Aqualia
Connecting Waterpeople

#HablarenPublico y su semejanza con el #Agua: La Adaptabilidad

98
2
(2)
  • #HablarenPublico y semejanza #Agua: Adaptabilidad

Sobre el blog

Enrique Castellanos Rodrigo
Escritor, Freelance Blogger y Ponente (Hablar en Público)

Temas

El agua y Hablar en Público son semejantes porque ambos son Adaptables.

El agua tiene la capacidad de adaptarse independientemente del terreno que tenga que atravesar.

El Agua siempre busca el camino más fácil por donde circular. La gravedad juega un papel fundamental en este caso. Antes de que un río salte un accidente geográfico, intenta ir bajo tierra si el terreno se lo permite. Un ejemplo de este fenómeno son las cuevas de “Sac Actun” y “Dos Ojos” (México) que conforma la cueva inundada más grande del mundo. Según las investigaciones realizadas hasta la fecha, la extensión de la cueva inundada es de 347 kilómetros. Impresionante, ¿verdad?

Siguiendo con esta analogía, para Hablar en Público es necesario ser capaces de Adaptarse al Auditorio que tengamos enfrente.

Imaginemos que tenemos una Presentación estándar que usamos habitualmente para hablar de un producto. No es lo mismo dar esa conferencia delante de un sector en concreto que en otro diferente.

Bajo esta premisa, ilustremos la importancia de La Adaptabilidad cuando hablamos en Público:

Supongamos que somos comerciales de una marca de neumáticos de automóviles. Nuestra presentación señala las bondades técnicas de nuestra marca de manera genérica. Un día nos invita una empresa cuyo nicho de mercado son países tropicales. ¿Cómo enfocaremos o adaptaremos nuestra presentación? ¿Hablaríamos de las características de los neumáticos de invierno preparados para el hielo y la nieve? Probablemente no, dado que esos neumáticos van dirigidos a conductores de un país donde esos fenómenos atmosféricos no son aplicables. En este supuesto adaptaremos la presentación para resaltar las características del neumático preparado para la climatología Tropical.

Cuando nos enfrentamos a un escenario, podemos comportarnos como el Agua. Podemos ser fríos en nuestra Presentación, como si nos hubiese atravesado un témpano de hielo

¿Qué más nos enseña el agua sobre la Adaptabilidad? Resaltemos una segunda propiedad del Agua.

El agua se adapta a su escenario climatológico, especialmente debido a la temperatura ambiente que incide sobre ella.

El Agua es capaz de cambiar su estado molecular al congelarse o mantener su estado líquido o evaporarse (ante altas temperaturas). Sus tres estados o fases se pueden resumir de esta manera sencilla:

En la fase sólida las partículas del agua se encuentran fuertemente ligadas entre sí. Además el hielo mantiene su forma, independientemente del recipiente que los contenga. En la fase líquida, las partículas no están ordenadas. Es como si la unión entre las moléculas se rompiese para que el agua pudiera tomar la forma de aquello que la contuviese. Finalmente, en la fase gaseosa la agitación y el desorden son máximos dentro de la composición molecular del agua. El vapor ocupa todo el espacio posible que pueda. Las distancias entre las moléculas son grandes y el agua se vuelve invisible.

De nuevo, entendiendo este comportamiento del Agua, ¿cómo podemos enfocarlo con la Adaptabilidad cuando hablamos en Público?

Cuando nos enfrentamos a un escenario, podemos comportarnos como el Agua. Podemos ser fríos en nuestra Presentación, como si nos hubiese atravesado un témpano de hielo. Eso suele ocurrir cuando los nervios hacen acto de presencia y nos quedamos petrificados, congelados y paralizados. Otras veces pudiera ocurrirnos que pasa algo inesperado que nos distrae e interrumpe durante nuestra Presentación. ¿Qué haríamos si se cae al suelo la botella de agua que nos han puesto al lado y toda el agua se derrama por el suelo? ¿Qué haríamos si de pronto se va la luz? O, ¿Cómo reaccionaríamos si un video que debería de visionarse en nuestra Presentación no funciona por más que pinchemos al “Play”?

El Agua se adapta al terreno que tenga que atravesar. Para Hablar en Público es necesario Adaptar nuestra Presentación en función del Auditorio que nos vaya a escuchar

Por otro lado, nos podría ocurrir también el caso contrario al frío. Podríamos arder en nuestra presentación hasta evaporarnos. El exceso de confianza, de entusiasmo y la fogosidad podría crear que convirtamos nuestra Presentación en un acto teatralizado que causaría incomodidad en nuestros oyentes. Eso causaría que fuéramos para ellos algo así como un hombre o una mujer invisibles, porque dejarían de prestarnos atención.

En otras palabras, si somos fríos provocamos indiferencia y desapego hacia quienes nos observan. Pero si somos demasiado dinámicos creamos desasosiego e incomodidad.

Entonces, ¿cuál es el estado perfecto del Orador u Oradora?

Sin duda es (y siguiendo con la analogía del Agua), mantenernos en fase líquida o en equilibrio. Ese estado nos permite controlar la situación y ponderar la Adaptabilidad en el escenario. Ahí mantenemos el control, pase lo que pase. También conservamos la moderación en nuestra expresividad, ya sea gestualmente (con nuestro rostro) o al utilizar ademanes con nuestros brazos y manos. También El Tono de la voz suena agradable y empático. ¿El resultado? El Auditorio nos prestará atención.

Como conclusión, podemos decir que el Agua nos enseña lecciones importantes acerca de lo que significa la Adaptabilidad. Esas características las podemos usar como nexo de unión con las cualidades que también debemos mostrar cuando Hablamos en Público.

Resumimos las de este artículo:

Características del Agua y su vinculación con la Adaptabilidad:

  • El Agua se adapta al terreno que tenga que atravesar. Para Hablar en Público es necesario Adaptar nuestra Presentación en función del Auditorio que nos vaya a escuchar.
  • En fase líquida, el Agua toma la forma de aquello que lo contenga, adaptándose a cualquier terreno. Al Hablar en Público, la Adaptación ideal al escenario es aquella en la que mantenemos el Control, la Moderación y un Tono de Voz agradable y Empático.

Comentarios

La redacción recomienda