Hidroconta
Connecting Waterpeople
KISTERS
Baseform
AGENDA 21500
Red Control
Amiblu
Global Omnium
Molecor
EPG Salinas
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ONGAWA
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
CAF
Aganova
Rädlinger primus line GmbH
Asociación de Ciencias Ambientales
DATAKORUM
TFS Grupo Amper
Vector Energy
Hidroconta
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Botín
Xylem Water Solutions España
Minsait
Catalan Water Partnership
Terranova
AMPHOS 21
EMALSA
Agencia Vasca del Agua
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Fundación CONAMA
ESAMUR
Consorcio de Aguas de Asturias
ADECAGUA
Lama Sistemas de Filtrado
Aqualia
Ingeteam
Gestagua
ACCIONA
Likitech
LACROIX
VisualNAcert
Grupo Mejoras
J. Huesa Water Technology
Filtralite
NSI Mobile Water Solutions
Almar Water Solutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Innovyze, an Autodesk company
TEDAGUA
ISMedioambiente
Danfoss
TecnoConverting
Barmatec
Sacyr Agua
Fundación Biodiversidad
Idrica
AECID
Kamstrup
Regaber
HRS Heat Exchangers
MOLEAER
RENOLIT ALKORPLAN
STF
GS Inima Environment
Hach
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Confederación Hidrográfica del Segura
FENACORE
Schneider Electric
AGS Water Solutions
Sivortex Sistemes Integrals
SCRATS
NTT DATA
Saint Gobain PAM

Se encuentra usted aquí

Saneamiento e historia, ¿de verdad hemos avanzado en este campo?

Sobre el blog

  • Saneamiento e historia, ¿ verdad hemos avanzado este campo?

Allá en el año 1.513 a. E.C. un numeroso pueblo formado por millones de personas fue capaz de sobrevivir gracias a una norma básica aplicada al Saneamiento: los desperdicios del cuerpo humano debían cubrirse con tierra fuera de las inmediaciones del campamento. Estamos hablando del pueblo Judío que, guiados por el profeta Moisés, escapó del cautiverio de la que, para aquel entonces, era la Potencia Mundial: Egipto.

En la Ley dada a este pueblo se decía lo siguiente en el libro de Deuteronomio (cita de la Biblia según la Nueva Versión Internacional): “Designarás un lugar fuera del campamento donde puedas ir a hacer tus necesidades. Como parte de tu equipo tendrás una estaca, con la que cavarás un hueco y, luego de hacer tu necesidad, cubrirás tu excremento”.

Como contraste a este ejemplo antiguo, encontramos que, en tiempos relativamente recientes, en la Guerra Civil Americana (1.861-1.865 E.C.) murieron más hombres por casos de disentería y otras enfermedades relacionadas por la falta de higiene y por la falta de gestión de los desperdicios, que los que perecieron en el campo de batalla.

Y en el presente, ¿de verdad hemos avanzado en el Saneamiento? Triste es decirlo pero, a pesar de los muchos esfuerzos sinceros que se han hecho en este campo, la lucha continúa. Actualmente se antoja una difícil tarea que se pueda ganar la batalla a corto plazo. Las cifras siguen siendo estremecedoras.

Por mencionar algunos datos reveladores de organizaciones volcadas con este problema, como “World Vision Advocacy”:

  • Actualmente hay unas 2.500 millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso a instalaciones de saneamiento preparadas para evitar enfermedades y donde exista un reciclaje adecuado de los desperdicios así como de las aguas contaminadas.
  • 1 de cada 3 mujeres en el mundo sufren enfermedades, acoso e incluso agresión física por no contar con un lugar seguro para ir al baño. El hecho de que tuvieran instalaciones de saneamiento adecuadas conseguiría que sus vidas fueran más seguras y saludables.
  • La falta de saneamiento es la causa más importante de contagio en el mundo. Por mencionar una de ellas, la diarrea es responsable de unos 1.500 millones de muertes al año. Se posiciona así como la segunda causa principal de muerte en niños menores de cinco años. Mata más niños que la malaria, el SIDA y el sarampión juntos.
  • La carencia de infraestructuras con instalaciones de Saneamiento adecuadas es otro grave problema. Tan solo el 45% de las escuelas en los países en vías de desarrollo cuenta con instalaciones de saneamiento funcionales.

“Designarás un lugar fuera del campamento donde puedas ir a hacer tus necesidades. Como parte de tu equipo tendrás una estaca, con la que cavarás un hueco y, luego de hacer tu necesidad, cubrirás tu excremento”  

Sin embargo y a pesar de lo anterior, queremos conservar un enfoque optimista y positivo. Se han conseguido muchos logros y mejoras y, si se sigue en esta línea, la batalla puede ser ganada, aunque sea a largo plazo.

Repasemos algunos de ellos:

  • Objetivos de Desarrollo Sostenibles: Fueron establecidos por las Naciones Unidas en el año 2.015. El objetivo nº 6 pondera directamente con satisfacer la necesidad de demanda de agua limpia y sostenible junto con instalaciones de Saneamiento que protejan la salud especialmente de las niñas y de las mujeres.
  • Trabajar enfocados en las zonas especialmente vulnerables: En todos los continentes existen zonas especialmente sensibles a este problema. Una de ellas la encontramos en Sudamérica y concretamente en la Amazonía peruana. Lo que allí se está haciendo demuestra que tanto la construcción de infraestructuras como el mantenimiento posterior juegan un papel clave para la población local.
  • La búsqueda continua de soluciones e innovación: El uso sostenible del agua, su gestión y la protección del entorno pasan por aplicar soluciones que, en muchas ocasiones, son sencillas e ingeniosas.

Listemos algunos ejemplos:

  • La “Bush Pump (Bomba de Zimbabwe) tipo B” y la Letrina de Pozo Mejorado Ventilado (VIP), que han sido adoptadas como el estándar nacional por el gobierno de Zimbabwe. (Inventadas por el Dr. Peter Morgan quién recibió el Stockholm Water Prize 2013 por su trabajo).
  • Kalanithy Vairavamoorthy, experto en hidrología urbana, se ha dedicado a la creación de sistemas de abastecimiento y saneamiento de agua limpios y sostenibles a través de programas para la UNESCO y la Unión Europea.

Estos esfuerzos conjuntos de tantas personas y organizaciones sensibles a este problema y muchísimos otros que existen, retratan la realidad de que cada vez que recordemos y celebremos el 19 de noviembre el “Día Mundial del Saneamiento”, nos estaremos acercando cada vez más a la solución de este problema.

Y aunque el problema de un saneamiento adecuado para todo el mundo se extendiese desde años tan antiguos como el 1.513 a.E.C. pasando por el 1.861 y llegando hasta nuestros días, finalmente podremos escribir el año exacto en que todos, incluidos esos 2.500 millones de personas, puedan también en el futuro poder disfrutar de ir al baño de una manera segura y en comunión con el medioambiente. 

¿La fecha? Seguro que pronto la escribimos.