CAF
Connecting Waterpeople

La gestión de las aguas subterráneas en España frente al panorama internacional en el ISMAR 10

217
  • gestión aguas subterráneas España frente al panorama internacional ISMAR 10
    Almacenamiento profundo de agua dulce en las costas de Holanda. (Imagen: Recarga artificial de acuíferos. J.A de la Orden, 2018)

Sobre el blog

Fernando López Vera
La FUNDACIÓN FOMENTO Y GESTIÓN DEL AGUA, es una entidad sin ánimo de lucro de ámbito estatal e internacional en labores de cooperación. BOE 17/5/2010, cuyo fin es la mejor gestión técnica, medioambiental y social del agua.
Minsait
· 217

Del 20 al 24 de este mes se reúnen en Madrid los mejores especialistas en gestión de acuíferos procedentes de los cinco continentes convocados por ISMAR 10, una ocasión en la que una vez más, se pondrá en evidencia nuestras carencias en la gestión de las aguas subterráneas, a pesar que supongan entre el 25 y 30 por ciento de los recursos utilizados en nuestro país. El 70% de los abastecimientos urbanos en España procede de aguas subterráneas; que satisfacen las necesidades de entre 28 y 30 millones de residentes, sin contar buena parte del consumo de los 82,6 millones de turistas que nos visitaron en 2018. Y durante el periodo de sequía 1992-1995 se movilizaron más de 1000 hm3 de aguas subterránea, algo menos del total de aguas subterráneas que se utilizan normalmente en España para abastecimiento urbano.

A efectos de su aprovechamiento con frecuencia los acuíferos se comparan con los embalses de superficie y se les aborda con las mismas estrategias de explotación. Pero tienen comportamientos muy diferentes e ignorarlos conduce a su sobrexplotación y al colapso del suministro de agua.

Los acuíferos tienen una gran capacidad de almacenamiento y en su aprovechamiento apenas son necesarias estructuras de transporte. La regulación de recursos mediante recarga en acuíferos es por ello un instrumento de primer orden para resolver problemas en el suministro de agua para abastecimientos y riego.

¿Alguien podría entender que en España se aprovechasen los ríos directamente en sus cauces naturales, sin la debida regulación mediante embalses? La recarga intencional de los acuíferos, tecnología sobradamente conocida y utilizada en todo el mundo, se encuentra limitada en nuestro país por una legislación inadecuada, que en la práctica la imposibilita. Una normativa obsoleta bloquea la explotación racional, al presentar obstáculos casi infranqueables, como considerar la inyección inducida o recarga de agua a los acuíferos un “vertido”.

En el mes de marzo de 2018 la Fundación Fomento y Gestión de Agua convocó unas Jornadas sobre Regulación Hidráulica de Acuíferos en España para reivindicar una regulación eficiente de la gestión de las aguas subterráneas en España, su explotación y la recarga inducida de acuíferos, cuya ausencia impide su uso sostenible para paliar sequías, estabilizar el medio ambiente hídrico y mitigar el cambio climático.

Quizás ante el próximo encuentro internacional de ISMAR 10, sea oportuno recordar las conclusiones alcanzadas en aquella jornada con la asistencia de más de 150 académicos y expertos nacionales, en la que se puso de manifiesto que la regulación de los acuíferos es un instrumento prioritario en la gestión de acuíferos, con un planteamiento a largo plazo, con el fin de amortiguar las variaciones climáticas y constituir un elemento central de garantía de suministro:

1.- La necesidad de que se contemple la regulación de acuíferos como un instrumento prioritario en la utilización del agua subterránea, con un planteamiento a largo plazo, al objeto de amortiguar las variaciones climáticas y constituir un elemento central de garantía de suministro. Resulta inaudito que en el siglo XXI el aprovechamiento del agua subterránea se fie solo a la recarga natural, situación que contrasta con lo que sucede en países de nuestro entorno.

2.- La recarga intencional de los acuíferos, tecnología sobradamente conocida y utilizada en todo el mundo, se encuentra limitada en nuestro país por una legislación inadecuada, que en la práctica la imposibilita, a pesar de la experiencia española en este campo. Por ello se hace necesario:

  • Revisar la definición de vertido dejando de considerar la recarga de acuíferos como tal. Autorizar la reinyección en las mismas masas de agua subterránea de aguas utilizadas con fines geotérmicos, así como determinados vertidos, siempre que no se ponga en peligro el logro de objetivos.
  • Regular el almacenamiento subterráneo y la recarga artificial, incluyendo la evaluación de riesgos, mecanismos de control y salvaguarda de la calidad por usos, así como garantía de la salud humana y la protección del medio ambiente.
  • Fijar la titularidad de la autorización de la recarga artificial de acuíferos y la normativa de su aprovechamiento.
  • Posibilitar la solicitud de un perímetro de salvaguarda del volumen del agua recargada.
  • Flexibilizar la utilización conjunta de aguas, considerando los beneficios en la gestión de los recursos hídricos y en el medioambiente generados, por la recarga artificial, así como las posibilidades de recarga artificial con aguas regeneradas (reutilización).
  • Establecer unas directrices claras para la aplicación de las técnicas de recarga artificial en la tercera etapa de planificación de los planes hidrológicos de cuenca.

3.- Potenciar las comunidades de usuarios y corresponsabilizarlas en el control y la gestión de las masas de agua subterránea.

  • Complementar las funciones de las comunidades de usuarios al margen de las reconocidas en la Ley de Aguas.

4.- Protección contra el deterioro de las masas de agua subterránea producida por las propias captaciones.

  • Establecer instrucciones dirigidas a los titulares de los pozos que se abandonen o estén en desuso, para que sean sellados de forma tal que se evite el deterioro de las aguas subterráneas.
  • Sustitución de pozos poco eficientes o deficientemente construidos que supongan un riesgo para el buen estado de la masa de agua, por pozos colectivos construidos con las técnicas adecuadas.

Estas conclusiones fueron presentadas en su momento a la Ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y por comparecencia ante la “Subcomisión para el estudio y elaboración de propuestas de política de aguas en coherencia con los retos del cambio climático” del Congreso de los Diputados, estando pendiente al día de la fecha de que sean recogidas en alguna actuación concreta.

Comentarios