Depuración de agua en pequeños núcleos urbanos: Problema responsabilidad de todos

527
9
(5)
  • Depuración agua pequeños núcleos urbanos: Problema responsabilidad todos
  • Depuración agua pequeños núcleos urbanos: Problema responsabilidad todos

Sobre el blog

Humilde Martín de Lucas
Ingeniera técnica industrial, segoviana de nacimiento y una apasionada del agua desde que estudié mi carrera en la ETSIDI, Madrid. Seguir aprendiendo es mi satisfacción y continuar desarrollándome profesionalmente en el sector del agua, mi sueño.

Me gustaría dedicar mi primera entrada de blog a la razón que me motivó a querer desarrollarme profesionalmente en el sector del agua, y no es otra que mi proyecto final de carrera. Tras la formación mayoritariamente teórica que aportan las asignaturas a lo largo de los diferentes años de carrera, tuve claro el tema que quería tratar en mi proyecto: la depuración de aguas, y más concretamente la depuración de aguas residuales en pequeñas aglomeraciones urbanas. ¿Por qué?, considero que hay tanto por hacer, investigar, crear, desarrollar... todo un sector que espera para dar el gran salto a su expansión, con ayuda de todos.

Una vez establecido el tema del proyecto, elegí la zona en la que me iba a centrar; esta fue la provincia de Segovia, mostrando especial interés a la localidad de Cantalejo y sus alrededores, debido a mi vinculación personal con esta zona.

A lo largo de la fase de toma de datos, fueron muchas las conversaciones que pude tener con profesionales que trabajan a pie de campo en tratamientos de bajo coste, y también con los que trabajan en tecnologías convencionales pero en áreas rurales. Profesionales a los que desde aquí muestro mi gratitud por resolver las dudas e inquietudes que me surgiendo, porque no es lo mismo la información teórica en fuentes bibliográficas, a las experiencias prácticas que ellos nos pueden aportar. Entre todas las cosas que he sacado en claro, puedo decir que como todo en esta vida: no hay una verdad única y universal. Considero un gran error afirmar que haya un sistema extraordinario, porque todo sistema tiene sus ventajas e inconvenientes. Se trata por tanto de valorar en conjunto cuál de las opciones posibles sería la más adecuada en cada caso concreto.

De entre todas estas opciones los sistemas de fitodepuración representan, desde mi humilde opinión, una de las mejores alternativas para el tratamiento de aguas en poblaciones de menos de 2.000 habitantes. La fitodepuración ocurre de manera natural en los ecosistemas y se entiende ésta como el proceso de reducción o eliminación de contaminantes por acción de plantas y microorganismos, a través de complejos procesos biológicos y fisicoquímicos. Una característica fundamental es el empleo de energía solar a través de la fotosíntesis, en lugar de la energía convencional que se emplea en los sistemas de depuración convencionales.

Dentro de los sistemas de fitodepuración están los humedales artificiales que mediante la acción de las macrofitas son capaces de mejorar la calidad del agua. Como ya sabemos, las macrofitas que se encuentran en el agua son organismos muy activos desde el punto de vista biológico, que gracias a procesos fisiológicos absorben los contaminantes presentes en el agua. Su uso se basa en relaciones de flujos de energía y nutrientes que tienen lugar entre éstas y los microorganismos degrasadores. Las plantas incorporan los compuestos que hay en el agua de modo que disminuyen la contaminación.

Las macrofitas contribuyen a la oxigenación, a la filtración de sólidos en suspensión y proporcionan la superficie de crecimiento de los microorganismos.

Es precisamente este último aspecto lo que hace que para mí, estos sistemas resulten más atractivos. Considero que a pesar de sus desventajas tiene lugar una interesante actividad biológica, donde plantas y microorganismos tienen el papel principal.

En España, entre 3 y 4 millones de habitantes, radicados en aglomeraciones urbanas de menos de 2.000 habitantes equivalentes, carecen aún del adecuado tratamiento de las aguas residuales que generan.

Aunque en términos de carga contaminante, cuantitativamente la depuración de las pequeñas aglomeraciones pueda parecer a priori un problema menor, no lo es desde un punto de vista estructural, ya que la dispersión de la población, la falta de economía de escala y otra serie de factores, condicionan sobremanera los esfuerzos que deben realizarse para dotar a estas aglomeraciones de las infraestructuras para el tratamiento de sus aguas residuales.

Al margen del estricto cumplimiento de la normativa, no parece razonable que en la Europa del siglo XXI haya poblaciones que viertan sus aguas sin ningún tipo de tratamiento. Tampoco parece admisible, que la brecha en cuanto a cobertura de infraestructuras y servicios entre el medio rural y el medio urbano sea cada vez más marcada.

Por ello, tanto desde la perspectiva del respeto a nuestro medio hídrico, como desde la del estricto cumplimiento de la normativa, la depuración de los vertidos en las pequeñas aglomeraciones es un reto al que se le debe dar respuesta, aportando las mejores soluciones técnicas y los más adecuados modelos de gestión.

De los más de 8.000 municipios existentes en España, unos 5.800 cuentan con una población censada inferior a los 2.000 habitantes. Estos municipios, que representan el 72% del total, concentran únicamente el 6% de la población nacional, poco más de 2,8 millones de habitantes.

Todo ello nos hace tomar conciencia de la complejidad que supone abordar la depuración de las pequeñas aglomeraciones en España, no solo por gran el número de actuaciones que se deben llevar a cabo, sino también, porque las tecnologías a implantar deben adecuarse a las singularidades de este tipo de población.

Por lo general, en las pequeñas aglomeraciones urbanas (zonas rurales, aisladas, desfavorecidas económicamente, etc.), la escasez de recursos técnicos y económicos hace necesario abordar la depuración de las aguas residuales con premisas diferentes a las que se adoptan en las grandes urbes, buscando soluciones de depuración que presenten el mínimo coste energético, un mantenimiento simple y una gran robustez de funcionamiento.

¿Acaso no hay que preocuparse también de las pequeñas poblaciones para mejorar la calidad de las aguas residuales que vierten? Por supuesto que sí, es necesario hacer un esfuerzo entre todos para la mejora de estas aguas. Las opciones que existen serán diferentes para pequeños núcleos urbanos, según las características de cada uno, pero todos tienen en común que usan componentes naturales: suelo, vegetación y microorganismos. Considero que saber utilizar el alto potencial depurador de éstos, nos proporciona unas muy interesantes herramientas de depuración.

Comentarios