Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Kamstrup
Ingeteam
Rädlinger primus line GmbH
Sivortex Sistemes Integrals
Amiblu
TecnoConverting
Hidroglobal
SCRATS
Schneider Electric
Innovyze, an Autodesk company
Red Control
Vector Energy
IAPsolutions
Cajamar Innova
Global Omnium
Baseform
HRS Heat Exchangers
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
AECID
ICEX España Exportación e Inversiones
EPG Salinas
J. Huesa Water Technology
Grupo Mejoras
Aganova
LACROIX
ACCIONA
Xylem Water Solutions España
Sacyr Agua
Likitech
ESAMUR
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Asociación de Ciencias Ambientales
KISTERS
Fundación Botín
ISMedioambiente
TEDAGUA
Minsait
Confederación Hidrográfica del Segura
Idrica
Hach
Barmatec
AGS Water Solutions
MOLEAER
FLOVAC
Fundación CONAMA
ADECAGUA
Agencia Vasca del Agua
RENOLIT ALKORPLAN
Fundación Biodiversidad
CAF
ADASA
DATAKORUM
Hidroconta
Molecor
Aqualia
ONGAWA
GS Inima Environment
FENACORE
Almar Water Solutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
s::can Iberia Sistemas de Medición
Filtralite
TRANSWATER
Saint Gobain PAM
Lama Sistemas de Filtrado
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
AMPHOS 21
IRTA
Catalan Water Partnership

Se encuentra usted aquí

¿Qué proponen los candidatos presidenciales en México en materia de agua para la elección 2024?

Sobre el blog

Estrellita Fuentes Nava
Politóloga y periodista, con 21 años de práctica en el sector del agua en México. Fue Gerente de Cooperación Internacional de la CONAGUA, y actualmente es consultora privada en agua y saneamiento, así como en análisis de riesgos políticos.
  • ¿Qué proponen candidatos presidenciales México materia agua elección 2024?

No cabe duda de que, en el caso mexicano, cada vez veremos más presente el tema del agua dentro de las promesas de campaña, como las que se están anunciando este año, en el marco de las elecciones federales que se avecinan para el 2 de junio, donde se elegirá al nuevo presidente del país y nueve gubernaturas estatales, que cada vez se está convirtiendo en una agenda más acuciante.

Por ejemplo, en la Ciudad de México, una megalópolis que concentra a casi 10 millones de mexicanos y que se abastece principalmente a través del Sistema Cutzamala, éste tuvo el año pasado una severa crisis, alcanzando uno de sus peores niveles en su recaudación al estar al 33% de su capacidad total. Y peor aún, de acuerdo con científicos, la deshidratación que enfrenta podría extenderse hasta el 2025.

Para ello, Clara Brugada, la candidata por Morena – Partido del Trabajo - Partido Verde al gobierno de la Ciudad de México ya dijo que en la capital mexicana no hay crisis, ni la habrá en el futuro; que tan solo se trata de ataques políticos de sus adversarios, y defiende a capa y espada que el gobierno que encabezó Claudia Sheinbaum (actual candidata presidencial) invirtió más de 17 mil millones de pesos (900 millones euros) en un programa de sectorización o la recuperación de fuentes de abasto de agua. Sin embargo, hay una contradicción: el presidente actual del país, Andrés Manuel López Obrador, anunció en paralelo que llevará agua de los estados de Querétaro, Hidalgo y de su obra emblemática, el aeropuerto Felipe Ángeles, a la CDMX para garantizar el abasto. Esto ha sido calificado por ciertos actores políticos hidalguenses como una ocurrencia. También en el estado de Querétaro con un gobierno del PAN (derecha), se observa muy complicado que se alcanzara un acuerdo de trasvase para la capital.

Por su parte, Santiago Taboada, abanderado del PRI-PAN-PRD (coalición de centro – derecha – izquierda), ya criticó la gestión de la izquierda desde hace 20 años que ha gobernado la CDMX, que no ha solucionado el tema del agua en dicha ciudad, y está proponiendo el reúso. Y Salomón Chertorivski, candidato de Movimiento Ciudadano (nuevo partido político emergente), alertó de que los próximos meses de la temporada más cálida, serán complicados en la Ciudad de México por la escasez de agua potable, y también criticó la falta de acciones para evitar la crisis. Él habla de reforestar el sur de la capital.

