas en esas clases que son tímidos o tímidas. Y, sin embargo, están asistiendo a ese curso para mejorar su expresividad. ¿Qué significa esto? Que todo se puede conseguir con voluntad y esfuerzo. Tenemos a nuestra disposición excelentes ayudas y herramientas que nos guiaran a la hora de poder conocer dónde están los problemas y los obstáculos que tenemos que vencer para poder Hablar en Público y convertirnos en un buen orador u oradora o, sencillamente, para ser un buen comunicador con los demás, lo que también nos reportará beneficios a nivel personal.


Los Cuentos y Fábulas del pasado son una manera muy eficaz para obtener la confianza personal para superar nuestro miedo a Hablar en Público

Pero, ¿por qué podemos estar tan seguros de que esta meta es alcanzable para cada uno de nosotros? Porque todos en nuestras vidas hemos sido tímidos o tímidas alguna vez y, con el tiempo, con la fuerza de la costumbre, lo hemos superado hasta un grado razonable. Hasta un grado que nos permite conducirnos por la cotidianidad de la vida y del mundo profesional con cierta soltura. Siendo realistas, muchas veces es complicado cambiar ciertas características de nuestra personalidad. Pero también es sensato concluir que podemos controlar y rectificar hasta un grado razonable esas facetas de nuestro yo interior para convertirlas en algo positivo y no permitir que sigan siendo algo negativo.

Puede ser que seamos tímidos o tímidas. O incluso seamos tartamudos o tartamudas. Pero, sinceramente, eso no es un obstáculo para Hablar en Público

Por otro lado, puede ser que nos consideremos dentro del grupo de personas que tienen facilidad para Hablar en Público, como decíamos antes. Que tienen confianza en sí mismas. Además puede ser que seamos un profesional o una profesional que nos hayamos enfrentado en muchas ocasiones a Hablar en Público. Quizás Hemos impartido cursos de formación, hemos dado alguna conferencia para nuestra empresa, hemos hecho visitas a clientes regularmente o hemos desarrollado otras situaciones parecidas a estas. Entonces, la conclusión a la que podemos llegar es que este libro no nos hace falta. Bueno, quizás estemos en lo cierto. Eso lo sabe uno mismo mejor que nadie. Y seguro que a nadie jamás se le ocurriría ponerlo en duda. Jamás. Porque cada uno se conoce bien y sabe lo que le resulta difícil y lo que no. Sin embargo, siempre a todos nos gusta compartir nuestra propia experiencia. Y algo muy enriquecedor es también seguir aprendiendo gracias a las sinergias que se crean al compartir las experiencias entre unos y otros.

Cómo última pincelada en estas reflexiones, tengamos en cuenta que para el sector profesional donde desarrollemos nuestras actividades (ya sea el del Agua o cualquier otro), el saber Hablar en Público de manera efectiva y profesional ya no es una opción. Es una habilidad igual de equiparable a la de saber hablar un segundo idioma.

Y tú, querido lector, ¿qué opinas de la habilidad de saber Hablar en Público? ¿Cuál ha sido tu experiencia al respecto?

Más Información sobre Cómo Aprender a Hablar en Público

Comentarios