Industria del agua: El radar ha llegado para quedarse

774
3
(2)
  • Industria agua: radar ha llegado quedarse

Sobre el blog

Francisco Rey
Director Técnico en Vega Instrumentos S.A.
774

Temas

Los transmisores de nivel radar se utilizan desde hace más de una década en la industria como una de las tecnologías preferidas para la medida de nivel. Una medida sin contacto, que no se ve afectada por cambios de productos, insensible a cambios de temperatura o presión, gran precisión y versatilidad entre otras ventajas, provocaron una rápida implantación en los sectores más exigentes.

La industria química fue una de las pioneras en implementar los transmisores de nivel radar, por lo que fueron desarrollados en muchos casos para soportar condiciones de proceso muy difíciles, como por ejemplo reactores que podían trabajar a muy altas presiones e incluso en vacío o aplicaciones con temperaturas muy elevadas. La gran variedad de productos químicos a medir requerían materiales en contacto diversos para soportar la corrosión. Otros avances en la tecnología radar hicieron crecer su presencia en otras industrias como la alimentaria o farmacéutica, donde por razones higiénicas se requerían equipos sin la típica antena de trompeta y que soportasen los procesos CIP (Clean In Place) y SIP (Sterilization In Place). Otras mejoras en la sensibilidad de las electrónicas y el aumento de la frecuencia de trabajo permitieron aplicar la tecnología radar en la industria de los sólidos. En la industria de tratamiento de áridos es muy importante disponer de sensores sin contacto con el producto, para evitar las roturas por abrasión o por las fuertes fuerzas de tracción que se generan por los movimientos de los sólidos en el interior de un silo o una tolva. Los ultrasonidos son una solución sin contacto, pero muy sensibles a la presencia de polvo en suspensión, a las adherencias o al ruido generado durante las cargas y descargas de material. Los radar son insensibles a estas condiciones.

No obstante, en la industria del agua, hasta hace unos años, todavía se utilizaban en mayor medida los transmisores de nivel hidrostáticos y ultrasonidos, gracias sobretodo a los bajos costes de estos instrumentos. La tecnología radar era vista como una gran solución, con grandes ventajas sobre otras tecnologías, pero los instrumentos existentes habían sido diseñados para otros sectores y aplicaciones.

VEGA supo ver hace años la importancia de disponer de un transmisor de nivel radar para el sector del agua, que cumpliese con los requisitos de este sector y midiese con fiabilidad sus diversas aplicaciones. Se estudiaron las condiciones a proceso que se daban en cada una de las aplicaciones, tanto en la captación, almacenamiento, potabilización o depuración de agua. Se preguntó a los diferentes usuarios qué requerimientos eran importantes para ellos y se trabajó para desarrollar el VEGAPULS WL 61, el primer transmisor radar desarrollado exclusivamente para el sector del agua con una relación calidad precio altamente competitiva.

En algunas aplicaciones es posible que el instrumento quede inundado, como puede ser en la medida de nivel de aguas residuales en el alcantarillado público. El encapsulado IP68 del VEGAPULS WL 61 protege al instrumento en los momentos de grandes avenidas de agua, pero también es una seguridad extra al evitar averías por entrada de humedad en el interior del mismo por el deterioro que pueden sufrir por el paso del tiempo los prensastopas o las juntas de las carcasas con encapsulados IP65/66. El fallo humano al realizar el cierre de tapas o entradas de cables queda descartado también gracias a este encapsulado completamente hermético.

Los materiales del construcción del VEGAPULS WL 61 son plásticos, por lo que se consigue un instrumento liviano, fácil de manipular, instalar y perfecto contra la corrosión por presencia de gases como el sulfhídrico, que es habitual en el alcantarillado o en la depuración de aguas.

Reducir al máximo las unidades de recambio en el almacén es un gran beneficio para el usuario final, por lo que disponer de un solo equipo estándar para todas las aplicaciones sería ideal. Esta característica suele ser una meta muy difícil de alcanzar cuando existe un gran número de aplicaciones con condiciones de proceso diferentes y tipos de montaje tan diversos. La tecnología radar es fácilmente aplicable en todas estas aplicaciones, donde la temperatura puede ser variable, requerimos alta precisión, una medida sin contacto, insensible a la presencia de gases, vacío, condensaciones… El VEGAPULS WL 61 puede trabajar desde vacío hasta 2 bar y desde -40 a 80ºC, rangos que abarcan prácticamente todas las situaciones del sector del agua. Para el montaje del equipo, VEGA ha desarrollado un equipo con un solo encapsulado para todas las aplicaciones, pero con un amplio abanico de posibilidades de instalación, simplemente incorporando alguno de los múltiples accesorios disponibles. Es posible montarlo suspendido mediante un gancho o racor deslizante, roscado mediante una rosca G1 1/2A ya incorporada en la parte superior del instrumento, bridado a un depósito a partir de DN80 o mediante soportes extensibles o regulables en distancia y ángulo.  


Múltiples accesorios de montaje

Para montajes especiales, también existes soluciones especiales. Es posible también instalar el VEGAPULS WL 61 horizontalmente en el techo de un depósito enterrado con un deflector a 45º y así poder medir al máximo la capacidad del depósito. En paredes abovedadas podemos regular el montaje fácilmente mediante el soporte basculante.


Aplicaciones VEGAPULS WL 61

El VEGAPULS WL 61 puede medir un rango de 15 metros con una precisión de +/- 2mm, destacando de nuevo que la precisión de un radar se mantiene prácticamente inalterada por cambios de producto o de sus características (densidad, conductividad, sólidos en suspensión…), presencia de gases, cambios de temperatura o presión, condiciones de proceso que pueden afectar en gran medida a los transmisores hidrostáticos o ultrasonidos. Este es uno de los requerimientos con más peso en los últimos años, ya que la mejora de los procesos viene dada en parte por la precisión de las mediciones de las diferentes variables del mismo. Aplicaciones como la medida de caudal en canal abierto, aforamiento de almacenamientos de aguas, etc. requieren de equipos que proporcionen altas precisiones en todas las condiciones.

VEGA dota a este instrumento con diferentes posibilidades electrónicas, dos hilos 4…20mA/HART, Profibus PA o Foundation Fieldbus. El sensor es adecuado para su aplicación en zonas con riesgo de explosión y está homologado según ATEX, IEC, FM y CSA. Ha sido desarrollado según los requisitos técnicos del EN 302729 para uso al aire libre. Una de las últimas innovaciones, es la posibilidad de conexión de forma inalámbrica hasta una distancia de 25 metros mediante Bluetooth® para la parametrización remota. Mediante un PC y el software gratuito Patcware® o mediante un Smartphone con la App de VEGA disponible en App Store o en Google Play Store también de forma gratuita, podemos configurar de forma rápida e intuitiva los parámetros del instrumento, teniendo también acceso a la curva de ecos o a la potente memoria de eventos y diagnósticos.

Comentarios