El "estado de necesidad" en las sanciones de Derecho de Aguas

279
0

Sobre el blog

Fernando López Alonso
Abogado. Profesor Asociado de Derecho Civil en la Universidad de Murcia. Doctor en Derecho. Master en Derecho de la Empresa (ICADE).
  • La CHG había sancionado a una empresa que extrajo sin estar autorizada aguas públicas subterráneas en Ciudad Real.

En el supuesto resuelto por la Sentencia de 25 de mayo de 2010 del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) había sancionado a una empresa que extrajo sin estar autorizada aguas públicas subterráneas en Ciudad Real, por ser constitutiva tal conducta de las infracciones previstas en los artículos a) y g) del art. 116 de la Ley de Aguas de 2001:

a) Las acciones que causen daños a los bienes de dominio público hidráulico y a las obras hidráulicas.

g) El incumplimiento de las prohibiciones establecidas en la presente Ley o la omisión de los actos a que obliga.

La alegación en este supuesto del “estado de necesidad” es uno de las muchas justificaciones de un comportamiento merecedor de sanción

La empresa sancionada, no conforme con la decisión de la CHG, recurrió tal sanción ante el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, alegando como motivo de su recurso que el agua subterránea ilícitamente obtenida había sido destinada a regar 70,20 Ha de vid, y que su extracción vino motivada porque uno de los de los dos aprovechamientos de aguas subterráneas de los que era titular, devino inoperativo, siendo denegada su sustitución, viéndose obligada dicha empresa a realizar la extracción ilícita de agua por el “estado de necesidad” en el que se encontraba; esto es, se argumentó que de no haberse consumido el agua subterránea, se habría perdido el viñedo.

El “estado de necesidad” es aquella circunstancia que excluye la responsabilidad de quien comete un ilícito al haber actuado movido por la necesidad de proteger un bien jurídico superior al lesionado. En el supuesto que estamos comentando, la empresa sancionada al alegar tal “estado de necesidad” pretendía justificar el daño provocado, (producido al detraer ilegalmente el agua) con la necesidad de aportar agua a su vid, concluyendo que por precisar regar su viñedo, el cual se habría secado sin el agua obtenida ilícitamente, se encontraría justificada su actuación, no mereciendo ser sancionada por este comportamiento.

Señala la sentencia analizada que el estado de necesidad, como elemento extintivo o excluyente de la responsabilidad, ha de acreditarse por quien lo alega como causa exoneradora de la responsabilidad, lo que no ha llevado a cabo la recurrente, siendo conocido no solo por notoriedad por esta Sala que durante siglos los viñedos no se han regado.

Por el Tribunal Superior de Justicia de Extremadura, no se descarta que una actuación, que en principio debiera ser sancionada, finalmente no lo sea por la concurrencia de tal "estado de necesidad"; sin embargo, en este supuesto objeto de la Sentencia de 25 de mayo de 2010 se confirma la sanción impuesta al no considerar probado que se diera tal circunstancia.

La alegación en este supuesto del “estado de necesidad” como situación que daría lugar a la no sanción de la empresa infractora, representa uno de los muchos ejemplos en que tal circunstancia se alega como causa de justificación de un comportamiento merecedor de sanción en materia de Derecho de Aguas, si bien, en contadísimas ocasiones, es estimada tal justificación por los tribunales.

Comentarios