IFEMA
Connecting Waterpeople
Premios iAgua 2018
110 nominados en 23 categorías aspiran a coronarse en la gala que se celebrará el próximo 19 de Diciembre.

La carretera del agua, ¿es solución hídrica?

2
490

Sobre el blog

Gabriel Caldes
Asesor (MBA) Gestión Hídrica, Gestión Estratégica. Dirigió creación de empresa sanitaria ECONSSAChile, Dirigió por el Estado el proceso de traspaso de concesión sanitaria a privados. Autor del libro La Industria Sanitaria en Chile.
Bentley Systems
· 490
2
  • carretera agua, ¿es solución hídrica?

Chile, tiene una loca y frenética geografía, es un país largo de 4.300 km (sin la Antártica), con solo 80 km en su punto más estrecho, donde el 60 % del total del territorio son áreas desprovistas de vegetación (32,5%) y áreas de praderas y matorrales (27,5 %). El suelo agrícola productivo, solo corresponde a un 4,4 %, del territorio nacional y el 98 % de estos suelos agrícolas, se encuentran en el sur y parte en centro del país, donde radica más del 75 % de la población.

Por efecto del relieve y lo angosto del territorio la mayoría de los ríos son de corta longitud, con bajo caudal en el norte y centro del país (producto de la pendiente entre la Cordillera de los Andes y la costa) y torrentoso en el sur, varios de ellos terminan con un volumen importante de caudales en el mar.

Por otra parte, para mantener la unidad territorial, esta alocada geografía nos ha obligado a construir una serie de carreteras a lo largo del país. Es así, como tenemos una carretera vial a lo largo del territorio (Ruta 5, Transporte), una carretera de fibra óptica (línea subterránea de transmisión de datos), una carretera eléctrica (Sistema interconectado central (Eléctricidad) y carreteras de gas y petróleo (gaseoductos y oleoductos).

En las últimas décadas, el aumento de la demanda de agua y en particular en el norte y centro del territorio producto del crecimiento de la economía y de la gran minería del cobre han presionado la demanda hídrica produciendo una sobre explotación de las fuentes de agua.

Al aumento de la demanda, se debe agregar la disminución de la oferta hídrica. Esta, se ha visto afectada por el cambio climático con una sequía que lleva más de 10 años, el uso ineficiente del agua por los usuarios y una sobre asignación de Derechos de Aprovechamientos de Aguas por parte del Estado. La consecuencia de esta situación ha sido un importante stress hídrico, que ha llegado a situaciones extremas, como el secado de algunas fuentes superficiales y subterráneas en las regiones de Coquimbo y Atacama.

Chile, a nivel de país, cuenta con suficientes recursos hídricos (ver cuadro), pero no está distribuida adecuadamente de acuerdo a la demanda. La pluviometría, es intensa en las zonas sur - austral y escasa en el centro - norte del territorio.

Distribución del agua en el país

(Fuente: Datos, DGA)

Además del agua dulce, el país cuenta con una fuente hídrica inagotable, como es el mar, que ofrece agua salada a lo largo del país y que al tener un territorio angosto, las distancias para abastecer la demanda con agua desalada son abordables. Pero en la medida que esta demanda se aleje del borde costero, aumenta la necesidad de impulsar el agua, debido a las pendientes del territorio, que en la zona norte tiene una altura promedio de 5.000 msnm, incrementando los costos de inversión y operación.

En el norte, el consumo humano urbano y rural y la gran minería del cobre, han tomado la iniciativa en el uso de agua desalada en reemplazo del agua dulce.

Frente a la falta de oferta hídrica o escasez hídrica, han surgido algunas propuestas para la construcción de una “carretera hídrica” o "carretera del agua" a lo largo del país, que trasladaría agua dulce desde el sur, en la región del Bio Bio o Maule, hasta el norte en la región de Atacama o incluso más al norte, con una longitud entre 1.200 km y 2.000 km, dependiendo de la demanda.

El objetivo del proyecto es aumenta la oferta de agua en 7 o más regiones del país que tienen escasez hídrica o demanda insatisfecha para abastecer la agricultura, minería, consumo humano u otros sectores.

Frente a la falta de recursos hídricos, algunos dudan si la construcción de una plantas desaladoras mas cerca de la demanda es más eficientes que una carretera del agua. Pero en este caso, por el impacto y magnitud del proyecto de la carretera, no se trata de hacer solo un análisis económico. Las consecuencias sociales, económicas, ambientales e hídricas de una obra de esta magnitud, son muy distintas a una planta desaladora. Según sus diseñadores, permitirían entre otros beneficios, duplicar las exportaciones agropecuarias anuales, cubrir entre 500 mil a 750 mil hectáreas para la agricultura, generarenrgías limpias y una cifra cercana al millón de puestos de trabajos   

Respecto de los costos de la inversión se estiman entre 15 mil y 20 mil millones de dólares, dependiendo de su longitud y el tiempo de construcción es de 8 a 10 años, sin incluir los años de tramitar permisos, realizar negociaciones financiera y aprobaciones técnicas, comunitarias y  políticas.   

La iniciativa propuesta, transportaría el agua por el interior del país en el sector precordillerano, donde se aprovecharía la infraestructura hídrica existente, como embalse, canales y otros.

Existen otras alternativas de carretera pero no han tenido el desarrollo de la propuesta anterior, como la alternativa submarina, que el transporte del agua se realizaba a través del tendido de una tubería por el fondo del mar en el borde costero. Existe otra alternativa realizar el tendido de la tubería por el borde de la ruta 5 o carretera panamericana que recorre el país de sur a norte.

En otras partes del mundo, las Carreteras del Agua ya se han construido, como Perú (Olmos y Chavimivovic), Libia (Great man made river), Portugal (Alqueva) California (San Joaquin Valley). Todas ellas además son productoras de energías

El actual escenario hídrico, nos pone inevitablemente en la obligación de enfrentar grandes desafíos, con mirada de país y de largo plazo. La construcción de una carretera hídrica con las características planteadas, es un gran desafío que involucra lo público y lo privado, que podría cambiar incluso, parte de la estructura económica del país, incorporando población y territorio que en la actualidad no se han incorporado al desarrollo económico y social.

Por su parte, la actividad agrícola no tiene certeza que podamos transformarnos en una potencia mundial agroalimentara sostenible con la actual disponibilidad y calidad de suelos y sobre todo de recursos hídricos, como lo han propuestos distintos gobiernos, pero que no han pasado de ser solo declaraciones públicas  y de un sector privado conservador y con mirada de corto plazo que no quiere enfrentarse a grandes riesgos

Los mega-proyectos como este, por lo general, tienen impactos que perjudican o afectan a un sector de la sociedad e impactos que benefician  a otro sector de la sociedad. Esta característica determina que parte de la aprobación, aceptación y construcción del proyecto, dependerá del debate técnico, económico y político. La decisión final dependerá estará influenciada, en parte, por las condiciones política que imperen en ese momento. Es por esto, que no basta con presentar este proyecto al MOP. en el área de concesiones. No debemos olvidar el efecto Chacao (Construcción del puente Chacao, que conecta la isla de Chiloé con el continente).

Los proponentes aún no han desarrollados adecuadamente los estudio necesarios con el detalle que se requiere como para sostener debates públicos e informado.

Finalmente, es necesario demostrar que la carretera del agua es una alternativa técnicamente eficiente y políticamente viable para el Chile del futuro, el Chile del 2030. 

Comentarios