Connecting Waterpeople

Cuidados para un tesoro: Las lagunas de Cantalejo (Segovia)

395
7
(4)

Sobre el blog

Humilde Martín de Lucas
Ingeniera técnica industrial, segoviana de nacimiento y una apasionada del agua desde que estudié mi carrera en la ETSIDI, Madrid. Seguir aprendiendo es mi satisfacción y continuar desarrollándome profesionalmente en el sector del agua, mi sueño.
Sofrel
  • Cuidados tesoro: lagunas Cantalejo (Segovia)
  • Cuidados tesoro: lagunas Cantalejo (Segovia)

La idea de alimentar humedales con aguas procedentes de las EDARs no es nueva; no obstante se sigue cayendo en el error de que todas las aguas valen para recuperar zonas húmedas, cuando en realidad no es así.

En terrenos pobres en sales, suele ocurrir que las aguas que salen por las depuradoras suelen ser más salinas que las naturales que circulan por la superficie, debido al propio proceso de depuración. Este es un factor importante a considerar, aunque en el caso de la EDAR de Cantalejo no es muy llamativo. 

La dependencia de la alimentación de los humedales de los efluentes de las EDARs se complica cuando las lagunas a las que llega son endorreicas, es decir, la mayor parte del agua que le llega queda retenida en las cubetas, y se producen episodios más o menos frecuentes en los que las EDARs no funcionan correctamente. En estos casos, como ocurre en las lagunas de Cantalejo, las aguas mal depuradas llegan a los humedales y los alteran, los eutrofizan. En algunos casos, los menos, los humedales son capaces de digerir la contaminación, actuando como balsas de depuración, aunque para ello necesiten bastante tiempo. En otros casos, los más frecuentes, la degradación de los humedales continua hasta que empobrecidos terminan siendo autenticas balsas de depuración con escaso valor desde el punto de vista biológico. En estos casos el propio humedal se retroalimenta con los nutrientes que él mismo produce, hasta llegar a colmatarse.

Naturalmente las EDARs cumplen una función importantísima; depurar, tratar y eliminar una gran parte de los contaminantes que llevan las aguas residuales, pero no es suficiente si estas aguas se quieren emplear con fines medioambientales. En estos casos deben instalarse otros sistemas de depuración que complemente y potencien la actividad depuradora de las EDARs. 

Desde mi punto de vista, es necesario decir y recalcar las veces que sean necesarias, que la calidad del agua es tan importante para la regeneración de los humedales y su conservación a medio plazo, como su cantidad.

Los humedales son ecosistemas complejos cuyo valor ambiental se basa en la consolidación de sus características propias; es decir la consolidación de sus características geológicas, hidrológicas, biológicas, etc.

En junio de 1996 se puso en funcionamiento en Cantalejo una EDAR de fangos activos, con la intención clara, entre otros de sus objetivos, de permitir la recuperación hídrica de las lagunas tras los descensos del nivel freático. Desde entonces, el agua tratada en la depuradora es conducida mediante un sistema de bombeo hasta un arroyo estacional (arroyo de Carralaguna) que 3,3 km aguas abajo descarga sus aguas en la laguna de Sotillo Bajero. Desde aquí, el agua de esta laguna sale por dos canales que atraviesan una zona de prados y que se infiltra prácticamente en su totalidad antes de llegar a la siguiente laguna (laguna de Navacornales).

Coincidiendo con la puesta en marcha de la EDAR, la laguna de Sotillo Bajero mantuvo una superficie de encharcamiento mucho mayor que las otras lagunas. Se observó que el acuífero se veía afectado en su composición hidroquímica natural por la infiltración del agua de la laguna de Sotillo Bajero. Inicialmente no se consideró a dicha laguna como un foco importante de contaminación del agua subterránea, pero los análisis realizados en 2009 sí que denotaron un incremento del fósforo total y sus nitratos frente a los otros pozos más alejados.

No fue hasta finales de los años 90 cuando se detectaron signos evidentes de contaminación del agua subterránea en las arenas del entorno de las lagunas. Se debe básicamente a las actividades agropecuarias (granjas y el intenso abonado de las tierras de cultivo) y al vertido de residuos en los arenales próximos a las lagunas. Especialmente preocupante fue y es la tendencia a la eutrofización, debida al elevado contenido de nutrientes detectado en algunas.