¿Cuál es la realidad? Sí hay una crisis en la CDMX, y ello se observa en las alcaldías de Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Iztacalco, Cuajimalpa, Coyoacán, Magdalena Contreras, donde los cortes de suministros son cada vez más recurrentes. También hay afectación en los municipios conurbados pertenecientes al vecino Estado de México, como Tlalnepantla, Neza, Atizapán. Hay colonias enteras que dependen de las pipas de agua, lo cual ha ocasionado incluso que haya mafias para la contratación de dichos servicios.

Infraestructura obsoleta, fugas, el Sistema Cutzamala impactado por las sequías y las altas temperaturas, y una población creciente, se antoja como para bomba de tiempo en la CDMX.

En el panorama nacional, la Doctora Sheinbaum, por la alianza Morena – Partido del Trabajo – Partido Verde, propone una nueva agenda del agua con visión de 30 años. De ahí que surge la pregunta, ¿y el Programa Nacional Hídrico, que rige la administración actual del presidente AMLO, no se diseñó así, con visión de largo plazo? El problema es que cualquier cosa que prometan tanto Claudia Sheinbaum en el orden federal, como Clara Brugada para la CDMX, tendrá una disonancia cognitiva para el electorado, porque van a contrastarlo con los resultados de la administración que encabeza el actual presidente de México.

Sheinbaum además propone: la tecnificación del riego agrícola, un énfasis en el tratamiento del agua para uso industrial y de riego; hacer una serie de obras estratégicas para el abastecimiento del agua, y hacer un proyecto de agua para la Zona Metropolitana del Valle de México.

Por su parte, Xóchitl Gálvez, la candidata por el PRI-PAN-PRD propone el tratamiento del 100 % de las aguas residuales del país. Y esta meta es ideal, pero está cuesta arriba lograrlo. Actualmente, se trata sólo el 41,1 % de las aguas negras en el país, ¡menos de la mitad! Y se ocupan inversiones estratosféricas no solo para el tratamiento, también para la conducción y potabilización del agua en todo el país. Y para ello, pues tendría que haber un Congreso federal que sí le ayudara, y no cooptado por el partido político de Morena, como actualmente se encuentra, para que le aprueben un presupuesto de tal envergadura. De hecho, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2024 sólo se asignaron 67.000 millones de pesos (3.600 millones de euros) al sector agua, que es el 12 % menos que en 2023, siendo que se requieren más de 115.000 millones de pesos anuales (6.300 millones de euros) para atender las necesidades, en particular de 22 estados que no reciben presupuesto.

Gálvez (quien incorporó al Ing. José Luis Luege Tamargo, ex director de la CONAGUA, como responsable de la agenda del agua de su plataforma política), propone también: la tecnificación del campo; la construcción de presas para la captación de agua de lluvia; reparar las fugas y reemplazar todos los W.C. a seis litros de capacidad.

Jorge Álvarez Máynez, candidato a la presidencia de México por Movimiento Ciudadano contempla dentro de sus iniciativas: una nueva Ley Hídrica que actualice las concesiones de agua; la creación de un Fondo de Infraestructura Hídrica; promover una distribución equitativa y sostenible; la creación del Plan Nacional Hidráulico de Emergencia, y establecer regulaciones más estrictas para la protección de cuerpos de agua.

Una reflexión importante ante estas agendas que proponen los candidatos es que las promesas de campaña en torno al agua no pueden estar basadas en ocurrencias, sino en soluciones prácticas y viables. Porque el manejo del agua tiene un alto componente técnico y de cálculo matemático e ingenieril, que es muy complejo. Lamentablemente, en el caso de México, ese expertise se ha ido perdiendo,una por el desmantelamiento del que ha sido objeto la CONAGUA de su equipo humano altamente capacitado, a quienes les despidieron en esta administración, a razones políticas; y la otra, porque los que realmente saben, ya se nos han estado yendo varios en el camino. Desde aquí recuerdo y rindo homenaje con mucho cariño a mi maestro, el Ingeniero Roberto Contreras, que era un máster en el tema de las plantas de tratamiento. Falleció hace poco.

La crisis del agua en México está aquí y ahora, y la van a tener que gestionar, les guste o no, todos los candidatos en lo federal, estatal y municipal, toda vez que se trata de una agenda de seguridad nacional, y de supervivencia humana. Ello vale más, que todo el resto de las promesas de campaña, porque sin agua simplemente no hay vida, y no serán viables ninguna de sus otras agendas. Así que más les valdría que lo vayan comprendiendo y atendiendo a cabalidad.