Connecting Waterpeople

Las Redes de Agua Inteligentes: por la mejora de la eficiencia real del consumo de agua

213
3
(1)

iPERL

Sobre el blog

Fernando Gascón
Director Comercial de Sensus España
213

Las redes de agua inteligentes pueden ayudar a las empresas de suministro a abordar el reto de gestionar eficientemente este recurso tan escaso, en el que se ha convertido el agua. A nivel mundial, se estima que las empresas de suministro gastan casi 184.000 millones de dólares anuales en labores de suministro de agua, de los cuales 14.000 millones se invierten en cubrir el coste energético necesario para bombear agua a las redes actuales. Sin embargo, estas cifras no incluyen las pérdidas ocasionadas por roturas en las tuberías y las posibles fugas.

Las redes de agua inteligentes que están asociadas a sistemas de gestión de datos controlan el estado de la red, las posibles pérdidas de agua, los parámetros microbiológicos y químicos del agua, y contribuyen a hacer del mundo un lugar más sostenible. Si bien, podemos decir que el valor combinado de estos factores no tiene precio si el resultado final pudiera evitar que unos 1.800 millones de personas en el mundo, beban agua contaminada.

Siguiendo con esta idea, y si tenemos en cuenta que un tercio de las empresas de suministro del mundo informan de una pérdida de más del 40 % de agua potable debido a las fugas, debemos concienciarnos de que es de vital importancia ser capaces de localizar el lugar exacto de la red donde se encuentra la posible fuga.

Contar con datos precisos sobre el estado de la red permite a las empresas de suministro no solo comprender la oferta y la demanda de agua, sino también calcular todo lo que conlleva. Además, tener la capacidad de predecir cuándo existe la posibilidad de que una tubería pueda sufrir una rotura o incluso cuándo fallará una bomba, asegura que no habrá gastos de capital hasta que sea necesario. Estas decisiones de inversión de capital casi siempre se basan en el tiempo: la cantidad de tiempo que se ha utilizado un activo, o si se trata de un activo inteligente, entre otros factores. Además, una reducción en la demanda de agua hace que la infraestructura de suministro hídrico lleve menos carga y, por lo tanto, tenga una mayor vida útil.

Por otro lado, los importantes datos suministrados por una solución integral de agua inteligente permiten realizar operaciones a distancia que pueden llevar a la automatización de tareas asociadas con el mantenimiento rutinario y la operación del sistema de distribución de agua, lo que tiene como resultado una mayor eficiencia general.

En definitiva, el uso de datos precisos permite obtener unos ahorros inestimables no solo para una empresa, sino también para el medioambiente, lo que también debe ser motivo de concienciación y compromiso.

Comentarios