La Huella Hídrica ayuda a los ciudadanos europeos a convertirse en gestores del agua

335
0

Sobre el blog

Good Stuff International
Good Stuff International es un grupo de profesionales de varios continentes especializados en gestión sostenible de los recursos hídricos y líder en diseño e implementación de evaluaciones de Huella Hídrica.

En Europa, queremos que el agua que bebemos sea limpia, no queremos que nuestras casas se inunden, queremos que nuestras ciudades sean agradables en verano, queremos que nuestra comida sea producida y queremos que nuestra economía, el comercio y la industria prosperen. Y aunque todas estas cosas están directa o indirectamente relacionadas con el agua, no cuidamos debidamente de nuestros recursos hídricos europeos. El Estado de la Naturaleza en el informe de la UE dice específicamente que las aguas dulces de Europa y sus especies se encuentran en un estado preocupante. La tendencia es que las presiones sobre el agua dulce aumentarán, dando como resultado unos efectos negativos sobre la sociedad y la economía. En última instancia, estos efectos necesitarán ser gestionados, lo cual implicará un aumento de los costes.

Para los expertos, es evidente que la buena gestión del agua es la mejor inversión para contrarrestar esta situación. Pero esto no está tan claro para la mayoría de los ciudadanos, funcionarios, empresarios y políticos europeos. Desde el año 2000, la UE cuenta con una de las políticas de gestión del agua más avanzadas en el mundo, la Directiva Marco del Agua. Esta directiva se refiere específicamente a la calidad de las aguas dulces europeas. Además, la directiva requiere de la participación de los ciudadanos europeos en la gestión del agua, así como el desarrollo de mecanismos de recuperación económica para cubrir los costos de la gestión del agua. Mientras que la directiva cuenta con todas las palabras adecuadas, no ha sido capaz de detener drásticamente la degradación de las aguas dulces europeas en los últimos 14 años. ¿La principal razón? Los europeos no se involucran con y en la directiva, es ajena a ellos. El agua se ha quedado como un asunto para los expertos. Como resultado, no mucha gente entiende los mecanismos del agua, de dónde viene nuestra agua dulce, cómo funciona el ciclo hidrológico, cuál es el papel de los ecosistemas en la provisión y purificación del agua, lo que es un río o un acuífero subterráneo, cuánta agua hay, dónde y cuándo está, y la importancia que tiene el agua para nuestra economía.

Lo que tiene que suceder es que los europeos tienen que involucrarse más en los asuntos relacionados con el agua. La mejor manera de hacerlo es dejar que los ciudadanos europeos de a pie entren en el mundo de la gestión del agua. Nuestra experiencia nos dice que la huella hídrica puede ayudar a ello. La huella hídrica nos muestra que todos los productos que utilizamos, consumen agua. La huella hídrica muestra el uso del agua de cada pequeña cosa que hacemos en nuestra vida o en el trabajo. Por ejemplo, si bebemos un café. El café desde el cultivo hasta su taza ha consumido un promedio de 132 litros de agua. La huella hídrica también nos dice dónde y cuándo se consume el agua. Con lo cual, esos 132 litros no se han consumido en Europa, sino que se utilizaron principalmente para el cultivo el año pasado en Guatemala o Kenia. Debido a que la huella hídrica dice dónde y cuándo se utilizó el agua, es posible entender si el uso de esa agua causó problemas ambientales y sociales en Kenia o Guatemala. Si la huella hídrica se da en un lugar que tiene una alta escasez de agua, los problemas ambientales y sociales causados por esa huella hídrica pueden ser altos. Si puedes saber esto como ciudadano, podrás decidir si deseas utilizar productos que vienen de áreas con menos escasez de agua, causando menos efectos negativos. Y precisamente en ese momento te habrás convertido en un gestor de agua.

Volvamos a la gestión del agua en Europa. La huella hídrica también puede ayudarnos a entender la situación del agua en nuestro propio entorno. Este entorno son las cuencas de los ríos en los que vivimos. Con la huella hídrica podemos entender qué actividades económicas consumen y contaminan qué cantidades de agua, y también cuándo y dónde. Podemos entender cómo estas actividades tienen un impacto en la disponibilidad del agua, dando lugar a situaciones de escasez de agua y de degradación del medio ambiente, e incluso de impactos sociales. También podemos entender qué beneficios económicos provienen del uso del agua. Y de este modo podemos basar nuestras decisiones económicas sobre ello. Por ejemplo, ¿queremos cultivar maíz con bajo rendimiento económico por litro de agua, o fresas con un gran aumento de la productividad económica del agua? La huella hídrica puede mostrar de forma transparente qué aguas son utilizadas por quién, dónde y cuándo, y cuáles son los efectos económicos, sociales y ambientales de ese uso.

La información que aporta la huella hídrica puede estar disponible en un lenguaje comprensible. El uso de un litro de agua puede ser entendido por todos. La cantidad de euros producidos por litro de agua también es muy fácil de entender. También lo es que si se utiliza más agua de la que está disponible, entonces existirá un problema de escasez. Los peces necesitan un cierto nivel de agua para nadar, eso es algo sencillo de entender. La huella hídrica proporciona un lenguaje básico de gestión del agua que puede ser entendido por todos los ciudadanos europeos.

Los ciudadanos europeos que entiendan fácilmente la situación del agua en la que se encuentran, y cómo sus propias acciones y decisiones influyen en la situación del agua tendrán más fácil ser verdaderos gestores del agua. Esta información debería estar disponible públicamente como parte de la aplicación de la política de aguas de la UE, la Directiva Marco del Agua. De ese modo, todos los ciudadanos se convertirían en gestores del agua y se avanzaría hacia una gestión sostenible del agua en Europa y a comenzar a disfrutar de un óptimo estado de las aguas dulces de Europa.

Autor: Derk Kuiper - Manager general de Good Stuff International

Puedes leer el artículo original (en inglés) en la web de Good Stuff International: http://www.goodstuffinternational.com/resources-29/67-water-footprint/139-water-footprint-helps-european-citizens-become-water-managers

Si quieres saber más sobre aplicación de la Huella Hídrica a nivel de cuenca: http://www.iagua.es/blogs/good-stuff-international/huella-hidrica-segun-gsi-12-anos-comprendiendo-agua

Comentarios