Desde la puesta en marcha de la depuradora, se suman nuevos problemas como son la afección al agua subterránea del entorno de las lagunas por vertido o aumento del nivel trófico de las mismas.

Es fundamental para la recuperación de humedales actuar en sus cubetas, pero también en el territorio que los afecta. En algunos casos estas actuaciones son conflictivas o difíciles de llevar a la práctica, pero resultan básicas si se quieren conservar los ecosistemas acuáticos de forma equilibrada y aumentar su diversidad biológica de acuerdo con sus características propias. Una cosa es tener una zona húmeda con agua y otra muy diferente es lograr un ecosistema acuático equilibrado y bien conservado. En este segundo caso (que es el que nos importa) se hace necesario controlar y gestionar algunos elementos o parámetros que condicionan el dinamismo de este tipo especial de ecosistema acuático que son los humedales eutrofizados. 

Para determinar la salud con la que cuentan las lagunas, se hace indispensable desde mi punto de vista, realizar un estudio periódico sobre al menos las principales lagunas de Cantalejo. Para cada una de las diferentes muestras que deben tomarse se ha de realizar un análisis de química general y de nutrientes en cada una de las cuatro estaciones del año.  Permítanme desde mi humilde experiencia, definir una serie de recomendaciones iniciales que ayudarían a poner en valor y mejorar el sistema lagunar de Cantalejo:

Calidad del agua: La eutrofización de las lagunas de Cantalejo es un problema grave, que debe resolverse con actuaciones tanto en las cubetas de las mismas, como en la EDAR para mejorar la calidad del agua que sale del efluente. Este es un paso esencial y prioritario para recuperar estas lagunas.

Las actuaciones para mejorar la calidad del agua que llega a las lagunas, en nuestra opinión, debería contemplar la instalación de un sistema complementario de depuración basado en filtros verdes, situada en la finca colindante a la que ocupa la EDAR de Cantalejo.

Las actuaciones en el entorno de las lagunas, relacionadas con la mejora de la calidad del agua, en nuestra opinión deberían contemplar la plantación de vegetación leñosa a lo largo de los arroyos y acequias, utilizando para ellos los elementos característicos y autóctonos de este paisaje, esencialmente barillas de Salix salvifolia.

Las cubetas de las lagunas: Las actuaciones a realizar en las cubetas lagunares se refieren a la limpieza, retirada de sedimentos y a la retirada de vegetación emergente, de forma periódica.

El entorno de las lagunas: Este tipo de actuaciones, además de las repoblaciones ya mencionadas, se refieren al pastoreo, los purines que año tras año arrojan en los terrenos con la idea de fertilizarlos, y al paisaje general asociado a las lagunas.

En mi opinión resulta indispensable excluir el pastoreo de ganado ovino en la cuenca de recepción, o al menos alejarlo lo máximo posible de las orillas y praderas asociadas a las lagunas.

La recuperación de las poblaciones de junco florido es un buen índice para evaluar el buen estado de conservación de las praderas juncales que rodean las lagunas, son un componente esencial de este ecosistema.

Los purines poseen un elevado contenido en nitrógeno, y aunque en la actualidad no se producen vertidos directos a las lagunas de Cantalejo, sí se realizan en terrenos adyacentes que sin duda contribuye a contaminar las aguas subterráneas. Este es un problema que debe resolverse lo antes posible, por su gravedad.

El paisaje: Es importante cuidarlo convenientemente y potenciarlo de acuerdo con la fisonomía general de la zona y su flora y vegetación características. Los componentes esenciales de este tipo de paisaje lagunar son: arenas, pinares, restos de robledales y vegetación asociada, saucedas, praderas, praderas juncales, láminas de aguas, vegetación helofítica y vegetación acuática.

Para finalizar, y dejando a parte las recomendaciones que acabo de proponer (pueden ser extensibles a todas los humedales, en general), he de reconocer el gran esfuerzo llevado a cabo en los últimos años, para realizar diversas actividades de mantenimiento, conservación y mejora a través de las cuales se ha conseguido un mejor aprovechamiento y un mayor disfrute de las lagunas tanto para los habitantes de la zona, como para los turistas que llegan deseosos de contemplar y fotografiar la variada fauna y flora que habita esta curiosa zona dunar de la provincia de Segovia. Mi naturaleza optimista me lleva a querer pensar que vamos por buen camino, continuemos.

La redacción recomienda

13/03/2017 · Concurso de Blogs Dí... · 1.188 34

El problema de los purines en Castilla y León